Ian Coronel
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Creo que este Gobierno ha hecho muchas cosas buenas que la mayoría no conocemos bien, por la tergiversación de la información por parte de algunos medios de comunicación o porque esa información no llega a todos los nicaragüenses de una manera apolítica o por lo menos no tan parcializada.

Estoy convencido de que debemos bajar la tensión y la radicalización de la información en medios convencionales y en la información digital, los nicaragüenses debemos hacer un esfuerzo por analizar o entender lo que está ocurriendo en nuestro país debido a la polarización de la información.

No es fácil hoy en día entender qué es verdad, qué es mentira, qué es verdad mentira, mentira total, verdad manipulada y en fin una serie de realidades casi virtuales que recibimos y que distorsionan nuestro día a día.

Solo quiero dar un par de ejemplos que nos pueden servir para analizar la distorsión de la realidad nacional:

Con el incendio de la Reserva Biológica Indio-Maíz, aparecieron muchísimos titulares e información confusa de lo que estaba sucediendo realmente. 

“Nicaragua no permite la entrada de bomberos costarricenses”, información incompleta, lo que podría llevar a pensar de inmediato a cualquiera, que el Gobierno no quiere que se solucione ese problema y de eso se aprovechan algunas oenegés, seguidamente aparecieron mensajes en Facebook y otros canales digitales atacando y aprovechándose de una noticia verdad a medias.

El Gobierno de Nicaragua agradeció la ayuda, información completa, pero la rechazó por un argumento de peso, los hermanos bomberos de Costa Rica son especializados en incendios estructurales y no forestales, si se les hubiera permitido la entrada a combatir el incendio hubiera sido una gran irresponsabilidad, porque no conocen la dinámica del fuego forestal.

“El Gobierno detiene e impide que lleguen medios de comunicación al incendio de Río Maíz”, información incompleta, es cierto que no se dejó pasar a un grupo de periodistas, que estoy seguro que llevaban las mejores intenciones de cubrir la noticia, pero no es debido a ellos que no se les dejó ingresar a la zona.

Lo que sucedió, información completa, es que una organización que se llama Fundación del Río, pretendía llevar a los periodistas sin ninguna coordinación con los encargados de la seguridad de la zona, que en este caso es el Ejército y eso de ningún modo se podía hacer, por motivos de seguridad para los mismos periodistas.

Muchas veces caemos en el error de pensar que esto solo pasa en Nicaragua y de inmediato se le echa la culpa al Gobierno y se buscan explicaciones políticas que nada tienen que ver con el caso, solo basta ver las noticias internacionales y entender que hay zonas de seguridad y que hay responsables de que se cumplan estas disposiciones nos guste o no.

Otro tema de gran controversia es el de las redes sociales y su regulación. 

“Gobierno quiere controlar el acceso a las redes sociales y a la libertad de expresión”, información incompleta, Nicaragua necesita un marco referencial y regulatorio, acorde a esta era digital tan dinámica y cambiante. Lo que era una norma hace un mes ya está desfasado el día de hoy y necesitamos actualizar y combatir el cibercrimen, bullying, acoso sexual contra adolescentes, mentiras, calumnias, chantajes, solo para mencionar algunos tipos de delitos.

Tenemos que frenar la impunidad y el anonimato en las redes sociales, esto no atenta en contra de la libertad de expresión, pero de esto a que se permita cualquier cosa en las redes sociales hay un abismo de distancia y de pensamiento. Hay formas de debatir, denunciar y hasta atacar ideas o actuaciones de particulares, empresas o el Estado, pero no lo es a través de la impunidad y el anonimato.

Debemos reflexionar profundamente el supuesto derecho de unos pocos en contra de la mayoría, precisamente las democracias son la representación del pueblo y todos somos o deberíamos de ser el pueblo nicaragüense, planteándonos estas necesidades y normativas que son tan comunes en países como los Estados Unidos, Costa Rica y cualquier otra democracia constituida y no a como dicen de forma falsa, que solo en regímenes comunistas y dictaduras se necesitan estos marcos regulatorios.