•  |
  •  |
  • END

Una frase corriente usada en su momento cósmico y dicha por una persona importante, podría ser de una utilidad enorme.

En la inauguración de la nueva Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de Managua, el presidente Daniel Ortega dijo muchas frases importantes, y queremos referirnos a “disfrutemos la naturaleza”; la señora Rosario Murillo dice que “toda experiencia tiene que tener trascendencia espiritual”.

La acción de disfrutar la naturaleza solemos referirla a contemplar un amanecer o un ocaso del sol, observar las aves volando entre las rocas o árboles de una selva montañosa o nadar en las aguas cristalinas de una laguna o lago, y tantas otras bellezas que nos ofrece la naturaleza. Pero dándole trascendencia espiritual a esa frase, quiero expresarles que también somos naturaleza y somos los hermanos mayores de la naturaleza, como escribiera nuestro excelso poeta Rubén, San Francisco de Asís le dice al lobo: “Paz, hermano lobo…”, también el lobo le habla al Santo: “todas las criaturas eran mis hermanos: los hermanos hombres, los hermanos bueyes, hermanas estrellas y hermanos gusanos”.

Esa condición nos da una enorme responsabilidad sobre el propio cuido y protección de nuestra naturaleza con la misma visión que se está dando en el presente al cuido del agua, a la protección de los bosques, de la fauna y al medioambiente. La salud física y mental de la humanidad del presente se ha vuelto utopías, debido principalmente al comportamiento contra la naturaleza del sistema humano.

La enfermedad se ha convertido en fuente de riquezas para unos que en cualquier tiempo también son atrapados dentro de la misma vorágine de sufrimiento. Pobreza, tristeza y muerte prematura para otros, en cualquier edad del enfermo, que deriva en llantos, trastornos mentales y económicos para la familia, carga para los estados y lo peor, incapacidad de resolver y ser felices. Las personas no pueden “disfrutar su naturaleza”, ¿quién disfruta un dolor de cabeza o con un dolor de cabeza? Menos que podamos disfrutar de un cáncer, el sida, las mutilaciones, el nerviosismo o la locura, por mencionar algunas. El comportamiento ha sido como el de Caín, con los demás, con uno mismo y con la madre naturaleza.

La otra frase expresada durante la actividad fue: “la causa de los problemas del lago de Managua ha sido la contaminación”. Utilizando la ley de la correspondencia, y la analogía, podemos concluir que la causa de la enfermedad es la contaminación y la humanidad se ha contaminado consciente e inconscientemente con las bebidas alcohólicas, el tabaco, las drogas, la alimentación carnívora, las manos sucias, alimentos envejecidos, el café negro, los mismos fármacos, el ruido, la basura, las aguas contaminadas, el aire, las noticias, los prejuicios, los ejemplos negativos, los miedos… y la lista es interminable. Por eso necesitamos tantos hospitales, los que hay no dan abasto, la enfermedad sigue creciendo y no respeta género, raza, religión, médicos, condición social, política y económica, edades, estudios, autoridad, etcétera.

El problema ha adquirido dimensiones colosales. Si queremos disfrutar nuestra naturaleza, nuestro cuerpo y nuestra mente tenemos que eliminar de nuestras vidas la contaminación. Sencillo.

Para eso hay un conocimiento trascendental milenario que siempre ha estado allí, intacto, incólume, soportando los ataques del tiempo, las ácidas pruebas de la seca luz del raciocinio, para beneficio exclusivo de la humanidad: el Yoga, que con sus disciplinas hace que verdaderamente “disfrutes de tu naturaleza” y logres parar la contaminación y revertirla. Disciplinas: Alimentación vegetariana, trabajo honrado, devoción a la Divinidad, ejercicios psicofísicos del Hatha Yoga, servicio impersonal a la humanidad, conocimiento trascendente de la naturaleza, y Mantra Yoga Meditación. El resultado de esas experiencias es más seguridad interior, más nobleza, abandono de los vicios, más amor, más armonía, más paz interior y muchos beneficios que le darán a este pueblo, menos libertinaje, más conciencia, más desarrollo, más tolerancia, más espiritualidad, respeto y dignidad. Es una alternativa única, existe una oleada mundial de aplicación del Yoga, porque realmente está resolviendo. Investiga. El Centro Cultural Yoga Devanand tiene el teléfono 2662451.


*Arquitecto e instructor de Yoga