• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Primun non nocere (lo primero es no hacer daño)

En el afán de abonar en la mejoría de la salud de nuestros ciudadanos es satisfactorio saber de los avances que cada día se obtienen en las diferentes especialidades médicas y paramédicas. La utilización de los aceleradores lineales en la lucha contra el cáncer, las cirugías mínimamente invasivas que permiten penetrar a lo más profundo del cuerpo mediante instrumentos altamente sofisticados y seguros ( cirugías cerebrales por ejemplo), el control y prevención de enfermedades que incapacitan severamente al paciente y funden a sus familias (vacuna preventiva y terapia curativa del mal de Alzheimer).

Recientemente se ha informado de metodologías novedosas en la enseñanza de la medicina, el uso de simuladores que permitirá aprender, experimentar el necesario proceso del ensayo-error sin arriesgar vidas humanas para obtener destrezas suficientes que permitan atender con calidad y seguridad a los pacientes. Avances de primer mundo en un país considerado el más pobre del continente. Increíble. Alentador.

No hay peros al hablar de la temática de esta reflexión, aunque sí algunas ideas propositivas que pueden servir para racionalizar y optimizar tan extraordinarios logros. Partamos de la premisa urgente que debemos cuidar y utilizar apropiadamente cada oportunidad que se vaya alcanzando. El ejemplo del uso inadecuado del CAT (Centro de Alta Tecnología) del hospital Lenín Fonseca en sus inicios llevó a su desgaste precoz, aunque la experiencia acumulada ha permitido mejorar tal error.

Los servicios públicos y subvencionados (Minsa, INSS), que tienen la responsabilidad de brindar atención a millones de pacientes (a más del 80% del país) basan sus métodos diagnósticos y terapéuticos en normas y protocolos definidos por indicadores objetivos diversos: científicos, de cobertura sobre calidad, de calidad y cobertura, de tipo economicistas (bajar costos para ampliar cobertura) y en el caso de la medicina privada, de conceptos de mercado por encima de los humanistas. Ganancias…Business…. Aunque muy eficientes…debe reconocerse.

Hablar de protocolos y normas obliga a que los resultados finales, las recomendaciones se originen luego de análisis severos, regidos objetiva y científicamente; sin sesgos ni conflictos de intereses políticos, economicistas u de otro tipo. Cada subsistema de atención tiene sus propios criterios, debiendo ser los públicos y subsidiados transparentes y justos, constitucionalmente hablando. Apegados a los derechos humanos universales.

Concretizando, algunos casos frecuentes en la consulta médica son diagnosticados y tratados según normas/protocolos definidos por la Organización Mundial de la Salud, basados en elementos multifactoriales para todos los países. Hipertensión, diabetes, reumatológicos, gastrointestinales, sicosociales, cáncer, neurodegenerativos, etc. Sin embargo, cuántas veces se retardan diagnósticos o se realizan de manera insuficiente y se inician terapias inadecuadas, por razones económicas (obviar procedimientos o dar tratamientos que arriesguen la evolución por ser más baratos). Cuántas veces se omiten interconsultas necesarias con otras especialidades o se prolongan citas, por escasez de tales recursos o exceso de demanda, omitiendo consciente o inconscientemente el equilibrio oferta/demanda que debe existir en las diferentes unidades de salud. Cuántas veces se prioriza lo curativo sobre lo preventivo o de fomento de salud en las estrategias de atención médica. Resulta más costoso curar que prevenir, harto sabido, pero se sigue haciendo de la misma manera siempre. No existen planes o programas para la primera y segunda edad, de cara a tener poblaciones con envejecimiento saludable, física y mental, al entrar a la tercera edad (mayores de 60 años). Hablamos de enfermedades incapacitantes que pueden evitarse: físicas, sensoriales y las más severas, las mentales. De cada 100 adultos mayores, 25 serán sanos, 75 tendrán algún deterioro cognitivo y de ellos 50 posiblemente sean severas, demencias. De los 25 con deterioro cognitivo leve-moderado 5 pasarán a severo al cabo de un año.

Salud para todos.

*Médico.