•  |
  •  |
  • END

Eduardo Montealegre pide al presidente del Perú, Alan García, me declare Non grato, me expulse de este país.

Yo no me inmiscuyo en la política interna de esta hermana República, pero lo haré por una sola vez: Alan García es muchas veces, muchas veces, más inteligente que Eduardo Montealegre. Este pobre hombre no tiene corazón no porque carezca de ese órgano vital y porque lo tenga repleto de odio, sino porque lo escribe con s y sin acento. Montealegre es tartamudo en la elocuencia – a diferencia de Alan García - y así como odia la gramática, odia las buenas causas y todo aquello que se aproxime a ideas progresistas.

Tiene la insensata pretensión de ser presidente de Nicaragua, tan solo porque le chupa el dedo gordo del pie a los sectores más derechistas de los Estados Unidos.

Tan solo esa ambición, es un insulto a Nicaragua y a sus mártires. Yo soy Embajador de Nicaragua en el Perú, pero estoy dispuesto a retomar a mi tierra para luchar hasta el último aliento para enfrentar a este estafador de conciencias y ladrón de los recursos del pueblo nicaragüense. Pelearé para que todos los nicaragüenses lo declaren non grato y lo expulsen de sus conciencias.