• |
  • |
  • END

En términos de la economía global, a lo largo de los últimos años, China y Estados Unidos (EU) han sido compañeros de baile. Los productos manufacturados de China se venden a los consumidores norteamericanos y China presta dinero a los EU para mantener el ritmo de consumo de los ciudadanos norteamericanos. Éste ha sido el baile de la economía global a lo largo de los últimos años. Sin embargo, debido al colapso del crédito del consumidor estadounidense, las industrias de exportación chinas están sufriendo. Creo que va a haber una lucha muy fuerte en China entre dos corrientes de liderazgo distintas, aquellos que piensan que el país tiene que volver a centrar su crecimiento en la demanda interna y aquellos que apuestan por esperar a que pase la crisis y los consumidores de EU vuelvan a comprar cosas.

China se encuentra en esta encrucijada: o intenta recuperar y motivar una demanda interna o sigue jugando el rol de exportador de productos de bajo precio y basando su economía en las exportaciones. Pienso que esto va a ser una batalla política muy importante en China porque la transformación no llega sólo afirmando que vas a estimular la demanda interna, tienes que crear nuevas estructuras, que los campesinos tengan una renta, tienes que cambiar todo el patrón de agricultura subordinada a la industria. China puede elegir entre dirigirse por un camino de desarrollo sostenible basado en una distribución interna de la renta o continuar por el mismo camino asociándose a los grandes poderes económicos, convertida en la mayor fábrica del mundo y el prestamista de enormes cantidades de dinero al Norte.

El Banco Mundial estima que el PIB global caerá el -2,9% este año 2009, en lo que supone la primera contracción desde la II Guerra Mundial. El comercio mundial descenderá un 10%, una tasa desconocida en décadas. Los países en desarrollo apenas crecerán el 1,2% en 2009, muy lejos de las cifras de los últimos años. Y si no se cuenta a China e India, el mundo en desarrollo no escapa a la recesión, con un retroceso del -1,6%) que arrastrará a miles de personas a la pobreza. Con esos datos, la crisis social está a la vuelta de la esquina: el desempleo
lleva meses aumentando en los países industriales
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que la economía de la eurozona caerá más de lo que habían previsto en noviembre 2008 con un desplome de su PIB del -4,8% este año 2009, frente al dato anterior del -3,5%, debido a que “no hay todavía signos de recuperación visibles”. Además, añade que cuando llegue será lenta a causa del elevado desempleo y, por este motivo, adelanta que permanecerá estancada el próximo año 2010, mientras el pasado otoño auguraba un crecimiento del 0,8%. Por el contrario, el organismo ha revisado al alza sus proyecciones para EEUU, donde espera una contracción del (-2,8%) en 2009 y un ascenso del 0,9% en 2010.

En EU, cientos de miles de empleos se eliminan cada mes. La cantidad de trabajadores desempleados o subempleados ha aumentado en 10 millones en solo un año, llevando el total a 24 millones. La tasa oficial de desempleo es 9,4% y en muchos estados sobrepasa el 10%. El desempleo real es mucho mayor de lo que las estadísticas oficiales indican. Millones de trabajadores se encuentran en la misma situación: sin empleos estables y buenos salarios, no pueden pagar las hipotecas sobre sus casas, las tarjetas de crédito, los gastos médicos de sus familias, la educación para sus hijos u otras necesidades básicas de la vida cotidiana. A medida que la crisis se ahonda, las empresas obligan a los trabajadores a aceptar reducciones adicionales en sus salarios y beneficios de empleo.

La OCDE reconoció en la edición de 2007 del estudio sobre las pensiones que su cuantía se redujo en un 25% en dieciséis años y que ese hecho arrastró a una pérdida de salario de los pensionistas de entre un 32,5% y un 41%, según los diferentes países. Sólo en el último período cayó en torno a un 12,5% por el efecto de la crisis, que ha reducido el patrimonio de los fondos de pensión en un 23%. En la nueva edición del estudio, confirma que un 13,3% de media de quienes perciben pensión se encuentran en situación de pobreza, a pesar de vivir dentro de los treinta países que componen el club de las economías más desarrolladas del mundo. La horquilla de la desigualdad y la pobreza va del 45% de los pensionistas de Corea del Sur hasta el 2% de Nueva Zelanda y de Holanda. La OCDE defiende los fondos de pensiones privados, pero en 2008 perdieron un 23% de su capital, por lo que admite que el sistema público es más eficaz ante la crisis.

Los 16 países que comparten el euro hasta ahora aprobaron ayudas al sector bancario del área equivalentes al 36,5 por ciento del PIB, del cual sólo se ha usado un 11,1 por ciento del PIB, precisó un Informe de la Comisión Europea. La asistencia se da bajo la forma de inyecciones de capital, garantías sobre los pasivos bancarios y alivio sobre los activos tóxicos, entre otras medidas. Parte de los fondos nunca sería recuperada, mientras que otra ayuda sí podría ser recuperada. La experiencia muestra que la tasa de recuperación es menor al 20 por ciento del efectivo gastado, según el informe. En toda la UE, conformada por 27 países, el apoyo público al sistema bancario suma un 46,3 por ciento del PIB, con sólo un 12,8 por ciento usado.

América Latina creció un 4,8% en 2005, un 5,6% en 2006, un 5,7% en 2007, y un 4,6% en 2008. A consecuencia de una crisis que no generó, sino de la que es una víctima más, sus economías decrecerán en 2009 un 0,3% según Cepal o un 0,6% de acuerdo al Banco Mundial. Será una caída muy fuerte. Se está produciendo por diversas vías. Las exportaciones cayeron. Los flujos de inversiones pueden caer a menos de la mitad en este año. El turismo está siendo afectado. Están bajando las remesas migratorias. Son del 18% al 24% del Producto Bruto de Honduras, Guyana, Haití, Jamaica y El Salvador, y del 6,6% al 12,1% del de Nicaragua, Guatemala, República Dominicana, Bolivia y Ecuador. Se redujeron en el último año un 8% en Guatemala, y un 11% en México.