•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 27 de abril de 2018, la histórica Cumbre Intercoreana fue realizada en Panmunjeom, la parte Sur de la línea divisoria entre las dos Coreas. El presidente de la República de Corea, Moon Jae-in y el presidente de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un anunciaron la “Declaración Panmunjeom por la Paz, la Prosperidad y Reunificación de la Península Coreana”, para la desnuclearización, la coexistencia y la prosperidad de la Península Coreana, teniendo la atención del todo el mundo.

La historia unificada de la península coreana data más de 1,300 años y es el fruto de la unificación de tres reinos, que desde entonces comparten un mismo idioma, historia, cultura y costumbre. No obstante, debido a conflictos ideológicos del mundo, en el año 1945 Corea del Sur y Corea del Norte adoptaron diferentes sistemas políticos, y más aún, debido a la guerra entre las dos Coreas (1950 -1953), todos los sistemas político, económico y social quedaron en ruinas.

Hoy, el volumen del PIB de Corea del Sur ocupa el decimotercer lugar y el volumen de la exportación ocupa el séptimo lugar, a nivel mundial. En cambio, en Corea del Norte, su pueblo sufre de hambre y pobreza, a consecuencia de una economía fracasada.

El presidente de Asuntos de Estado, Kim Jong-un, desde que heredó el poder, en el año 2011, generó el terror en la península coreana y en los países vecinos, mediante el ensayo de armas nucleares y el lanzamiento de misiles, y en enero del presente año amenazó a EE. UU. con el lanzamiento de misiles a su territorio. Corea del Norte insistía en que el desarrollo de sus armas nucleares era para la seguridad de su régimen; sin embargo, cuando la economía de un país fracasa, ningún tipo de arma puede garantizar la seguridad de un régimen.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in inició el diálogo con funcionarios importantes de Corea del Norte, aprovechando la ocasión de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang. Aunque el comentario de la posible desnuclearización de parte de Kim Jong-un, fue cuestionada por muchas partes que ponían en duda su sinceridad, el presidente Moon continuó impulsando el diálogo y gracias a ello se pudo lograr la Cumbre Intercoreana y negociar la Cumbre entre Corea del Norte y EE. UU. Ahora, las dos coreas y los países involucrados necesitan participar en el diálogo con sinceridad, y se espera la cooperación activa de todas las partes involucradas para la estabilización y la paz en la península coreana.

La desnuclearización de la península coreana es una decisión imprescindible. En la región de Asia, el desarrollo de las armas nucleares de un país puede conllevar al desarrollo en cadena de armas nucleares por parte de otros países. Es una decisión sabia de Kim Jong-un acordar la desnuclearización de la península coreana, el cese de actos hostiles y el intercambio de la cooperación, de forma pacífica entre las dos Coreas. De esa manera, se podrá contribuir a la estabilización y a la paz de Asia del Noreste y el mundo entero.

Corea del Norte debe ver claramente que toda la comunidad internacional, incluso Nicaragua, está en contra del conflicto militar y apoya la coexistencia y la prosperidad. Si Corea del Sur y los países vecinos garantizan su régimen, Corea del Norte debe desmantelar las armas nucleares de manera completa, verificable e irreversible. De esta manera, Corea del Norte puede contribuir a la paz mundial y a la prosperidad común de la humanidad, como un miembro responsable de la comunidad internacional.

A finales de mayo o principios de junio, se realizará la cumbre entre Kim Jong-un y el presidente de EE. UU., Donald Trump. Hasta en enero de este año, estos dos líderes intercambiaron comentarios hostiles, pero ahora se espera que se sienten en la misma mesa para discutir sobre la desnuclearización y la paz mundial.

Cuando se realice la desnuclearización, Corea del Sur y sus aliados apoyarán activamente el desarrollo económico y social de Corea del Norte, que ha decaído grandemente, ya que la mayoría de los recursos de Corea del Norte se han destinado para el desarrollo de las armas nucleares. Pero ahora, si se invierten los recursos en la producción de alimentos, la lucha contra la pobreza y el crecimiento económico, la economía de Corea del Norte podrá recuperarse y mejorar, con ello, el bienestar del pueblo norcoreano.

En el proceso de la desnuclearización de Corea del Norte fue indispensable la sanción y el apoyo de la comunidad internacional para lograr el diálogo. El Gobierno de Corea del Sur espera que Corea del Norte contribuya a la paz y la estabilidad mundial, asumiendo una actitud de compromiso y responsabilidad ante la comunidad internacional.

La experiencia de las relaciones entre las dos Coreas refleja que no es la guerra ni el conflicto la solución a los problemas entre los pueblos. Solo el diálogo, abierto, franco y profundo es la respuesta para garantizar la estabilidad y crear una paz auténtica y duradera para los pueblos.

*El autor es embajador de la República de Corea en Nicaragua