•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El último éxito de Netflix es una película de Sandra Bullock que en español se titula “A ciegas”. Se trata de la presencia de extrañas criaturas que nunca aparecen en la pantalla y que en la trama no pueden ser vistas porque te impulsan al suicidio. Hay que vendarse los ojos para no mirar esas sombras. Quitarse las vendas, es mortal. Ese es el drama calificado como apocalíptico, que la famosa actriz atraviesa en compañía de dos niños mientras el público gime, mastica uñas y trata de sujetar el encabritado sistema nervioso. Ha establecido récord, informan los productores…Relaciono esto con la expresión también dramática del parlamentario español Javier Nart, al ver sin venda en los ojos esta Nicaragua convulsionada, sin ley, sin justicia, sin verdad, sin paz, atrapada por un caos que se extiende por más de nueve meses, necesitada de un diálogo funcional: “Siento una profunda tristeza. Jamás pensé que la bandera rojo y negra terminaría así. Nunca lo imaginé”, dijo Nart mostrando una amargura indescriptible, dando la impresión –aunque estaba previamente enterado de todas las distorsiones- de haberse quitado una venda y mirado lo que Sandra Bullock evitó, para seguir a ciegas, sin aterrorizarse.

No luché por esto

Nart, quien en la insurrección para derribar al somozato, fue un combatiente del Frente Sur, se mostró impactado mientras hablaba con firmeza, y sus señalamientos salían como arponazos hacia un blanco imaginario intentando derribarlo. “Yo luché por terminar con una dictadura que agobiaba Nicaragua, no por tener gente en el poder abusando. El Gobierno que vence, no es propietario de un país. Es por eso todo lo ocurrido me entristece profundamente”, manifestó clavando su mirada afilada en el piso, como lo muestra la clara imagen hecha circular en las redes sociales, buscando quizás cómo encontrar una explicación a lo inexplicable…Sin venda en los ojos y con su factor humano activado, el parlamentario europeo ha estado plenamente consciente de la situación en que se encuentra el pobre país, y al moverse entre los nicaragüenses aprovechando las facilidades otorgadas, no solo ha comprobado todo lo presentado en forma documentada por los organismos internacionales de derechos humanos, sino que ha sido testigo direc
to visitando cárceles y viendo cómo se ejercía una peligrosa presión sobre las personas que se les acercaron en el hotel. “Eso fue intolerable. Ahí estaban madres de presos y muertos”, expresó.

Sandinismo es libertad

Sobre la solicitud de luz y una Biblia, hecha por el periodista Miguel Mora, director y dueño de 100% Noticias, gran pilar de la resistencia cívica, apuntó que siendo abogado criminalista, defensor de varios detenidos en las cárceles del dictador Franco: “ellos tenían libros y bombillos…Y continuó: “Me impresionó el coraje y la dignidad de los prisioneros que vimos.

Conversando sobre la crisis y sus casos, mostraron su calidad moral y ética. Es algo que están dispuestos a mantener sin preocuparse de las consecuencias”…Lo golpeó encontrarse con viejos compañeros como Mónica Baltodano, Ernesto Cardenal y Sergio Ramírez, agregando que no podía creer estar viendo en la cárcel a quien fue una combatiente del Frente Interno durante la insurrección –sin decir su nombre-, por el delito de seguir pensando que el sandinismo es un camino de libertad, no de opresión…Coincidió con sus compañeros de misión, que sobre el poder judicial, la carta del Dr. Solís –quien escribió sin venda en los ojos- lo dice todo…

Esa tristeza que graficó Nart, es la que cobija a tantos conscientes de lo que realmente ha ocurrido. Siguen preguntándose aunque sea en silencio ¿Cómo fue posible que se desembocara en este destructivo drama sin la menor reflexión?