• |
  • |
  • END

Revisando algunas investigaciones en una recopilación del Dr. Martin H. Teicher, éste plantea que el abuso puede originar cambios físicos permanentes en el cerebro en desarrollo, sobrellevando iguales cambios psicológicos en la edad adulta, cuando se realiza en la infancia. Éste afirma y yo también en mis abordaje he comprobado que el abuso sexual infantil provoca alteraciones en las funciones y estructuras del cerebro, que muchas veces es muy difícil la recuperación por la implicación que esto lleva cuando no se conoce tempranamente de esta situación es cuando se dan comportamientos o actitudes y se hace una exhaustiva historia de la mujer o hombre.

Esta investigación encontró que las personas adultas que habían sido abusados o abusadas eran más propensos a tener convulsiones epilépticas a causa de cambios en el sistema límbico, porque ésta es la parte que controla las emociones. Muchas veces las convulsiones se ven acompañan de las emociones como ansiedad, miedo, tristeza, vergüenza, cólera, estrés y algunas veces en risa explosiva.

En la consulta los niños y niñas que han sufrido el abuso sexual y se les ha mandado a realizar estudio neurológicos aparecen dos veces la anormalidad en el electroencefalograma, mostrando alteración en la actividad eléctrica del cerebro. En la adultez presentan un desarrollo deficiente del hemisferio izquierdo del cerebro, lo cual origina depresiones y problemas de memoria. Esto en nuestro país está siendo investigado en las diferentes historias clínicas que se han hecho abordajes a mujeres y hombres que llegan a la consulta y se reconstruye su historia de la infancia.

El abuso sexual afecta el desarrollo del puente que tiene que existir para la atención, aunque no siempre la desatención en las niñas y niños es de orden neurológico, sino más bien es la alteración de emociones que se encuentran afectando su cerebro. La desatención fue el factor más probable de déficit de desarrollo del puente en los niños, por ahora estamos siendo mas cuidadosos y cuidadosas las y los profesionales de la salud mental porque esto tiene un proceso investigativo en nuestras atención para poder descartar causas y consecuencias en la actualidad o en la edad adolescente o adulta del ser humano.

Todo esto me ha llevado a hacer un equipo interdisciplinario o atención más integral con otros profesionales de la medicina para poder investigar el trauma, pues el abuso sexual origina un sinnúmero de efectos, entre ellos cambio en hormonas y neurotransmisores, sustancias químicas liberadas por las células cerebrales que influyen en el desarrollo de regiones vulnerables del cerebro en cada uno de las sobrevivientes del abuso.

El abuso sexual en etapas tempranas de la vida produce cambio en el cerebro en desarrollo, entonces estemos alertas ya que no solamente afecta la forma en que enfrentan la vida en la adultez, porque muchas veces he atendido una epilepsia que ha sido originada por un abuso en la infancia.

Esto nos alerta que debemos atender como especialidad el ABUSO SEXUAL, ya que muchas veces ha sido silenciado cuando ocurre, dejando graves secuelas.

Algunas recomendaciones a tomar en cuenta con los y las niñas y niños es que estemos pendiente cuando este tiene dificultades en el aprendizaje, nerviosismos ante determinados autoridades, expresa indiferencia ante acciones de los mismos de su edad, es temeroso, retraído, pocas relaciones entre sus pares, dolores de cabeza, temblores en partes de su cuerpo, sueños nocturnos.

Si esto está pasando cuando nos llega un niño, niña, adolescente a las consulta, a mis colegas les sugiero volver a la historia de la infancia porque muchas veces tendremos que aplicar técnicas para apoyar a nuestro usuario /a.

Mi practica de poder ir construyendo la historias es ir a los primeros años de vida porque muchas veces ahí esta el problema, donde los usuarios y usuarias colocan una barrera del recuerdo que se desea borrar y produce entonces lo que el Dr. Martin H. Teicher investigó, la alteración de las cargas electromagnéticas en el cerebro al hacer el esfuerzo por tener oculto este hecho en su historia infantil.

En la práctica me he dado cuenta que el motivo de la consulta no solamente es física, por ejemplo la migraña, dolores de cabeza, etc. tienen un alto componente emocional afectando sobre todo una de las funciones mentales como es el pensamiento el cual es reprimido como un mecanismo de defensa ante el abuso sexual.

El abuso sexual es complejo, nuestro reto como especialistas es hacer un acompañamiento integral de tal forma que con el apoyo de diferentes disciplinas contribuyamos para que la recuperación de las sobrevivientes sea efectiva.


*Psicóloga.

chilomaria@gmail.com
Movimiento contra el Abuso Sexual - Nicaragua
hablemosde.abusosexual@gmail.com