•  |
  •  |
  • END

Créalo, existen fuertes deseos de establecer un territorio con sus habitantes sujetos a un rey, si y es en la Costa Caribe, donde individuos cuestionan las instituciones autonómicas y no a los individuos que la forman, menos aun a los partidos.

Existen decretos cercenando la Región Autónoma Atlántico Norte, también cuestionamientos del consejo de ancianos del norte, y algunos diputados del atlántico norte están solicitando se pospongan las elecciones regionales, con el claro propósito de desconocer las instituciones municipales y regionales.

En cambio, en el Atlántico Sur los pleitos continúan, las acusaciones mutuas persisten, señalamientos que se inclinaron hacia una de las partes en conflictos a cambio de prebendas, cartas pidiendo perdón en un lenguaje detestable, castigos, entre otras acciones.

La comparsa de los bailarines regionales continúa perfeccionándose y danzan al ritmo de los partidos nacionales, por otro lado las purgas y los ánimos por un reino impulsan a los pretendientes a rey a considerar que esta es la coyuntura para lograrlo.

Lo que antes se consideraba el barco común, las instituciones autonómicas, el de los intereses de los costeños, hoy día es sustituido por el interés de un reino, una monarquía y un rey que se ha convertido en la razón de ser de algunos costeños pensando en ser la corte del mismo, créalo, estamos en al año 2009, en el mes de junio, y un nuevo reinado es posible, sí, aquí en Nicaragua, en la Costa Caribe.

Soy de la opinión que las instituciones autonómicas es el barco común, lo que podríamos cuestionar son los concejales regionales no aptos, sin propósitos regionales. No a la posposición de las elecciones regionales, podemos cambiarlos y no debemos esperar hasta 2011.