• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

1. En 1969, el Frente Sandinista (FSLN) presentó su llamado Programa Histórico que entre otros prometía, y cito textualmente a pesar del mal castellano en algunos casos:

2. “El FSLN dará al poder revolucionario una estructura que permita la plena participación de todo el pueblo tanto a nivel nacional como local y garantizará

3. A todos los ciudadanos el ejercicio pleno de todas las libertades individuales a el respeto a los derechos humanos.

4. La libertad de emisión del pensamiento que conduzca primordialmente a la vigorosa difusión de los derechos populares y de los derechos patrios.

5. La libertad para organizar el movimiento obrero-sindical en la ciudad y en el campo, libertad para organizar agrupaciones campesinas, juveniles, estudiantiles, femeninas, culturales, deportivas, etc.

6. El derecho de los nicaragüenses emigrados y exiliados a retornar al suelo patrio.

7. También castigará severamente a los verdugos culpables de perseguir, delatar, ultrajar, torturar o asesinar al pueblo.

8. Privará de sus derechos políticos a los individuos que ocupen altos cargos públicos a raíz de las farsas electorales.

9. Establecerá una adecuada política tributaria, la cual se aplicará con estricta justicia.

10. Realizará un plan de desarrollo agropecuario encaminado a la diversificación e incrementación de la productividad de dicho sector.

11. Garantizará a los campesinos: crédito agrícola oportuno y adecuado; aseguramiento de mercado para sus productos; y asistencia técnica.

12. Extirpará la corrupción administrativa gubernamental y establecerá una estricta honestidad administrativa.

13. Abolirá el contrabando practicado por la pandilla de políticos, militares y extranjeros cómplices del régimen.

14. Terminará con la explotación inicua que ha sufrido la Costa Atlántica.

15. Apoyará la labor de sacerdotes que defienden al pueblo trabajador.

16. Aceptará la ayuda económica y técnica de cualquier país siempre y cuando no implique compromisos políticos”.

17. Estas “promesas” que muchos ilusos y otros no tan ilusos creyeron, fueron una gran mentira. No solo no se cumplieron sino que la actuación de la dirigencia del FSLN fue más bien contraria a lo prometido y los nicaragüenses sufrimos una barbarie desde la mitad de 1979 hasta comienzos de los 1990.

18. El comandante Daniel Ortega, la Dirección del FSLN y sus ministros presidieron 11 largos años oscuros de fusilamientos, encarcelamiento, atropello a los derechos humanos, a la propiedad privada y a la institucionalidad, con divisiones y separaciones de familia, exilio forzado, madres de ambos bandos llorando a sus jóvenes muertos, con un país destruido, confiscaciones para beneficio personal y corrupción que culminó en la vergonzosa piñata.

19. Luego vino el período de gobiernos democráticos iniciado por Doña Violeta, cuando regresó la paz y poco a poco se comenzaron a curar muchas de las heridas de los años oscuros y a construir un país con una incipiente democracia e institucionalidad.

20. Pero, desde el 2007 hemos entrado a un nuevo ciclo de abusos del gobierno presidido por el presidente Ortega, que, particularmente en el ultimo año y medio, incluye, entre otros, irrespeto a los derechos humanos, violencia, represión, criminalidad, encarcelamiento, nuevas madres adoloridas y destrucción de la incipiente recuperación económica, democracia e instituciones.

21. Por eso digo con tristeza que a las promesas se las llevó el viento y fueron traicionadas.

22. La culpa de esta traición la tiene la dirección del FSLN comenzando por el presidente Ortega y sus ministros. Pero el presidente siempre ha sido claro y los que no lo escucharon fue por que no quisieron o se hicieron los tontos. Por otra parte, varios de los que ahora se oponen al presidente Ortega se rasgan las vestiduras, se proclaman defensores de los derechos humanos, de la democracia y de la institucionalidad, y no se responsabilizan del inmenso daño que le hicieron al país cuando estaban en el poder en los 1980’s

23. La traición de los 1980’s fue de la dirigencia del FSLN y en esta nueva etapa del presidente Ortega y sus secuaces.

24. Por otra parte estoy seguro de que hay sandinistas honestos que han resistido la codicia, el poder, y la hipocresía. Sin concordar con algunas de sus ideas mis respetos para ellos.

25. Ojalá que los que tarde o temprano sustituyan al presidente Ortega cumplan lo que prometan.

* El autor es nicaragüense.