Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La República Popular China sigue intensificando sus presiones políticas contra Taiwán al lograr a principios de esta semana que República Dominicana rompiera sus lazos diplomáticos con Taipéi a cambio, según las propias autoridades taiwanesas, de un préstamo de hasta 3 mil millones de dólares. A diferencia de cómo se cocinó la ruptura de Panamá con la isla en junio del año pasado en que era cuestión de tiempo ese desenlace, en esta oportunidad no deja de sorprender que el propio embajador dominicano ante Taiwán, Miguel Ángel Soto Jiménez, pidió perdón personal tras indicar que no tenía ningún conocimiento previo sobre la decisión de su gobierno. Incluso, afirmó que fue informado de la decisión del gobierno del presidente Danilo Medina este martes 1 de mayo.

Consumado los hechos, Taiwán instó a Beijing a detener inmediatamente todas sus acciones que puedan afectar negativamente las relaciones pacíficas a ambos lados del Estrecho. El presidente de China, Xi Jinping ya había amenazado a Taiwán con “aplastar” cualquier intento de separar el territorio chino. Sin embargo, las autoridades taiwanesas han optado por la prudencia y el pragmatismo político ante las arremetidas diplomáticas del gigante asiático que ha efectuado ejercicios militares en aguas cercanas a las costas de Taiwán, que incluyó la navegación de buques de guerra en aguas del Estrecho, en un claro mensaje de intimidación para los 23 millones de taiwaneses.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-weng, ha reiterado que no se van a doblegar ante las presiones de China y agregaba que las acciones de los dirigentes “rojos” habían alterado el estable statu quo a través del Estrecho. Y es que los líderes de la China comunista no lograron “digerir” la victoria del Partido Democrático Progresista (PDP) en las últimas elecciones presidenciales que llevó al poder a Tsai, que si bien su formación política es de corte independentista, ha optado por no alterar las relaciones políticas con China, que al contrario, ha socavado esa relativa estabilidad intensificando sus presiones políticas y diplomáticas  hacia la isla al punto de arrebatarle en poco menos de dos años a tres de sus aliados, dos de ellos en territorio americano. Beijing mantiene congeladas las relaciones políticas con Taipéi desde que Tsai asumió la primera magistratura en mayo de 2016, desde el momento en que ella no reconoció el famoso Consenso de 1992 descrito por los entendidos en el asunto de que hay una sola China, es decir tanto en la China continental como en Taiwán, pero que ambas partes están de acuerdo en interpretar el significado de una sola China según su propia definición.

China empuja y presiona fuerte tratando de aislar internacionalmente a Taiwán, que ha acusado a los dirigentes comunistas de utilizar la diplomacia del dólar otorgando préstamos “trampas” recordando que lo mismo hizo con Costa Rica, a quien le prometió millones de dólares, sin embargo, no ha cumplido con los desembolsos acordados. Como era de esperarse, las autoridades dominicanas celebraron el establecimiento de relaciones diplomáticas con China tan solamente pocas semanas después de que Taipéi entregara a Santo Domingo en concepto de ayudas 35 millones de dólares, 2 helicópteros, 90 camiones militares y un centenar de motocicletas. Una nota de la Cancillería taiwanesa afirmaba que el Gobierno no cederá ante la presión de Pekín sino que hará todo lo posible por salvaguardar los intereses de la nación, defender la soberanía y la dignidad de Taiwán así como continuar trabajando con amigos en la comunidad internacional para salvaguardar la paz y la estabilidad regional. Está claro que China no abandonará las presiones contra la isla hasta que la presidenta Tsai reconozca el Consenso del 92, que básicamente significa aceptar que Taiwán es parte de China.  

En esa misma dirección la profesora Elisa Wang, de la Universidad privada Tamkang, ubicada en Nueva Taipéi, que no es de esperar que China deje de arrebatar aliados a Taiwán hasta que no haya una señal de cambio en la postura de la presidenta. Otros consideran que China podría “enderezar sus cañones” contra otro aliado de Taipéi de mayor importancia estratégica como Paraguay.

estesor59@yahoo.com