•  |
  •  |
  • END

Hago la pregunta en vista de que ya son 30 años en el cual dicho periodo de tiempo solo han sido orfebres de su propios intereses y eso no es ninguna ofensa, si no veamos retrospectivamente cuál ha sido el accionar de ellos , si es que le podemos llamar así, en qué ha consistido su agenda como opositores y cuál como gobernantes en su debido momento, pues si han sido elegidos para cargos gubernamentales o se han ganado el derecho a ser políticos profesionales que respondan y presenten las hojas de trabajo que le soporten haber estructurado una acusa común, que todavía no aparece.

Es difícil encontrar un hoja de vida que ilustre la real y verdadera dimensión de sus hechos; sufrieron de la metamorfosis letal del camaleonismo cromático, es decir, no les importó cambiar de carril sin importarles los principios y valores de sus identificados primarios partidos políticos, para pasar luego a una mezcolanza en donde privaba la capacidad de ser el más agresivo, ya sea por el apellido que llevaba como estandarte o en su defecto cual apacible hombre de esperar y sacrificarse por las causas del pueblo.

¿Acaso no es ésa la respuesta trillada que esgrimen cada vez que le preguntan de su accionar? Y lo triste de todo es la cantidad de tiempo echada a perder y la crueldad con que se han servido utilizando el erario, para pagarse a manos llenas millones de dólares, que desde luego, hubiese servido para construir las miles de escuelas, por ejemplo, que reclaman más de 500 mil niños que no pudieron tener acceso este año, porque jamás pensaron en el futuro de nuestro país, a como es la niñez.

No manejan el consenso, están a la espera de la señal que les dan sin importarles que dicha causa provoque estragos en los desposeídos, incluso de sus mismos partidarios. Si no veamos los niveles de extrema pobreza al que llevaron al país, entregando recursos y vendiendo al mismo Estado, como efecto compensativo de lo que decían los designios de la banca internacional.

A dónde está el político representante de la derecha que diga esta boca es mía: yo respondo por lo que hice y rescatar la dignidad de lo que significa ser político, pero más que eso. La actitud ante la familia y la patria, que demandan criterios de valor necesarios para reivindicar a sus hijos, a sus amigos; ¿o también la ética y corrupción campea solapadamente, haciéndonos los que no hemos hecho nada por lo usufructuado y borrón y cuenta nueva?
Están a tiempo, nada es fácil para nadie, menos para los políticos por el desgaste brutal que llevan como insignias sin rostro, dado que la población reclama una justa oportunidad para sobrevivir y poder salir airosos frente a la descomunal crisis que ya no está apretando y no sabemos hasta donde puede llegar. Sean flexibles, escuchen, dejen la arrogancia y el vicio de la indiferencia. Así no se puede dialogar. Ya no más divide y vencerás. La nación necesita a la izquierda y a la derecha, pero humanizada, consciente de que existen, porque existe un pueblo que sabe quién es quién, es decir, sabe que el pueblo presidente, dice presente con hechos y esfuerzos.


*Docente UNI