Equipo de Género BID Invest*
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sea que hablemos de mujeres o de millennials en general, ambos grupos tienen los índices más altos de interés por realizar inversiones de manera socialmente responsable. Sin embargo, contra lo que pudiera pensarse, es posible que en este rubro ninguno de estos grupos sea considerado tomador de decisiones. Aún así, los números demuestran que el 70% de mujeres están interesadas en realizar inversiones de impacto, y muchos informes muestran que las mujeres dicen de manera categórica que quieren un retorno, tanto financiero como social de sus inversiones.

Si nos enfocamos en mujeres jóvenes, los datos de Morgan Stanley muestran que el 86% de millennials (definidos en términos generales como aquellos que nacieron entre los años 80 y 2000) están interesados en inversiones socialmente responsables. Sin embargo, al observar la intersección entre estas dos poblaciones, encontramos que las mujeres de la generación del milenio tienen menos probabilidades de tomar decisiones de inversión por sí mismas en comparación con las generaciones anteriores. De hecho, el 61% de las mujeres millennials encuestadas por UBS dejan las decisiones de inversión a sus esposos, más que cualquier otra generación reciente.

El enigma millennial

¿Por qué las mujeres millennials, más educadas, más exitosas y con un criterio más abierto que nunca, están dejando las decisiones importantes sobre el dinero a otra persona? ¿Por qué las mujeres más jóvenes están perpetuando el status quo en lugar de transformarlo? ¿Acaso los datos de América Latina y el Caribe respaldan estos datos de UBS sobre mujeres millennial con tendencias similares o es solo un fenómeno de Estados Unidos y Europa?

Las mujeres millennials que no toman sus propias decisiones de inversión son importantes por tres razones económicas principales:

*    Es probable que estén perdiendo oportunidades para apoyar vehículos de inversión de impacto. Cuando entregan sus decisiones financieras a sus esposos, es posible que las mujeres no inviertan con firmeza en los problemas locales o globales que les interesan, ya sea atención médica, educación, conversación, microfinanzas, igualdad de género, agricultura sostenible, desarrollo comunitario y demás. Si las mujeres no están al volante de sus inversiones, es posible que un cambio social significativo no se dé por completo.

*    Es posible que no maximicen su propia creación de riqueza ni creen un plan realista para su futuro. Los eventos y situaciones de la vida de muchas mujeres introducen barreras para crear riqueza. Una brecha salarial del 26% en la región, la interrupción de las carreras y el trabajo flexible también pueden tener un impacto perjudicial en la creación de riqueza de las mujeres, y sus estrategias de inversión se benefician al tomar en cuenta estos factores. En promedio, las mujeres tienden a vivir más que los hombres en América Latina y el Caribe por 6,3 años, y esto hace que sus necesidades de planificación de la riqueza a menudo deban abarcar un horizonte temporal más prolongado. Estas mujeres se beneficiarían de estrategias de inversión que reflejen estas realidades.

*    Se acerca una transferencia masiva de riqueza, y las mujeres latinas deben estar preparadas. A nivel mundial, las mujeres heredarán US$28.7 billones en riqueza intergeneracional en los próximos 40 años. Sabemos que las mujeres millennials se sienten cómodas invirtiendo en otras mujeres de manera filantrópica, pero la pregunta es: ¿cómo hacer la transición de su zona de confort filantrópica a la inversión?

Entonces, ¿cómo aumentamos el conocimiento, la confianza y la cantidad de inversionistas millennials activas en la región de ALC y los guiamos a opciones de inversión socialmente responsables?

La hoja de ruta para el empoderamiento financiero

*    Ofrezcamos mejores consejos financieros y más personalizados, idealmente de asesoras financieras altamente capacitadas (¡y también de hombres!) en ALC, que refuercen que tanto el impacto social como el rendimiento son posibles en las inversiones. Un buen asesoramiento financiero puede ayudar a las mujeres a superar algunos de sus desafíos de riqueza, reforzar su confianza financiera y evaluar mejor el riesgo. Jacki Zehner, de Women Moving Millions, señala que las mujeres responden particularmente bien a un enfoque personalizado del asesoramiento financiero, centrado en el fomento de la confianza.

*    Crear centros de entrenamiento para mujeres que inviertan en ALC alrededor de las redes existentes de mujeres. Debemos crear modelos de construcción de comunidades basados en relaciones que saquen a las mujeres de un formato de “enseñanza” y para fomentar el diálogo entre ellas. Estos grupos pueden ayudar a las mujeres millennial a aprender de sus pares sobre cómo se convirtieron en inversionistas.

*    Alinear productos con potenciales inversionistas mujeres. Hay un número creciente de fondos mutuos y fondos de inversión que están democratizando el acceso a inversiones de impacto y con enfoque de género, aunque la oferta en ALC aún es limitada. Se puede aprender mucho de la accesibilidad de estos vehículos líquidos, con tarifas relativamente bajas y mínimos bajos, como rampas de acceso para millones de inversionistas (hombres y mujeres) que apoyan la equidad de género a nivel mundial.

*    Ayudar a los inversionistas a dar el salto de productos individuales a carteras. Cada vez hay más carteras de enfoques de género más diversificadas para abordar la violencia de género, la falta de representación crónica de las mujeres en el liderazgo y las necesidades de atención médica de las mujeres.

*    Aumentar la investigación de las distintas necesidades y opiniones de mujeres millennials en ALC para ayudar a guiar la creación de vehículos y estrategias de inversión para desarrollar inversionistas en la región. Los datos son increíblemente escasos en ALC sobre el tema y los administradores de activos, los bancos de desarrollo, los asesores financieros y las mujeres inversionistas –entre otros– podrían tener un papel más activo en la recopilación de estos datos para avanzar en este campo.

* Este artículo fue publicado en el blog 
Invest del BID.