•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

George Friedrich Händel compuso “El Mesías”, en solo 23 días, este oratorio trata del nacimiento y vida de Jesús de Nazaret. La obra se estrenó el 13 de abril de 1742 en el New Music Hall de Dublín (Irlanda) para un concierto benéfico. Su coro más famoso es el majestuoso “Aleluya”.

Sus oratorios se reconocen por una marcada influencia italiana; pero la música de “El Mesías” se arraiga en las antiguas cantatas alemanas. Fue representado en el Covent Garden y dirigido anualmente en la época de Pascua por el mismo Händel hasta el día de su muerte.

Charles Jennens compiló el libreto consistente en fragmentos de versículos de la Biblia, en su mayoría procedentes del Antiguo Testamento, concibiendo la obra como una ópera de tres actos, como un oratorio, donde cada parte consta de varias escenas. 

Ilustra la Pasión, Resurrección y Ascensión, finalizando con el Aleluya, acompañado de coro, trompetas y timbales. Exceptuando la sinfonía inicial, a modo de obertura celebrando el nacimiento de Cristo, ambas para orquesta. “El Mesías” es una colección de tres cantatas con textos poéticos y narrativos, pero no dramáticos, algo totalmente atípico en Händel.

Nació el 5 de marzo de 1685, en la ciudad de Halle, ubicada en el Ducado de Magdeburgo del Sacro Imperio Romano Germánico (actual Alemania), hijo de Georg Händel y Dorothe Taust. Fue un compositor alemán, posteriormente nacionalizado inglés, considerado una de las figuras cumbre de la música del Barroco y de los más influyentes compositores de la música occidental y universal.

Considerado el sucesor y continuador de Henry Purcell, marcó toda una era en la música inglesa de la época. Es el primer gran maestro de la música basada en la técnica de la homofonía y el más grande dentro del ámbito de los géneros de la ópera italiana y el oratorio. 

En 1710, Händel se convirtió en el maestro de capilla del príncipe elector de Hanóver, Jorge; quien en 1714 se convertiría en Jorge I de Gran Bretaña, fallecido el 11 de junio de 1727, pero antes firmó el “Acta de Naturalización” de Händel. El compositor era ya súbdito británico, cambiando su nombre a  “George Frideric Handel”.

A Jorge I, le sucedió Jorge II  y para su coronación encargaron la música a Händel. Las dimensiones de la orquesta y músicos requeridos eran extraordinarias, 40 voces y cerca de 160 violines, trompetas, oboes, timbales, bajos y un órgano. 

Su estilo sintetiza los principales estilos nacionales musicales de su época, como los de sus compatriotas contemporáneos Johan Sebastian Bach y Georg Philipp Telemann, adoptando los mejores elementos y características de cada uno de ellos y superándolos por separado.

Todo ello fue fruto de sus estancias en Inglaterra, Alemania e Italia, develando que Händel era un auténtico cosmopolita de su tiempo. Tiene la solidez y el contrapunto de la música alemana, la melodía y el enfoque vocal del bel canto de la italiana, la elegancia y solemnidad de la escuela francesa, la audacia, sencillez y fuerza de la inglesa. 

Händel falleció el 14 de abril de 1759 en Londres, enterrado con honores de Estado en la abadía de Westminster, panteón de los hombres más célebres de Inglaterra. 

El centenario de su muerte, en 1859, fue celebrado con una representación de “El Mesías” en The Crystal Palace, involucrando 2,765 cantantes y 460 instrumentistas, que actuaron para un público de unas 10,000 personas. Händel ha gozado de gran estima entre sus compañeros compositores, tanto en su propia época y hasta actualmente.

Tal reconocimiento toma presencia en cualquier lar del mundo con majestuosa atemporalidad, lo cual quedó evidenciado el domingo 25 de marzo 2018, cuando muchos tuvimos la suerte de asistir a un inolvidable concierto del célebre oratorio “El Mesías” de Händel, puesta en escena por tercera vez en nuestro país por artistas nacionales e internacionales en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío.

La obra contó con la interpretación de músicos nicaragüenses, entre ellos el propio director del Teatro Nacional Rubén Darío, Ramón Rodríguez, la soprano Déborah Martínez y el tenor Juan Carlos Gaitán; la mezzosoprano Marcela Alfaro y el bajista José Gabriel Moreira, (Costa Rica), acompañados por la Camerata Bach, Orquesta Sinfónica Juvenil Rubén Darío y Schola Cantorum Rubén Darío, bajo la magistral dirección del norteamericano Leo Waltz. Al concluir con el Aleluya, una cerrada y larga ovación reconoció la calidad y calidez del recital inspirado en la célebre obra de Händel.

Camerata Bach concierto Mesías musica sacra 

* Diplomático, jurista y politólogo.