•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A más de 150 años de su venida al mundo se festeja al poeta, al cronista, al periodista, al diplomático, mas ha quedado en la clandestinidad una de sus virtudes: la de profeta. Quizás la más humilde y modesta de sus cualidades.

Tal condición la expresa de manera sencilla y a la vez magistral en “Los motivos del lobo”. Francisco de ayer y hoy incluido, guardando las distancias, los tiempos y las circunstancias. El hombre que tiene corazón de lis, alma de querube, lengua celestial, el mínimo y dulce Francisco de Asís,( el de ayer y el de hoy...). Lo del paréntesis es del suscrito.

Cuánta coincidencia con los tiempos de hoy. De allí que es tan cierta que la historia es cíclica. Se repite cada tanto tiempo. 

Intentar coexistir con la especie humana le costó tanto dolor al lobo que huyó y volvió a su condición de animal salvaje para defenderse de esa especie humana, también salvaje. Y a eso Francisco le ripostó y preguntándole por qué había cambiado su actitud, el lobo contestó: simplemente se defendía de esa especie humana que era tan salvaje y maligna como un animal en su condición instintiva, sin conciencia.

En los tiempos modernos se repite la historia. Pequeños grupos privilegiados que destruyen, que lastiman, que niegan derechos básicos a millones de habitantes. Por el hecho de tener la fuerza, aunque nunca la razón.

Lo profetizó Rubén Darío hace más de un siglo. Visionario, que también gritó a Roosevelt que carecía de lo más importante. Sus descendientes también carecen de lo mismo.

El mundo entero se debate hoy entre la sinrazón y lo que debe ser justo. Prevalece, sin embargo, lo negativo. El Francisco de ayer, utópico como el de hoy, queda nada más para referencias de lo ideal. 

Sigue parte del poema: En el hombre existe mala levadura. Cuando nace viene con pecado…Hasta cuándo? Quién detendrá esa realidad que lastima, humilla y causa tantos daños?

Habiendo llegado ya a más de 8,000 millones de habitantes en el mundo persiste más lo negativo que lo positivo. La guerra sobre la paz. La mentira sobre la verdad. Lo injusto sobre lo justo. El mal sobre el bien. La vigencia de “Los motivos del lobo” es real.

Nos enfrentamos a una posible hecatombe en el mundo actual. Las naciones poderosas amenazan con su desenfreno nuclear. Las pequeñas sufriríamos los efectos colaterales ¿Quién detiene esta locura? ¿Hasta cuando la dignidad será posible?

Juntemos los vigores dispersos.

Salud para todos.

* Médico