Maricel Álvarez Chavarría
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cada vez escuchamos con más fuerza las palabras sostenibilidad y sostenible. Pero ¿cuál es el significado práctico de este concepto? Si nos remitimos a su significado, encontramos diferentes definiciones que tienen un punto de coincidencia: garantizar las necesidades del presente sin comprometer a las futuras generaciones.

Para nosotros en Coca-Cola Femsa, la sostenibilidad es un valor trasversal y se materializa en nuestro compromiso de generar valor económico, social y ambiental para contribuir al desarrollo sostenible en las comunidades donde operamos.

Pero, ¿cómo hacemos esto posible? A través de nuestra estrategia de sostenibilidad de largo plazo que nos ayuda a maximizar y reforzar las iniciativas existentes, alinear y enfocar estratégicamente los esfuerzos, gestionar y mitigar el impacto de nuestros productos, servicios y actividades, y adaptarnos mejor a un entorno de constantes cambios para favorecer así, la transformación positiva de nuestras comunidades.

Desde nuestra llegada a Nicaragua, en el 2003, nos hemos comprometido en la creación simultánea de valor económico, social y ambiental que asegure la sostenibilidad del negocio y contribuya a la transformación positiva de nuestras comunidades

Y acá es donde encaja nuestra visión de sostenibilidad, por eso trabajamos para generar las condiciones sociales, ambientales y económicas para operar en el presente y seguir creciendo en armonía con el entorno y la sociedad. Nuestras acciones están sustentadas en un compromiso inalterable con la ética y los valores, y organizamos nuestro enfoque en la sostenibilidad con base en tres pilares: Nuestra gente, nuestro planeta y nuestra comunidad.

En este sentido, estamos alineados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas implementados en 2015, los cuales representan un ambicioso plan para lograr un mundo más incluyente, próspero, sostenible y resiliente.

 Estos objetivos convocan a los países a mejorar la vida de las personas de todo el mundo movilizando esfuerzos para atender los problemas globales más críticos para el 2030. Los once países en los que Coca Cola Femsa opera han aceptado estos objetivos y estarán definiendo sus agendas 2030 con base en ellos. No obstante, para lograr un impacto verdaderamente global, las empresas y la sociedad civil también deben tomar acción. 

Y en esta búsqueda de acción, en Nicaragua trabajamos diferentes programas que se enmarcan en nuestra estrategia de sostenibilidad y que están alineados estos objetivos. En alianza con The Coca-Cola Company organizamos Un Plato, Una Sonrisa, programa que tiene como objetivo contribuir a la retención escolar, promover hábitos alimenticios balanceados y mantener un estado nutricional saludable con el suministro de alimentación diaria durante el año escolar, beneficiando a casi 10 mil niños anualmente.

En 2019 esperamos continuar con la ejecución de nuestra estrategia de sostenibilidad e involucrar a nuestros colaboradores, proveedores y demás grupos de interés con quienes nos relacionamos y trabajamos de la mano para garantizar las necesidades del presente, sin comprometer a las futuras generaciones.

*Maricel Álvarez Chavarría es abogada y gerente de Asuntos Corporativos de Coca-Cola Femsa para Costa Rica y Nicaragua.