•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A partir del 19 de abril hubo consenso en no hacer partidismo en la lucha opositora y unirse solo bajo la bandera azul y blanco. Esto no significa que los partidos estuvieran ausentes, sino que, anteponiendo la patria y la unidad, los partidos opositores y los ciudadanos sin partido se juntaron sin más bandera que la bandera nacional. Respetando esa posición, los obispos no convocaron al diálogo a partidos sino a sectores: empresarios, campesinos, estudiantes, sociedad civil, etc.

Pero ahora es necesario que la Alianza Cívica invite a una unidad nacional más amplia, inclusiva y total, llamando a todos los partidos opositores sin excepción, anticipándose a diferentes escenarios, incluyendo elecciones anticipadas.

Deben invitar al PLC, CxL, MRS, PLI, PRN, PUD, conservadores, socialcristianos, etc. ¡A todos! Todos los partidos opositores estuvieron presentes en los tranques y barricadas, y un buen número de sus miembros están en las listas de muertos, heridos, encarcelados, desaparecidos y refugiados. Con la bandera nacional, los miembros de todos esos partidos están en los plantones y marchas pacíficas por todo el país.

¡Todos están presentes en la lucha, todos deben incluirse en la unidad! Incluso antiguos sandinistas pro-Gobierno que hoy abrieron los ojos. Además de organismos de la sociedad civil que no están en la Alianza Cívica. La alianza debe crear mecanismos de inclusión y reglas mínimas de participación para todos los sectores, organizaciones y partidos, dando ejemplo de espíritu democrático.

Según el director de Ética y Transparencia, Roberto Courtney, su encuesta indica que Daniel Ortega tiene una base cercana al 30% de aprobación, que podría crecer. Ir a elecciones con la oposición dividida podría ser el error más grande de nuestra historia.

Es necesaria la unidad y contar con el PLC y CxL, pues son los únicos partidos —aparte del FSLN— que tienen organización nacional y presencia en las 14,581 Juntas Receptoras de Votos; además, el PLC tiene —por haber sido el del segundo lugar— la presidencia de la mitad de esas JRV y el primer miembro de la otra mitad, así como de los concejos electorales municipales y departamentales.

El aporte del PLC y CxL será también muy valioso por su experiencia política y fogueo electoral. Según Courtney, si se dieran elecciones, el tiempo sería un factor determinante y habría que aprovechar la experiencia, estructura y organización de todos los partidos. Obviamente, las elecciones anticipadas serían con un nuevo Consejo Supremo Electoral y con observación nacional e internacional que garanticen honestidad.

Algunos dicen: “ninguna unidad con los corruptos, pactistas y aliados del Gobierno”, refiriéndose al PLC y especialmente al expresidente Arnoldo Alemán, por un pacto de hace más de 20 años, y acusaciones contra un gobierno de hace 16 años.

Desde entonces ha corrido mucha agua bajo el puente, han pasado tres elecciones presidenciales. No voy a referirme a eso; no es momento de discusiones ni exclusiones. El PLC es una realidad política, nos agrade o no, y tiene fuertes liderazgos locales en muchos municipios, barrios, comarcas y otros ámbitos del país.

Un ejemplo es el líder campesino miembro de la Alianza Cívica, Medardo Mairena, encarcelado y acusado injustamente, negándosele un juicio justo, cuyo liderazgo no se discute ni se le puede acusar de corrupto ni aliado del Gobierno.

Hay muchos como Medardo Mairena en el PLC. Tampoco se debe rechazar al MRS, aunque sus miembros fueron militantes del FSLN y gobernantes “desde arriba” y “desde abajo” desde 1979 hasta 1995, y después fueron aliados del FSLN en las elecciones presidenciales de 2001 y en las municipales de 2000 y 2004. Ahora es momento de unidad, no de pasar cuentas por el pasado. 

Según Arturo Cruz, exembajador en EE. UU., el 9 de junio Daniel Ortega ofreció adelantar las elecciones a Caleb McCarry, enviado del senador Bob Corker, en presencia de Laura Dogu, y pidió comunicárselo a la Alianza Cívica, pero la alianza no aceptó porque un sector exigía la renuncia inmediata.

¡Qué gran error! Ojalá no se den más errores políticos en la Alianza Cívica, como sería no convocar a la unidad total opositora, o exigir más condiciones que las necesarias para elecciones anticipadas.

Según Arturo Cruz, existen grandes posibilidades de elecciones anticipadas por las presiones pacíficas internas y la que ejercerán la ONU, la OEA y los EE. UU., considerando, además, que Trump necesita ganar en Florida para reelegirse y, para lograrlo necesita mostrar, dentro de pocos meses, elecciones anticipadas en proceso en Nicaragua.

www.adolfomirandasaenz.blogspot.com