• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Millones de personas de todo el mundo tienen acceso a la Biblia Reina-Valera, traducida por Casiodoro de Reina y revisada por Cipriano de Valera (1532-1607), especialmente de España, Latinoamérica y el Caribe y el mundo hispano de los Estados Unidos.

Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera y muchos otros protestantes, particularmente sevillanos, fueron relacionados por la Inquisición como herejes españoles por excelencia.

Reina nació en Montemolín, entonces del reino de Sevilla en 1520, y murió en Fráncfort en 1594.

Reina fue un destacado biblista, predicador, humanista, filólogo y pastor, autor de la primera traducción completa de la Biblia a la lengua castellana. Adicional a ello, es autor de comentarios bíblicos de los evangelios de San Mateo y San Juan publicados en latín en Fráncfort en 1573, un catecismo editado en latín, francés y holandés en 1580 y los Estatutos para la Sociedad de Ayuda a los Pobres y Perseguidos, entre otras obras.

Valera fue un monje Jerónimo, humanista, teólogo, pastor y autor de la llamada Biblia del Cántaro, considerada como la primera versión corregida de la Biblia del Oso de Casiodoro de Reina. Valera además tradujo al español la Institución de la Religión Cristiana, obra cumbre del reformador francés, Juan Calvino.

Reforma protestante en Sevilla

El monasterio Jerónimo de San Isidoro del Campo, en Sevilla, donde habían ingresado Reina y Valera, se convirtió en un foco del luteranismo, lo cual atrajo la atención de la Inquisición que se propuso perseguirlos, así como a otros monjes y personalidades comprometidos al estudio de la teología bíblica de la Reforma Protestante.

Casiodoro se había convertido en el guía espiritual de la comunidad monástica interesada ahora en la doctrina evangélica, movimiento reformador en Sevilla, nutrido por la literatura y enseñanzas de dicha Reforma.

Debido a la represión de la Inquisición, Casiodoro de Reina, Cipriano de Valera y otros compañeros se exilian en Ginebra en 1557 y se unen a la iglesia de los exiliados italianos. Por inconveniencias en Ginebra, Casiodoro se establece en Fráncfort en 1559, uniéndose a la congregación calvinista de habla francesa.

Durante el reinado de Isabel I en Inglaterra (1533-1603), Casiodoro viajó a ese país, siendo electo pastor de la congregación de exiliados españoles. Sin embargo, el movimiento de la Reforma continuaba en expansión en Sevilla, compuesto de centenares de miembros.

A mediados del siglo XVI, la Inquisición confrontó al movimiento, tomando prisioneros a más de 800 luteranos, los que perecieron en la hoguera en el Castillo de Triana.

El 22 de diciembre de 1560 fueron tomados prisioneros 34 protestantes, entre los que figuraban mujeres laicas, monjas, sacerdotes y el prior del monasterio del campo, los cuales fueron ejecutados.

Años después fue tomado prisionero Juanillo Hernández y quemado vivo, después de introducir la Biblia en España y de haberse destacado en un activo promotor de la literatura de la Reforma.

Traducción de la Biblia

Casiodoro de Reina inicia la traducción de la Biblia al castellano durante su estadía en Inglaterra, no obstante, recibe amenazas de muerte de Felipe II, (1527-1598), rey de España, quien designa recursos suficientes para tomarlo prisionero y ejecutarlo, cuyas acciones afortunadamente fracasan.

Ante dichas amenazas, Casiodoro y su familia pasaron 3 años moviéndose entre Fráncfort, Heilderberg, el sur de Francia, Basilea y Estrasburgo, para protegerse de dichas acciones, usando estrategias en la clandestinidad, estableciéndose finalmente en Amberes.

Sin embargo, las acusaciones de herejía y amenazas de muerte no cesaban. No obstante, la traducción de la Biblia continuaba su curso de manera itinerante en un camino de serias dificultades.

Reina estaba convicto de su misión bíblica, poseído de una fe inquebrantable y de un amor que no se acobardó ante las amenazas, puso en manos del mundo hispanoamericano las sagradas escrituras bíblicas en la lengua castellana.

Finalmente, después de tanto sacrificio, durante 12 años de arduo trabajo, la así llamada “Biblia del Oso” fue traducida por su autor, desde las lenguas originales hebreo, arameo y griego, incluyendo los libros apócrifos y examinando traducciones previas a su obra.

Publicación de la Biblia

Después de diversas gestiones, la Biblia de Reina fue publicada en Basilea en 1,100 ejemplares en septiembre de 1569. Para entonces solo estaban disponibles traducciones del Nuevo Testamento por destacados eruditos, como Francisco de Enzinas, Juan Pérez de Pineda y el reformador Juan de Valdés, quien además de traducir los Salmos, Romanos y Corintios, es autor de la significativa obra “Diálogos de la Lengua”.

La Biblia de Reina es una de las traducciones importantes de la Biblia al castellano del siglo de Oro Español. Es evidente que la Inquisición y las autoridades de la monarquía trataron a través de las aduanas y otros medios evitar la introducción de la Biblia de Reina a España, pero el ingenio de la cultura popular expresada en Juanillo Hernández, un converso del protestantismo temprano en España, hizo posible la introducción de la literatura reformada y especialmente de ejemplares de la Biblia de Reina a Sevilla y en otros poblados de la España del siglo XVI.

Las iglesias evangélicas conmemoran en la Plaza de la Biblia en Managua, este 28 de septiembre, el 450 aniversario del importante evento de la traducción de la Biblia al castellano por Casiodoro de Reina.

Asimismo, las iglesias de diversas partes del mundo organizan sus celebraciones para agradecer a Dios el don de su palabra. Como lo hemos afirmado en otros escritos, la Biblia pertenece al pueblo de Dios; pertenece a la humanidad. Es la palabra escrita de Dios que revela la obra redentora de Jesucristo, su amor y su gracia salvífica para todos los pueblos.

La Biblia, asimismo, conlleva la misión de mostrarnos el camino ético hacia la paz, la libertad y la justicia, la plena realización humana en una América Latina sedienta de amor y equidad, en cuyo universo quepamos todas las culturas en pie de igualdad, sin exclusiones.

Rector Universidad Evangélica nicaragüense Martin Luther King, Jr.