Guillermo Areas Cabrera*
  •  |
  •  |
  • END

Las medidas preventivas tomadas en contra de la posible propagación del virus porcino me hizo pensar en la necesidad de una campaña en contra de la epidemia de la delincuencia en Nicaragua, la cual si no tomamos las medidas del caso dentro de poco tendremos una pandemia del virus delincuencial.

Es verdad que pagamos impuestos y con los mismos se paga a la Policía que está en la obligación de prevenir y brindar seguridad ciudadana. Pero no podemos olvidar que los cuerpos de policía, a pesar de que su función es ser eminentemente preventiva del delito, son primordialmente cuerpos acostumbrados a reaccionar. Ellos hacen un magnífico trabajo después de ocurridos los hechos y su capacidad de prevención al delito es mínima, por lo que la prevención del crimen para la seguridad y protección de nuestras personas, nuestra familia, nuestros vecinos y nuestros hogares recae sobre nosotros mismos de manera individual y colectiva.

En todo el mundo existen hoy día programas de vigilancia de vecindarios bajo todo tipo de nombres; en los USA son bien populares los Community Watch,( La Comunidad Vigila), los Neighborhood Watch (El Vecindario Vigila), en otros países existen organizaciones con nombres tales como Comunidad Segura, Barrios Más Seguros, Vigilancia Urbana, Vigilancia Rural, La Vecindad Observa, etc. etc. todos ellos son programas de vigilancia comunitaria para prevenir la delincuencia trabajando mano a mano con la policía local.

Todos estos programas tienen como objetivo aumentar la conciencia del delito de robo y otros delitos contra la propiedad, así como delitos contra las personas en las calles y en los hogares, destinando esfuerzos para ayudar a los ciudadanos y a la Policía en la reducción del crimen y un aumento en el sentimiento general de paz y seguridad en el vecindario.

El éxito del programa depende de una mejoría de las relaciones y comunicaciones entre los vecinos y éstos y la policía, buscando un nivel de participación adecuado de cada miembro del vecindario para lograr la prevención de robos, delitos en general contra la propiedad y calles mas seguras.

Como parte del aporte policial a estos programas, los departamentos de policía mantienen sitios de Internet (websites) donde establecen (“crime maps”) mapas del crimen o sea informes donde detallan día a día las estadísticas delincuenciales de los diferentes sectores de la ciudad para que ésta se mantenga informada de lo que sucede en cada vecindario y de qué cuidarse. Por ejemplo, si yo vivo en el vecindario de Altagracia, Managua, entro al web-site de la policía y al buscar Altagracia, allí saldrán reflejados los delitos ocurridos con los detalles del caso y alertas relacionadas con potenciales delincuentes en la zona.

La Policía instruye a los vecinos a reconocer signos de operaciones sospechosas de la actividad delictiva y la manera de cómo informarla adecuadamente a la autoridad correspondiente. Montan programas especiales de identificación de bienes, grabando en los mismos su nombre o numero de cedula y en aquellos como obras de arte y joyas valiosas recomiendan levantar inventarios y mantener una copia del mismo en un lugar seguro. Todo lo anterior con el objeto de identificar sus bienes en caso de robo y procurar una pronta devolución si son encontrados por la policía.

En muchos países organizan patrullas de ciudadanos que caminan alrededor del vecindario y alertan a la Policía sobre cualquier actividad sospechosa, reportan luminarias que no están funcionando, recomiendan mantener los lotes baldíos limpios, la Policía establece las normas mínimas de seguridad para que una casa se considere segura, tales como proteger ventanas, puertas corredizas de vidrio, tipos de alarmas, etc. etc. Apuntar las placas de todo vehículo que circule y no sea del vecindario y sobre todo entablar relaciones con sus vecinos para que siempre exista vigilancia de uno o de otros y se puedan ayudar entre sí.

Con los problemas existentes en el país referente al aumento de la delincuencia, la Policía Nacional debería enviar oficiales de dicho cuerpo a entrenarse en dichos programas de vigilancia comunitaria e iniciar los mismos en Nicaragua como parte de los programas que se hace necesario establecer en la lucha contra la delincuencia y si la Policía no lo hace, pues cada comunidad debería organizarse por si y ante si para defenderse del crimen.


gareas@cablenet.com.ni