•  |
  •  |
  • END

El Ministerio de Salud de Nicaragua declaró este viernes alerta sanitaria contra un eventual brote de gripe porcina, como medida de prevención, después de confirmarse la epidemia que atraviesa México. De igual forma los sistemas de vigilancia epidemiológica del resto de los países se hallan en alerta a fin de prevenir la entrada del virus a sus regiones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúne y muestra preocupación al conocer que una nueva cepa del virus de la influenza nos está afectando. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) analizaron muestras del virus H1N1 de algunos pacientes. “Es una mezcla jamás antes vista de virus de cerdos, aves y humanos”, manifestaron funcionarios de salud mundial.

Actualmente no existe ninguna vacuna para proteger a los humanos de contraer la influenza porcina, los virus de influenza cambian continuamente, motivo por el cual la vacuna contra la influenza también cambia anualmente. Asimismo, los virus de la influenza porcina H1N1 son antigénicamente diferentes de los virus H1N1 de los seres humanos, por lo tanto, las vacunas de la influenza estacional para las personas no proporcionan protección contra los virus de la influenza porcina H1N1. La vacuna contra la gripe estacional podría ayudar a proveer protección parcial contra el virus porcino H3N2, pero no contra el H1N1, que es el que está circulando en estos momentos. El nuevo virus de influenza posee un ADN (ácido desoxirribonucleico) propio de virus de aves, cerdos y humanos, conteniendo elementos de virus de cerdos de Europa y Asia.

La enfermedad se manifiesta en pandemias, epidemias, brotes localizados y en forma de casos esporádicos. Estas infecciones debidas al virus de la influenza surgen en cerdos, caballos, en numerosos animales domésticos y especies aviarias silvestres en muchas partes del mundo. Se ha destacado que hay transmisión entre las especies y recombinación de los diferentes virus de la influenza A entre cerdos-humanos-aves silvestres y domésticas. Cuando suceden grandes epidemias, los casos más delicados y fallecimientos se producen en personas ancianas, personas debilitadas por enfermedades crónicas cardiacas, pulmonares, renales, o metabólicas, personas anémicas o inmunocomprometidas.

Modo de transmisión

Generalmente los virus de la influenza porcina enferman a cerdos, no a humanos. En su gran mayoría estos casos se dan cuando las personas manipulan cerdos contagiados y cosas contaminadas con el virus de la influenza.

La expansión del virus predomina por el aire en personas agrupadas en lugares cerrados, como las que viajan en autobuses; asimismo la transmisión se da por contacto directo, ya que el virus de la influenza resiste durante horas en un medio frío y poco húmedo. Los cerdos pueden transmitir virus mutados a los humanos, y de igual forma ellos de humano a humano. La infección entre los humanos se piensa que puede suceder a través de la tos y el estornudo, o al manipular algo que tenga el virus de la influenza y posteriormente llevarse las manos a la boca o la nariz.

El tiempo de transmisibilidad, probablemente sucede de tres a cinco días a partir del inicio clínico en personas adultas; este mismo puede alcanzar a siete días en niños de corta edad. Los virus de la influenza porcina no se transmiten por los alimentos, no existe riesgo alguno siempre y cuando éstos sean manejados y cocinados de forma apropiada. Cabe señalar que los humanos no se pueden enfermar de influenza porcina al consumir carne de cerdo o sus derivados. Cuando la carne de cerdo se cocina a una temperatura de 71 grados Celsius (160o F) destruye al virus de la influenza porcina, como pasa con otros microorganismos.

El período de incubación es corto, por lo regular de uno a tres días.

Cuando una nueva cepa (familia) del virus de la influenza empieza a contagiar a las personas y logra la capacidad de transmitirse de una persona a otra puede desatar una pandemia.

Síntomas

La sintomatología de la influenza porcina en humanos es parecida a los de una gripe -fiebre repentina de más de 38 grados centígrados, tos frecuente e intensa, dolor muscular, letargo, falta de apetito y agotamiento excesivo-. Ciertas personas con influenza porcina han presentado secreción nasal y dolor de garganta; no obstante la influenza porcina en humanos puede producir más diarrea y vómito que la influenza tradicional.


¿Cómo saber si nuestro cerdo está contagiado por el virus de la influenza?
La influenza o gripe porcina es una enfermedad respiratoria de los cerdos producida por el virus de la influenza tipo A, el cual estimula brotes de influenza entre estos animales. Los virus de la influenza porcina complican peligrosamente a los cerdos, pero las tasas de mortalidad son bajas. Estos virus pueden propagarse entre los cerdos durante todo el año, pero la mayoría de los brotes infecciosos suceden en los meses finales del invierno y otoño, al igual que los brotes en las personas.

Las señales de la influenza porcina acostumbran ser la aparición brusca de fiebre, depresión, tos (gruñido), mucosidades de la nariz y los ojos, estornudos, dificultad para respirar, enrojecimiento o hinchazón de ojos y pérdida del interés en la comida.

En el mercado se encuentran disponibles las vacunas para que les sean aplicadas a los cerdos a fin de prevenir la influenza porcina. Los cerdos con continuas infecciones de influenza porcina y los cerdos que son vacunados contra esta enfermedad se enferman ocasionalmente, pueden ser asintomáticos o sólo mostrar una ligera sintomatología de la infección.


Medidas preventivas
T Mantenerse alejado de las personas con infecciones respiratorias, no saludarlas de beso ni de mano.

T No compartir alimentos, vasos o cubiertos.

T Ventilar y permitir la entrada de sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados.

T Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, o desinfectante como hipoclorito de sodio o alcohol.

T Practicar todos los principios básicos de higiene personal, en especial el peligro de toser y estornudar sin protección y de la transmisión de las manos a las membranas mucosas.

T Evitar lugares concurridos.

T En oficinas, call centers y cibercafés se recomienda limpiar teclados, ratones con alcohol para desinfectar y evitar una posible propagación.

T Usar tapabocas.

T En caso de presentar síntomas de gripe o temperatura elevada, acudir a un hospital lo antes posible.


Enlaces relacionados
Influenza: Pigs, People and Public Health
Centro Coordinador de Enfermedades Infecciosas (CCID)
Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias (NCIRD)
El control de las enfermedades transmisibles. Organización Panamericana de la Salud (OPS)

licbortzf@yahoo.com