•  |
  •  |
  • END

Aquella mañana los caminantes se sentaron en uno de los amplios corredores de “Extremadura” a deliberar sobre el futuro de esta columna, nacida en el 2003 originalmente con el título de “Diálogo de dos ciudades con república en medio”, e interrumpida intencionalmente el 1º de junio de ese mismo año para renacer, hasta nuestros días desde el 18 de agosto de 2005, con el título de “Pláticas de caminantes”. En cómodas mecedoras el de Managua y el de Masatepe, con Watson en medio de ellos echado y rascándose sin parar, muy seriamente decidieron pasar a retiro voluntario al llegar , el jueves 2 de julio del corriente 2009, al hermoso y redondo número de doscientas entregas semanales consecutivas, casi cuatro años después de haberlas iniciado y mantenido con el aliento del público lector. Muchos se volvieron personajes dentro de las pláticas, como doña Tina Brenes fumando sin parar al tiempo de aportar sugerencias; el ya achacoso don Antonio Castillo, patriarca de “Los Rincones”; el también anciano pero siempre pícaro “Bachiller Lora”; el barbero de generaciones Armando Delgado; el embajador William Tapia y el inalterable Roberto Currie, para solo mencionar a algunos de los de Masatepe. Armando Alvarado, “Lagarto Parado”, Bayardo Altamirano, Guillermo Suárez Rivas, Antonio Sanjinés, María López Vigil y ya no digamos doña Dorita y Caresol, caminantes fundadores de pura cepa, en Managua.

“Pero después de tanta agua que ha corrido por este viejo río, hay que hacer un alto y meditar en su ribera, --dijo el de Managua secundado por un nostálgico asentimiento del de Masatepe y Watson-. Transcribir estas pláticas tiene más trabajo que un artículo, ya que lindan con la narrativa, diálogos incluidos. Ingredientes que permitieron mayor agilidad a la hora de ir de un tema a otro, y variedad en los mismos. Pero como yo he sido el amanuense o el coronista que non debe dejar fazer su oficio, he pensado saltar a una forma de opinar más convencional y menos exigente. No me cabe duda de que fue una experiencia enriquecedora y útil el haber auscultado la realidad desde la ficción y viceversa. Las pláticas y sus personajes siempre han sido una realidad ante la ficción que vive el país. Los monarcas son desgraciadamente tan reales como el dinosaurio de Tito Monterroso: Despertamos y todavía están ahí.. La desafortunada existencia de monarcas y/o dinosaurios encuentra su antídoto en la también real pero afortunada existencia de Caresol. Fábulas fueron aquí inventadas e incorporadas para contribuir a comprender la situación inverosímil que padecemos, como la del eterno discurso siempre igual al primero de un rey empecinadamente impuntual, que tiene secuestrado a todo un país que considera su reino y que cree que como el de Dios no tendrá fin.”

“Nosotros --lo apoyó el de Masatepe con sobrentendida representación de Watson-- hemos comprendido y compartimos el hastío del de Managua y solidarios con él también nos retiramos de estas acogedoras páginas, a través de las cuales demostramos que hasta los perros hablan y que Sherlock y Watson dijeron aquí cosas tan inteligentes como las que han dicho los más inteligentes de los humanos.” Interrumpió Watson emocionado: “Debo agradecer con afecto tus palabras, pero no sin dejar de recordar especialmente a nuestro inolvidable hermano Sherlock, fallecido en noviembre del año pasado. La verdad es que su partida nos dejó cojos y que siempre nos hará falta. Aunque fue un Pastor Alemán imponente y galán, tenía una mirada meditabunda pues pensaba como un filósofo chino”. Los de Managua y Masatepe percibieron la humedad en sus ojos, por lo que respetuosamente y para animarse los tres, exclamaron: “¡Elemental, nuestro querido Watson!”.

“Estamos urgidos –para concluir habló el de Managua- de ‘unidad en la diversidad’ para sobrevivir a la cámara de gas en que los politiqueros han convertido a Nicaragua. Vivimos estáticos y todo conduce a un mismo significado. Por ejemplo, en Nicaragua hoy y sobre todo mañana, presidente, primer ministro o rey, es igual a dictador. Esas palabras ya solo sólo son palabras y significan lo mismo. Aquí se ha demostrado que la democracia sólo sirve para hacerse del poder y después abominar de ella. Este país es el paraíso de los políticos con corrupción demostrad quienes, siguiendo el ejemplo del rey, se empecinan en permanecer como momias de los poderes del estado. Porque éste es un país momificado y estancado en el fango de la historia junto con los discursos del rey. Se siente que ya ni caminar ni platicar vale la pena: Montañas enteras despaladas y saqueadas; ríos secos; lagos y lagunas contaminadas; grandes ladrones premiados por voluntad política con indemnizaciones que chorrean sangre; corruptos en el poder se aferran a ser candidatos para continuar en el poder; fraudes electorales y más fraudes a la vista; el cinismo y la calumnia campeando contra los honestos; muerte civil a partidos que no convergen con la gran porquería; rezadores estafados por quienes les ordenaron orar por ‘más victorias’; un kafkiano CUUN de estudiantes que se proclaman cavernarios; pandilleros de abajo contratados por pandilleros de arriba para reprimir; inocentes a la picota, y culpables millonarios ofendidos por la ecuanimidad. El país hiede, y mucho.”


luisrochaurtecho@yahoo.com