Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Un manto de silencio de proporciones internacionales cubrió la vida y las actividades de los costeños en el año 2007. Acompañaron este feo año que dejamos atrás una gestión gubernamental desconocida, que se preocupó más por tratar de ocultar un cuestionable comportamiento de las autoridades durante el huracán “Félix” (causante de 600 muertos y desaparecidos), que en informarnos de sus aciertos y logros.

Estos terribles y demoledores golpes propinados por la naturaleza y el gobierno nos dejaron un feo año viejo, que se encargó de hacer trizas los sueños y esperanzas que teníamos los costeños. Diríamos que han dejando en sus habitantes y en los del resto del país un sabor y ritmo bastante simple. El slogan aquel del “Gigante que despierta” y que se hizo tan popular antes de los 90, ya dejó de existir. Por ahora la incapacidad mostrada por el gobierno central para al menos darnos a conocer sus intenciones de desarrollo en la zona del Atlántico, podría dar origen a un nuevo y llamativo slogan, con el propósito de que nos animemos en el año 2008. Creo que irónicamente podría llamarse: “Arriba los costeños de Nicaragua”, de esa forma, ese precioso tiempo de un año viejo perdido, y tan valioso como el mismo precio de nuestros recursos naturales y del petróleo, no se repetirá nuevamente. Campantemente inadvertidos han sido para los ciudadanos de allá, como para los de aquí, muchos acontecimientos en las regiones autónomas, sin que nos percatáramos que nuestros hermanos de esas marginadas regiones estuvieron ausentes en la agenda del país.

Borrón y cuenta nueva. Démosle un voto más de confianza a nuestros guías conductores del Pacífico, para que nos apoyen y nos conduzcan, según dicen ellos, por el camino más acertado, que tradicionalmente nos han mostrado. Para quienes no lo conocen, le diremos que es un camino parecido al de los que no miran: ciegos pasando el Niágara, sentados en un taburete, en las tapas de un lagarto. Seriamente la realidad que nos espera para el año 2008 es dura, según las experiencias que nos dejó nuestro presidente Daniel, seguidor del socialismo Chaveta del siglo XXI. En la desunión está la fuerza, de esa forma podríamos los costeños implementar una nueva metodología autonómica, creando y fortaleciendo esa desunión, formando los llamados CPC autonómicos, que podrían estar dirigidos no por los líderes indígenas, sino por sus más experimentados hermanos del Pacífico. De esa manera los principales pronósticos para este año son los siguientes:
La autonomía será auténticamente novedosa, pero estará totalmente dirigida desde Managua. La partida presupuestaria nacional para las regiones autónomas del Atlántico será del 20%... La más alta en toda su historia. Se construirá la carretera, la que quedará lista antes que finalice el año... Se implementará un nuevo decreto llamando a todos los costeños a integrarse a la Policía Nacional y al Ejército de Nicaragua, sin racismo de ningún tipo; si demuestran sus talentos y capacidades podrían inclusive llegar a dirigir estas instituciones. Igual pasará con el resto de las instituciones regionales y nacionales. Los recursos naturales se explotarán racionalmente, encargándose los indígenas de su cuido y los ministerios del gobierno central de su explotación. El modelo que se está diseñando para el desarrollo futuro de los costeños se discutirá en la Asamblea Nacional, en donde se aprobará y se someterá discusión en las regiones autónomas para que se pronuncien a su favor, en caso que los costeños estén en desacuerdo. Se llamará a un referendo en donde sólo participarán los ciudadanos del Pacífico. El Sistema Nacional de Prevención y Mitigación contra Desastre Naturales será reformado antes del mes de junio de 2008, que es cuando se inicia la temporada de huracanes, y las autoridades costeñas serán las encargadas de ejecutarlo, recayendo en ellos la responsabilidad de todas las vidas, pérdidas y daños. Pero serán dirigidos y monitoreados por las autoridades centrales, quienes se responsabilizarán de la distribución de la ayuda. En cuanto a lo social, no sabemos cómo se resolverá, pero por la dispersión, sí estamos claros que cualquier necesidad hay que buscarla en la sede de la Secretaria del gobierno central, en la casa y despacho de la Primera Dama, que según las reformas parlamentarias, o queda siempre de primera dama o de presidente. Todos los pronósticos indican que para la Costa Atlántica tendremos un año blanco o rosado, porque el negro ya lo dejamos, no se olviden, hermanos costeños, que cuando lleguemos por avión, barco o tierra a nuestras tierras, en la entrada de los aeropuertos, puertos y poblados leerán, dándole gracias a la autonomía, el nombre del nuevo año 2008: “Arriba los costeños de Nicaragua”... Daniel es la autonomía.

* Abogado, Notario Público y Coronel®