• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cuando terminen las vacaciones de verano en Europa, nos espera un otoño crucial en cuanto a la cooperación internacional. En septiembre se decidirán varios temas clave en la sede de la ONU en Nueva York.

El centro de atención será la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible que incluyen, por ejemplo, poner fin a la pobreza y resolver los problemas ambientales. También se discutirá cómo financiar las inversiones climáticas que son necesarias para reducir las emisiones y para que los países con bajos ingresos logren adaptarse a un clima más extremo.

En preparación de la apertura de la Asamblea General, los Estados miembros de la ONU han negociado una declaración política sobre la Agenda 2030. Se espera que la declaración se adopte en la Cumbre de Nueva York en septiembre. La agenda es amplia e integral e incluye la sostenibilidad social, económica y ambiental. Sin embargo, la agenda necesita ser inyectada con nueva energía para acelerar el ritmo de implementación. Junto con las Bahamas, a Suecia se le ha encomendado la tarea de liderar las negociaciones y el resultado es un avance importante. En un momento en que necesitamos intensificar nuestro trabajo, hemos logrado que la comunidad internacional apoye varios mensajes importantes a saber:

1. La reducción de la pobreza es fundamental para lograr el desarrollo sostenible. Sin embargo, la pobreza sigue siendo uno de los mayores desafíos globales. La declaración política destaca que la reducción de la pobreza se considera crucial para lograr el desarrollo sostenible.

2. El cambio climático es una prioridad importante. La declaración política afirma que es urgente abordar el cambio climático, y expresa una gran preocupación de que los gases de efecto invernadero globales no estén disminuyendo. La declaración también subraya la preocupación por la vulnerabilidad creada por el cambio climático, especialmente en los países donde parte de la población vive en condiciones de pobreza. Tomar medidas de adaptación es una prioridad inmediata y urgente.

3. El trabajo sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas es primordial para lograr todos los objetivos globales. El trabajo de Suecia para incluir a las mujeres en la agenda de desarrollo ha tenido impacto, a pesar de la resistencia que despierta el trabajo sobre la igualdad de género en muchos países.

El trabajo para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible todavía tiene una serie de desafíos. Si mantenemos el ritmo actual no lograremos, por ejemplo, alcanzar el objetivo de poner fin a la pobreza para 2030. Alrededor de 783 millones de personas todavía viven en la pobreza extrema con menos de U$S1.9 por día.

Todavía hay desafíos importantes en nuestro trabajo ambiental. El último informe de la ONU sobre la biodiversidad indica que, si no actuamos ahora, corremos el riesgo de erradicar un millón de especies como resultado de la influencia humana. El informe afirma que la crisis de la biodiversidad también afecta de una manera determinante nuestra capacidad de mitigar el cambio climático. Se pueden sacar conclusiones similares con respecto a la situación de la vida en los océanos.

Si queremos lograr la Agenda 2030, el mundo debe trabajar en conjunto. Pero desafortunadamente, todavía hay países que se oponen en áreas como el cambio climático y el medioambiente, los derechos de las mujeres y las niñas y la democracia.

También enfrentamos grandes desafíos cuando se trata de financiar la Agenda 2030. La cooperación internacional para el desarrollo está lejos de ser suficiente para alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible a nivel global. La ayuda al desarrollo debe coordinarse y realizarse en colaboración con los gobiernos nacionales, y con los actores privados en áreas donde su capacidad financiera es decisiva.

Ahora tenemos una declaración política global. En un momento de fuertes contradicciones y donde la unidad es crucial, esta es una buena noticia. Ahora estamos trabajando para garantizar que la declaración también sea adoptada por la Asamblea General en septiembre.

La ambición del Gobierno de Suecia es clara. Suecia será un líder en la implementación de la Agenda 2030, tanto en casa como en nuestra contribución a su implementación global. Suecia es y será un modelo internacional para la sostenibilidad económica, social y ambiental guiada por las perspectivas y los derechos humanos de las personas que viven en la pobreza.

Solo nos quedan diez años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los retos son grandes, pero los podemos enfrentar si logramos unirnos. En septiembre, los líderes del mundo se reunirán en Nueva York para discutir varios de los temas más cruciales para nuestro planeta. Es hora de arremangarse, juntar nuestros recursos y trabajar arduamente para crear un mundo sostenible que las generaciones actuales puedan dejar a las generaciones futuras sin avergonzarse.

Ministro de Cooperación Internacional para el Desarrollo de Suecia.