•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

1.    Como mencioné en un artículo a comienzos de mayo, la inmensa mayoría de los nicaragüenses estamos adoloridos e indignados por la brutal represión con que el Gobierno y sus turbas han respondido a una crítica pacífica a los abusos del régimen del señor presidente Ortega y sus secuaces.

2.    Abusos que no detallo porque no alcanzarían en las páginas de este diario, pero que todos los conocemos. 

3.    También mencioné que por el bien del país, el señor presidente debería retirarse en forma pacífica y constitucional (aunque él nunca ha respetado la Constitución), para evitar una nueva y mayor (porque ya la hay) tragedia entre los nicaragüenses.

4.    La labor de la Iglesia y de la Alianza Cívica en pro de Nicaragua ha sido ejemplar, y aquí, pecando de orgullo, quiero destacar la gran contribución ponderada de Juan Sebastián Chamorro, mi colega de Funides.

5.    Por otra parte, me ha llamado la atención de que, desde hace algún tiempo y más últimamente, varios de los que participaron en el Gobierno de los 1980 que reprimió, asesinó, y abusó a los nicaragüenses y sus derechos humanos, ahora se conviertan en defensores de la democracia.

6.    No los menciono porque no es personal, pero también todos sabemos quiénes son.

7.    Al menos el señor presidente Ortega, en su atropello y desprecio a la democracia y la institucionalidad del país, siempre ha sido honesto y ha dicho lo que piensa. El problema fue de quienes no lo escucharon. 

8.    Por otra parte, nunca pensé que él iba a reprimir al pueblo por el que supuestamente luchó.

9.    Pero, sus excolegas convertidos no tienen ningún derecho moral de hablarnos de democracia y derechos humanos, después de los abusos que cometieron y/o fueron parte.

10.    Y tampoco, de criticar a la empresa privada que, con sus imperfecciones, es la que le ha dado bienestar a los nicaragüenses, algo que se le olvidó a la mayoría, aunque no a todos, de los próceres de la revolución del 1979 y sus colaboradores. 

* El autor es nicaragüense y director Honorario de Funides. Sus opiniones son personales.