Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

No pretendo hacer un análisis histórico-político del problema palestino-israelí, pero la propuesta del Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, de reconocer un Estado Palestino siempre y cuando sea “desmilitarizado”, es decir, sin ejército alguno, me parece un absurdo de primer nivel.

Salvo la excepción de 24 estados oficialmente registrados en la enciclopedia digital Wikipedia, entre ellos algunos europeos como San Marino y Liechstentein; y algunas islas del Mar Caribe, como San Vicente y Las Granadinas, y San Cristóbal y Nieves, ¿dónde se ha visto que un país no tenga ejército? ¿En qué planeta vive o en qué estaba pensando el señor Netanyahu cuando hizo semejante propuesta públicamente? ¿O es que a alguien con la suficiente inteligencia como para comerse un banano sin pelar se le ocurriría proponer la existencia de un Estado de Israel sin ejército?

La iniciativa del Premier israelí es tan ilusa como insensata. Primero, porque era obvio que la Autoridad Nacional Palestina, ANP, iba a rechazarla; y segundo, porque, repito, ningún mandatario en su sano juicio asumiría tal responsabilidad y condenaría a sus ciudadanos a no tener una fuerza armada que los defienda en caso de agresiones.

Tengo la impresión de que con su oferta tan generosa, Netanyahu busca, más que la paz, una extensión del conflicto en el tiempo, que le garantice un mayor control de los territorios ocupados. De otra manera, no se explica su propuesta. A menos que en el fondo pretenda el fracaso total de las negociaciones.

Siendo así, la otra pregunta obvia es ¿quiere realmente la paz el Primer Ministro Netanyahu o simplemente está presionando para ver qué más provecho puede obtener en una futura negociación? La pregunta puede tener su respuesta en las declaraciones del Viceministro de Relaciones Exteriores de Israel, Danny Ayalon, previo al discurso que pronunció el domingo Netanyahu donde hizo la ilógica propuesta.

En la entrevista publicada en la BBC Mundo, versión digital, se le preguntó al Viceministro Ayalon: El primer ministro Benjamin Netanyahu pronunciará este domingo un muy esperado discurso. ¿Qué cree usted que dirá? a lo cual respondió: “Yo no puedo saberlo, pero estoy seguro que dirá lo mejor para Israel y para el logro de la paz, que no depende, recordemos, solamente de Israel”.

Por supuesto que Netanyahu dijo “lo mejor para Israel” y lo mejor sería, según el Primer Ministro, un “Estado Palestino desmilitarizado”. ¿Y por qué no un Estado Israelí desmilitarizado? Simple, porque resultaría una insensatez; así que básicamente no se puede pedir a otros lo que no estamos dispuestos a hacer nosotros.

Alguien me dirá, pero es que Palestina no enfrenta las amenazas que hay sobre Israel, por tanto la comparación es inverosímil. Entonces les contestaría que basta con tener de vecino a Israel para vivir bajo amenaza. Así que las amenazas, como la verdad, son relativas.