• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Siempre ha habido un debate de quién establece el precio de mercado. Hay gente que dice que son los asesores inmobiliarios, otros que son los propietarios que venden las propiedades, etc... Pero al final quien establece el precio es el que tiene la plata. Lo mismo pasa con precios de marcas, acciones de mercados bursátiles, mercados inmobiliarios, etc... Siempre se encuentra el mismo mecanismo.

Por ejemplo, cuando las cosas están bien en la economía, y hay muchos compradores en la calle con plata dispuestos a gastar, el vendedor tiene la ventaja. El vendedor puede poner un precio, y muchas veces hay tantos compradores en el mercado que el que esté dispuesto a pagar más por esa propiedad, es quien se la lleva. Los compradores compiten por comprar el bien y ellos mismos acaban estableciendo un precio alto en el mercado, ya que hay más compradores que vendedores y los productos son escasos y los precios empiezan a subir. Esto se llama un “Sellers Market” o el Mercado de Vendedor.

Cuando las cosas están mal en la economía, pues pasa al revés. Hay pocos compradores en la calle y hay mucho producto para escoger. Por lo tanto, el comprador va viendo opciones y ofreciendo precios bajos hasta que encuentra alguien suficientemente motivado o necesitado en el mercado que esté dispuesto en bajar su precio, ya que tiene que vender por X, Y, Z razón. Este se conoce como un “Buyers Market” o el Mercado del Comprador.

Así funcionan los mercados. Hay sus altos y hay sus bajos, y los compradores que están activos en el mercado son los que mueven ese indicador para arriba o para bajo, siempre tomando en cuenta las circunstancias del entorno que motiva a los compradores a meter el acelerador o meter el freno.