Ricardo A. De León Borge
  • Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La tercer cumbre intercoreana se estará realizando a partir de hoy y finalizará el 20 de septiembre del año en curso, en Pyongiang, capital de Corea del Norte, encabezada por los presidentes Moon Jae-in (Corea del Sur) y Kim Jong-un (Corea del Norte).

Diplomacia de cumbres. El proceso de Cumbres (tres) y reuniones de alto nivel (cuatro), representa un esfuerzo para revitalizar los impulsos diplomáticos, retomados este año y que han guiado el tenso camino hacia la anhelada paz y al necesario fortalecimiento de las relaciones intercoreanas, así como la desnuclearización de la Península.

Dicho proceso diplomático, pasa por medidas de confianza que ambas partes han acordado y que hasta el momento han sido: -el establecimiento de canales de comunicación intercoreanas; -encuentros de familias separadas desde 1953; En el plano deportivo, formar parte de una delegación de deportistas del norte y del sur, bajo la bandera de una sola nación; La necesaria cooperación para prevenir amenazas militares; y, el cese de todo tipo de hostilidades.

Todo ello, como acciones necesarias para el establecimiento de la confianza y mejoramiento de las relaciones intercoreanas, confirmando hasta ahora, la voluntad de diálogo y negociación de Kim Jong-Un -aunque por el actuar en anteriores acercamientos, no se puede confiar totalmente en él- con el fin de rebajar las tensiones existentes con el Sur y con Estados Unidos.

Resultados. La primera cumbre que se llevó a cabo el 27 de abril de 2018, entre ambos Presidentes, arrojó como principal resultado la “Declaración de Panmunjeom por la paz, la prosperidad y reunificación de la Península Coreana”, para la desnuclearización la coexistencia y la prosperidad de la Península.

Inclusive se logró, como resultado, un primer encuentro histórico, el pasado 12 de junio de 2018, entre Kim Jong-Un y Donald Trump en Singapur, donde el joven líder norcoreano prometió una desnuclearización completa. Dicha promesa ha sido un gran alivio, aunque aun no existe un plan calendarización para la Comunidad Internacional, y de cara a ello, se realizan los esfuerzos necesarios para lograr el desmantelamiento del arsenal nuclear en plazos razonables, de manera completa, verificable por entes como la OIEA y las principales naciones involucradas y con carácter irreversible.

Tercer cumbre. En esta tercer Cumbre, se estarán revisando los avances y cumplimiento de la “Declaración de Panmunjeom”. Además de discutir las medidas prácticas para desnuclearizar la península, las vías para el establecimiento de la paz y prosperidad común en la Península, que pasan por el establecimiento de una oficina de enlace conjunta intercoreana, con residentes de ambas partes, planes concretos para establecer la confianza militar y prevenir cualquier tentativa de enfrentamiento armado.

Son temas vitales para que el acercamiento, y la diplomacia de cumbres -no necesariamente, la menciono como la visión simplista de que la diplomacia de Cumbres es multilateral, en este caso, lo considero como bilateral-, siga funcionando en pro de la paz y estabilidad de la Península, tomando en cuenta la importancia que tiene el diálogo y negociaciones, como instrumentos de la diplomacia y las relaciones internacionales para lograr avances en situaciones complejas entre naciones.

Conclusión. Dichas reuniones como vemos, han sido muestras claras de los avances que han venido trabajando ambas partes a todos los niveles, para lograr un verdadero y transparente diálogo, que ha puesto sobre la mesa los temas más importantes para poder lograr acuerdos medibles, alcanzables y sobretodo sinceros, y ayuden a despejar las dudas existentes aún en ciertos sectores de ambas sociedades y de otras naciones.

El apoyo de países como Estados Unidos y China, es innegablemente, un eslabón que se debe tomar muy en cuenta y que forman parte inherente al proceso iniciado. Ambos países –y en sí, toda la Comunidad Internacional- deberían apoyar este importante proceso para cerrar otro capítulo de la Guerra Fría, y tener una región más segura en el mundo.

La diplomacia de Cumbres, ha dado frutos en la mejoría de las relaciones intercoreanas, mostrando que es importante mantener el diálogo abierto entre las partes, siendo un mecanismo necesario para evitar enfrentamientos bélicos y que dan resultados positivos en la búsqueda de la paz y seguridad en el mundo.

Hasta ahora entonces, las Cumbres han sido suficientes para apuntalar un proceso entre las Coreas, que corresponde a sus líderes mantener y seguir hasta conseguir los objetivos y sueños de sus poblaciones.

*Msc. en Relaciones Internacionales