•  |
  •  |
  • END

Ph.D. / IDEUCA
Aprovecho el título que el ministro de Educación, Profesor Miguel De Castilla, le diera a su libro producto de una investigación que hiciera desde el Ideuca a nivel de Centroamérica.

La circunstancia, un trabajo que encomendé al grupo de maestros y maestras del MPN que cursan un diplomado a cargo del Ideuca. El tema “elaborar un análisis reposado para opinar y discutir el Acuerdo Ministerial No. 134 –2009 contra el maltrato físico, moral y psicológico de los alumnos por parte de los maestro”.

He leído y analizado los trabajos, algunos de los cuales presentan también los resultados de un muestreo que hicieron los participantes en el curso entre otros colegas, estudiantes y padres de familias.

Las repuestas constituyen un interesante abanico de opiniones, vivencias y temores que al abrirlo se mueven de un lado al otro del abanico, aunque se mantiene sólido el vértice que permite “abrir el abanico”.

Todos coinciden en afirmar que lo más importante en su labor educadora es garantizar la unidad pedagógica docente – estudiante, mediante una interacción creativa que active la máxima empatía entre ambos sujetos a fin de hacer efectivo el proceso enseñanza aprendizaje. Por tanto hay que destruir cualquier obstáculo que destruya esta interacción, como lo es el maltrato físico, moral, psicológico en contra del estudiante.

En aras a esta finalidad algunos maestros sienten el acuerdo como una forma de recordar y reconocer su misión de educador y por tanto la necesidad de preocuparse por crear en el aula un clima psicosocial y una relaciones humanas siempre positivas y agradables, siendo él y ella los primeros en hacerlo. Todos expresan su acuerdo en erradicar de la relación maestro – alumno, toda forma de maltrato físico, moral y psicológico que afecte y dañe, incluso con repercusiones importante, la personalidad del alumno.

No obstante, esta actitud positiva y favorable respecto al sentido del acuerdo Ministerial, sienten preocupación con cierto viso de amargura que la expresan de diversas maneras, lo que en el fondo se pudiera catalogar como desprotección, como un vacío respecto a sus propios derechos.

Las opiniones negativas están referidas a su contenido, su circunstancia, la forma de emitirlo, la forma en que los medios han transmitido la noticia, e incluso a las palabras del Ministro. Este conjunto de factores alimentan expresiones como las siguientes: (son citas textuales)

* El alumno se siente que tiene el control del aula y no deja que el maestro ejecute su clase.

* Los estudiantes pasan sobre la autoridad del docente.

* Falta de respeto al maestro, amenazas verbales de parte de los estudiantes al docente, al llamado de atención.

* Ahora los chavalos van a hacer lo que quieran, uno no les va a poder decir nada.

* Vemos en las aulas a niños agresivos, ofensivos que inventan o formulan actos en contra de ellos mismos y de los docentes ya que como no les gusta el estudio utilizan dicho estrategia para hacer que el padre o madre de familia tome represalias en contra del maestro y que muchas veces llega a efectuar agresiones verbales o judiciales en contra del educador.

* Podemos observar que poco a poco a los apóstoles de la educación, o sea nosotros los docentes, nos vamos quedando cada día contra la pared ya que todo lo que dice el niño es verdad por el motivo que lo mayores manipulan la verdad y le dan a conocer sus derechos presentados en el código de la Niñez y la Adolescencia pero no así sobre sus deberes.

A la par que el tono de estas expresiones se socializan rápidamente, éstas se centran en una especie de reclamos y propuestas: (citas textuales)
* “Que así como ese decreto, publiquen un respaldo para los maestros, que ahora ellos serán los violentados”.

* “Que de la misma manera que se da propaganda de los derechos de los alumnos, les publiquen los deberes, ya que no puede haber derechos sin deberes.”

* “La procuradora especial para la niñez ha puesto este acuerdo a la par de los representantes de estudiantes ¿Cuándo van hacer lo mismo en benefició de nosotros los docentes?”

* “Creo que en correspondencia al acuerdo No. 134 debiera existir un número 135 que dé a conocer la defensa del maestro ante las muchas incongruencias que ocurren también en nuestros centros educativos.”

* En forma directa algunos maestros afirman “que los primeros maltratados en el sistema educativo son los docentes, basta conocer las condiciones en las que viven y trabajan y el trato que en ocasiones reciben de sus superiores inmediatos y mediatos”.


Desde esta “Palabra de Maestro” se descubre en grupos de maestro y maestras un trasfondo de disconformidad y de cierto vacío psicológico que provoca en ellos un claro problema de identidad, y de baja autoestima. Pese a todo, su vocación e ideal los empuja a seguir con su misión y trabajo porque sienten en él una gran satisfacción y recompensa humana.

No cabe duda de que el acuerdo Ministerial en referencia al que en lo personal y en público por TV catalogué de necesario y excelente, ha constituido un claro detonante que obliga a todos a pensar seriamente en la cuestión maestro. No se trata solo de “la palabra de maestro” se trata del ser y trabajo del maestro y maestra de nuestro país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus