Eddy Zepeda
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuanta importancia tiene el testimonio propio de quien escapa de las garras del llamado Trastorno Neurocognitivo Mayor, antes llamado Demencia, en la clasificación del DSM-V. Alzheimer.

Causas genéticas, medioambientales o mixtas dentro de las mencionadas como conocidas. Teorías varias no confirmadas aún, menos su tratamiento definitivo. Seguimos usando protocolos bajo el sistema del ensayo-error en lo referente a conocer posibles causas de los desórdenes cognitivos, de memoria, de conducta y comportamiento. Tirando al azar en busca de resultados positivos. Inversiones millonarias para investigaciones en espera de pautas posibles que permitan cortar la cadena en uno de sus eslabones más vulnerables. Tal es el caso de los US$100 millones aportados recientemente por Bill Gates, al enterarse que su padre es uno de los más de 100 millones de afectados en el mundo y seguramente por el temor de una posible vinculación genética, heredofamiliar.

La ciencia menciona que la presencia de ciertas proteínas en el cerebro puede predisponer a desarrollar la enfermedad, casi siempre después de la sexta década de la vida. ApOE-4, Preselininas 1-2, Tau, Sustancia Betaamiloide, etc. Casos excepcionales en los portadores del Gen Paisa, conocido así por estar presentes en ciudadanos del departamento de Medellín, Colombia, quienes debutan con los síntomas a edades tempranas (35-40 años), no sabiéndose por qué. A ellos se les llama Paisas en su país.

Circunstancias como traumas cerebrales a repetición o crónicos (deportes extremos, accidentes o riesgos laborales o de tránsito), y hasta condiciones congénitas o adquiridas prevenibles o identificables a tiempo pueden ser causas de demencias que podrían prevenirse si se cumplieran protocolos de búsqueda y diagnóstico tempranos, siempre y cuando se sospechen. La hidrocefalia por ejemplo. No se puede diagnosticar lo que NO se sospecha. De allí parte la falla en este tipo de causa prevenible de este mal tan devastador conocido como Demencia.

En la infancia es detectable ante la evidencia del crecimiento del perímetro cefálico incongruente con el desarrollo del resto del cuerpo. Qué importancia cobra entonces la medición del perímetro de la cabeza en cada control del niño en sus consultas durante los primeros 12-18 meses. Y qué costos más ínfimos genera. Bastan 2-3 minutos de la consulta. De no detectarse a tiempo, es posible que se desarrolle la llamada hidrocefalia compensada, en la cual la cantidad del líquido cerebral es excesiva pero no da manifestaciones clínicas, hasta llegar al límite, que coincide con la frontera entre la vida y la muerte del portador de dicho mal.

En condiciones de poca o mala oferta de servicios sanitarios infantiles o generales posiblemente se escapen los casos. Carecer de medios de diagnóstico por imagen como resonancias o tomografías también incrementa las probabilidades de fallas en la identificación del problema. Quizás el hecho de pensar en la probabilidad de los posibles casos, fortaleciendo la formación clínica de los recursos vinculados en la atención logre atender a tiempo la evolución hacia desenlaces  catastróficos para el paciente, su familia y la sociedad en general, incluyendo la economía nacional. Sin querer metalizar el análisis presente, pero por cuestiones de sobrevivencia económica de los diferentes subsistemas (público, subsidiado, sobre todo) cada caso no prevenido puede costar  más de  US$20,000. A propósito de la revisión de la sobrevivencia del Seguro Social (INSS), entidad que asume un buen porcentaje de estos casos, con la más  alta calidad y calidez humana.

En reflexiones anteriores hemos compartido la preocupación por la aparición de Patologías Neurológicas Crónicas por Traumas Crónicos (Demenciales o Neurodegenerativas, como Parkinson y Alzheimer). Seguimos insistiendo en que podemos prevenirlas, y ahora con mayor conocimiento de causa.

Regulemos las circunstancias o condiciones que predispongan a este tipo de males. Constitucional y moralmente debemos y podemos hacerlo.

* Médico