•  |
  •  |
  • END

Nacido de un acto ilícito, (no hecho conforme a derecho), el Nuevo Modelo del Despacho Judicial que se empezó a implementar erróneamente en los Juzgados de Managua, ha empezado a funcionar de manera lenta, pero satisfactoria. Carga imperfecciones, fallas humanas y técnicas, pero en lo general considero que ha empezado a funcionar y ya dejó de arrastrarse. Es asunto de tiempo. Personalmente lo repudio por su origen inconstitucional, pero a un año completo del enojo y el choque de cien litigantes contra algunos Magistrados, y guardas de seguridad de Nejapa y Policías, con el forcejeo de una puerta de plywood, la situación ha venido mejorando en la administración de la justicia. Debo dejar claro que de ninguna manera trato de justificarme por los cargos falsos que me imputara la Comisión de Régimen Disciplinario de la CSJ junto a varios colegas. Pero si se tiene coraje para censurar y criticar, también se debe tenerlo para reconocer lo positivo.

Su implementación en Managua fue imprudente, más bien diría temeraria. Estaba fuera de los términos del contrato del BID, pero en muchas ocasiones en nuestro impredecible país, el plomo flota y el corcho se hunde. Apostaron al azar y para mi sorpresa los magistrados que lo implementaron han logrado un buen grado de acierto en lo que muchos esperábamos fuera un rotundo fracaso.

No es un éxito, no pretendo hacer apología de su implementación en Managua, pero cuando observo en los monitores de las pantallas de circuito cerrado de los Juzgados de Nejapa la programación de las audiencias de los juicios; me siento como en los tribunales de los países desarrollados. O en cualquier aeropuerto internacional moderno que anuncia la salida de los vuelos programados con horario de salida, o llegada, nombre de la línea aérea, número de vuelo y puerta de abordaje o salida. En Nejapa aparecen en pantalla, número del caso, Juzgado que lo tramita, hora, lugar y fecha de la audiencia y el delito o falta por el cual se procesa a una o varias personas omitiendo por respeto y derecho sus nombres. Debe asegurarse, sin embargo, el suministro de energía, pues el novedoso sistema depende de ésta para su funcionamiento.

Los expedientes se van formando con los escritos de las demandas presentadas en las numerosas ventanillas de la Oficina de Recepción de Causas y Escritos “Ordice”, ordenadamente, y lo más importante, el sistema de sorteo de juzgados es eficiente, evita la preferencia o amistad entre jueces y litigantes con deficiencias éticas profesionales. No es perfecto, pero es más aceptable que los procedimientos anteriores. Las resoluciones de los jueces son más rápidas, se aceleran los casos y regresa el expediente a una oficina central donde se archivan en cajas numeradas y algunos secretarios se han vuelto eficientes y profesionales. Las notificaciones, sin embargo, se han convertido en un CUELLO DE BOTELLA, pues los notificadores en sus motocicletas no consiguen ubicar las direcciones de las partes para notificarles los proveídos o resoluciones y citaciones de los jueces, por desconocimiento de estos jóvenes que no conocen bien Managua, de los abogados de las partes que omitimos quizás detalles de direcciones, o simplemente por lo intrincado de las direcciones en esta ciudad: De donde fue la Caimana…. De donde fue el arbolito… de la cantina de Chu… del Guanacaste…. o cualquier otra de nuestras folclóricas direcciones.

La oficina de información al público funciona aceptablemente. El mérito está en tres de once ventanillas para abogados, y en los operadores invisibles que alimentan los datos de las computadoras, y en general en todo el personal que nos atiende con cortesía, paciencia y buen humor (a pesar de nuestros enojos, prisas y presiones). La oficina de Divulgación y Prensa nos mantiene informados continuamente con boletines de prensa, aunque a veces no puede justificar desbarros de algunos Magistrados, como el más reciente que suspendía las audiencias de los jueces a los abogados y al público por razón de la Influenza Humana, pero no prohibía a los jueces convocar y hacer comparecer por el imperio de la ley y de su autoridad, a cualquier catarroso que le diera la gana. Esto era a todas luces inconstitucional, pero rectificaron a tiempo y nos evitaron el necesario recurso de amparo por inconstitucionalidad.

Los medios de Prensa son un excelente recurso para ayudarnos a mejorar este modelo, pues como dijo el anciano del Raizón: “Con estos bueyes hay que arar”. Folclórica la expresión, pero acertada para este caso y otros. Entre hombres de derecho, lo correcto es señalar constructivamente y con moderación, y agradecer a este Diario su invaluable contribución a la difusión de información oportuna y opiniones constructivas.