•  |
  •  |
  • END

Disculpen…“Confesiones Secretas de un Coronel Sandinista”. No fui guerrillero del FSLN, ni Coronel retirado, ni paracaidista, ni titulado en Altos Estudios Militares, ni Diplomado de Estado Mayor. Jamás salí a prepararme a Cuba, Rusia, mucho menos a España o Croacia; no soy Abogado y Notario Público, apenas soy estudiante del 3er año. No soy fundador del Ejército de Nicaragua, salí en 1998 con 15 años de servicio, tampoco fui Jefe de compañía, batallón o brigada, menos de Región Militar o miembro del EMG. Pero al igual que miles de oficiales del Ejército que participamos activamente en la Defensa de nuestra patria, muchos años en los frentes de guerra y otros en la retaguardia en Managua o en los EM de las Regiones Militares, aceptamos nuestro retiro en aras de la institucionalización y profesionalización de nuestra entidad castrense. Miles de oficiales salimos con grados inferiores, en los Planes de Licenciamiento 1, 2, y 3 y posteriormente en los retiros programados que año con año se dan en el cuerpo militar desde 1990, y no guardamos resentimiento alguno por querer quedarnos más tiempo en la Institución, muchos menos que hoy la odiemos porque no salimos siendo General.

Conozco a cientos de mayores, capitanes, tenientes primero y tenientes ya retirados, -muchos de ellos hoy ostentaran el grado de general o coronel- ninguno logró obtener la pensión de por vida, conquistada años después, que hoy goza el Coronel ® Víctor Boitano -autor de dicho libro- y no han escrito siquiera un párrafo en contra del Ejército o sus mandos para expresar resentimiento alguno porque los sacaron con grados inferiores. De esos miles de oficiales del EPS y cientos del Ejército de Nicaragua no he escuchado lloriqueo para que revisen sus casos y los reintegren para poder ser Generales, muchos de ellos campesinos, con descendencia indígena de los pueblos sutiavas y monimbó, incluso decenas de indios misquitos y también negritos que sirvieron al cuerpo castrense, jamás les escuché decir que los sacaron por ser diferentes a la mayoría mestiza que predomina en la oficialidad. Como buenos soldados aceptaron su retiro, conscientes de que es un proceso normal.

Muchos de los oficiales ® que conozco tienen méritos incalculables, como para hacer una película de Holliwood al mejor estilo de Rambo, con más medallas en su pecho que las que usó Jack Nicholson en la cinta “ALGUNOS HOMBRES BUENOS” o CODIGO ROJO y jamás les he escuchado ir en contra de la Institución; y eso que hoy en día no tienen una pensión de por vida del 75 u 80% del salario, como la de Boitano, con el grado de Coronel, más una cuenta bancaria que es accesible cuando se pasa a retiro. Lo poco que les dieron en la década del 90 ya no lo tienen y sobreviven como cualquier nicaragüense, después de haber hecho mucho por la patria; varios de ellos con hasta tres, cuatro y hasta cinco hermanos caídos durante las guerras de liberación y agresión, muchos de ellos lisiados y discapacitados. Todos fuimos parte de una gran familia, el Ejército Popular Sandinista, hoy Ejército de Nicaragua, entidad en la que confiamos no sólo nosotros, los retirados, sino también la vasta mayoría del pueblo nicaragüense y que se manifiesta año con año en las encuestas de opinión que demuestran la fortaleza del Ejército y la de sus mandos.

Leí casi la mayor parte del libro “Confesiones secretas de un coronel sandinista”, y comenzando por el título me decepcionó la manera de cómo este oficial ® trata de engañar a sus lectores. Con escritos públicos ya abordados por otros autores hace narraciones fantasiosas; creí que leía una novela de ficción con cosas imaginarias e irreales. ¿Coronel Sandinista? Pensé que era un escrito del Coronel Santos López que había estado inédito y hasta hoy se conocía, pero no, era de un oficial retirado hace apenas dos años del Ejército de Nicaragua, Institución muy profesional y que por mandato de ley y la Constitución dejó de usar el apellido sandinista hace más de 15 años.

Con orgullo puedo decir que de esos miles de oficiales retirados, cientos fuimos parte de una de las estructuras del Ejército atacadas por el ilustre coronel ®; y como parte de ella colaboramos en que miles de soldados del EPS, civiles y población en general sobrevivieran a la guerra impuesta por Estados Unidos, adelantándonos a los planes de la contrarrevolución, conociendo de escenarios bélicos futuros, alertando al país y a sus ciudadanos, colaborando con las tropas –de las cuales se siente orgulloso Boitano- y nosotros también, para evitar que no sufrieran bajas por emboscadas, campos minados o ataques sorpresivos, ocupándonos de darles información para que pudieran desarrollar sus planes operacionales y operaciones militares ofensivas que causaron la derrota estratégica de la Contra y de la agresión norteamericana; todos fuimos una gran familia y como ella actuamos, cada uno poniendo de nuestra parte para protegernos del enemigo común.

No quiero dejar de mencionar que también en la obra, Boitano ataca al Gobierno y a nuestro Presidente, el Cmdte Daniel Ortega, se declara temeroso de ser asesinado; cuando en un escrito reciente, delictivamente azuzó e instigó para asesinar al Pdte. Ortega, y también recién el 18 de Julio de 2007 alegremente respondió a su interrogante ¿Qué celebramos este 19 de Julio? y dijo “… las esperanzas perdidas, las ilusiones frustradas... que retornaron nuevamente con las promesas de un nuevo gobierno. El esfuerzo gubernamental del combate al hambre, el privilegiado retorno de Sandino…, la continuación de la prestigiosa y laureada alfabetización…Los nuevos retos que promete un país digno, … el fin de 16 años de brutal abandono gubernamental, la instauración nuevamente del apoyo moral y material a los más desfavorecidos, la defensa popular y liberadora del Estado ante los embates del capitalismo salvaje, … La seguridad que aún tenemos de ser el país más seguro de Centroamérica, la protección del Estado para que nadie nos saque a media noche de nuestros hogares e injustamente nos encarcelen o asesinen por nuestras posiciones políticas u oposición al gobierno… el Comandante de la Revolución estableciendo su reciente e innovador sistema de gobierno, ¡el pueblo Presidente!
Sería un delito en estos tiempos de crisis gastar un centavo para comprar un libro como éste, además que la mayoría de lo que escribió en él ya lo publicaron los diarios. Lo leí aprovechando una oportunidad. Y a como le dijo otro oficial ® un General más... disculpe “un coronel más o un coronel menos en servicio no está por encima de los trascendentales intereses de la Nación”.

*Teniente ® johanni_miranda@hotmail.com