•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La gente ya no cree en la paz. Con las guerras, protestas y muertes alrededor del mundo, la paz ya no existe entre las personas. Sí, muchos hablan de la paz, que quieren la paz, que todo se arregla con paz, pero no hay paz. ¿Cómo arreglar algo con la paz cuando se está lejos de encontrar paz? Solo se encuentra violencia.

La paz luce como algo subjetivo. Algo individual que te llega en tu momento de confort, pero la paz mundial, la paz entre la gente, la paz de tolerancia no existe. Porque al menos acá no hay tolerancia, no hay tolerancia a la diversidad, ante la diferencia de ideas y de pensamiento, no hay diálogo, no hay conversación que no termine en pelea. Todo es violencia, desde partidos de futbol, hasta comentarios en redes, hasta por chistes de humor negro, por ideologías partidarias, por protestas. Acá no hay paz.

Desde tiempos inmemorables, quizá hubo paz, en un momento donde todo estuvo en ”tranquilidad”. Pero las personas estallan, las personas llegan a su punto límite de inconformidad ante varias situaciones, y los que se oponen no quieren la paz, quieren lo que les convenga, aunque exista la violencia. Y ni aun así, hasta por dinero se hace violencia. ¿Por qué le pagan a la gente para hacer contraprotestas, para confrontarse y no para hacer la paz?

La gente habla de paz. Paz, amor y armonía. Pero es difícil encontrar paz. Aunque se llegue al diálogo y se resuelvan los problemas, va a haber gente inconforme y habrá otros que van a estar inconformes con los que están inconformes. Entonces se arma otro revuelo, otra pelea, otra discusión y adiós la paz.

No hay ni paz en la propia casa porque nada se hace con paz, todo se hace con regaños y con violencia, en muchos casos. No hay tolerancia de pensamientos, ni de decisiones individuales. No hay paz ni en clases universitarias porque siempre hay alguno que dice sus ideas en conversatorios y allá va el otro que le dice que lo que está expulsando de la boca son puras tonterías y entre esas dos personas ya nunca habrá paz. Ya la clase no queda en paz, queda en tensión, en habladurías. 

No hay paz en las protestas. Aunque digan que son pacíficas, más de algún infiltrado o más de alguno que no sabe ni en lo que anda comienza a decir estupideces y a insultar al que está en contra de tu pensamiento. Ya otra persona escucha, se arma pleito, ya se dicen vulgaridades, y por allá arriba se ven pasar las piedras y adiós paz.

¿La paz no existe en ningún lado? Los pobres no viven en paz porque se quejan de su vida y muchos se hacen más pobres extremos y otros salen adelante. Los de clase media se quejan de que quieren una mejor vida y se quedan estancados en sus trabajos exigentes y no viven en paz. Y los que tienen mucho dinero tratan de hacer bien, algunos, para tratar de vivir en paz mental siendo “buenas personas” o bien, otros muchos, solo se dedican a denigrar a los pobres, malgastar su dinero, hacerse más ricos, viajar por el mundo y aunque sean “felices” no van a vivir en paz.

Ni la Policía ni el Gobierno viven en paz. Los policías con el remordimiento de hacer un trabajo que no les gusta y el Gobierno por las amenazas, por las ganas que tiene la gente de botarlo del poder. 

Ni los protestantes porque muere la gente, porque hieren a personas, porque las madres de los muertos lloran.

Leía parte de la historia de Nicaragua y no es de ahora que nos falta paz, pero además una cultura de tolerancia y de diálogo, de respeto del uno al otro, solo eso realmente es la paz.