Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todo crece, todo envejece, todo evoluciona en esta vida, al igual que el pensamiento de uno mismo sobre la realidad en que se vive. No siempre se cambia para bien, claro está, y lo que viene a continuación es ejemplo de ellos. 

Al parecer los jóvenes, no todos, sino una parte de los jóvenes de Nicaragua, se han dedicado a no pensar más, ni en reflexionar, ni a estudiar, ni a hacer deberes, solo se dedican a lo fácil, a lo poco comprometedor, a los conformista.

La actitud y cultura que tienen varias personas jóvenes en Nicaragua es preocupante, por así decir. A los chavalos de hoy en día les vale todo en la vida, hasta morir, quizás. Muchos que viven en campos se dedican a hacer lo que sus padres hacían, tomar licor y trabajar cuando haya algún trabajo que sea apto, menos estudiar y salir adelante. Otros que crecen en la ciudad viven de las redes sociales, de la música de moda, de las noviecitas o noviecitos, de las relaciones y los embarazos no deseados, de igual forma, menos estudiar y tratar de seguir adelante.

El otro día casi matan a un chavalo que se cruzó la calle mientras iba en bicicleta, el conductor del vehículo lo regañó por no ser precavido, ya que casi lo levanta el carro. “¿Que no te fijás chavalo? Te voy a matar y ni te das cuenta”, dijo, a lo que el chavalo responde: “Nel” con tono sarcástico y despreocupado. 

Puede que el problema principal del comportamiento de algunos jóvenes provenga desde el hogar, pues, en muchos casos existen padres que golpean a sus esposas e hijos, otros que son alcohólicos, otros que abandonan a sus hijos, a otros que no les preocupa el futuro de sus hijos y no les ponen atención y puede que existan padres combinados de todos los aspectos mencionados. 

Creo que tampoco esa es excusa para que una persona sea así, uno siempre tiene que estar con la frente en alto ante los problemas, no rendirse y tratar de seguir adelante. ¿Cómo si soy joven? Pues, preparándose, estudiando, consiguiendo títulos, trabajo, dinero, ingresos, comida, casa, amigos, entre otros muchos beneficios.

¿La sociedad joven está dormida y anestesiada por la cultura conformista y tecnológica? Eso escuché decir a la siquiatra doctora Gioconda Cajina. Hasta en los mismos que limpian los vidrios de los carros o venden agua helada, andan con ropa y con aspecto desastroso, pero tienen unos buenos audífonos y un buen smartphone.

Dicen que la conectividad o el Internet o las redes sociales no son malas, pero no la usamos para la productividad, ni para educarnos, ni culturizarnos y que tenemos mal concepto de la socialización. 

Entonces, los padres deberían preocuparse también ante todas las situaciones de sus hijos, porque todo lo que los padres hacen ellos lo sufren de alguna manera u otra.

Los chavalos de hoy debemos dedicarnos a pensar más, a hacer algo bueno por la sociedad, a hacer algo bueno para los demás, por el país, asumir más responsabilidades, y esa responsabilidad o esa actitud no se la podemos trasladar a otros, ni culpar a nadie, es responsabilidad de nuestros padres y de nosotros mismos.

¿Será por la edad o porque poco a poco todos vamos envejeciendo y vemos algunas cosas de distinta manera? No creo que los jóvenes estén dormidos como algunos creen, sino mal enfocados. Habría que seguir reflexionando. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus