• |
  • |
  • END

Hoy martes 30 de junio finaliza el año fiscal 2008-2009, motivo suficiente para que antes de presentar la Declaración Anual del Impuesto sobre la Renta –obligación que debe cumplirse durante el trimestre julio-septiembre del corriente año– los contribuyentes cierren filas internamente en una suerte de autoevaluación tributaria. A continuación sugerimos tres líneas concretas en apoyo a este objetivo.

1. Acciones preventivas. El llenado del formulario de Declaración Anual del IR implica un delicado proceso fiscal-contable cuyas acciones preparatorias resultan esenciales. Aquí algunas tareas puntuales de ineludible ejecución:
* Seleccionar cuidadosamente los ingresos no constitutivos de renta preceptuados en el artículo 11 de la Ley de Equidad Fiscal, para luego incorporarlos en el renglón 18 del formulario de Declaración Anual del IR.

* Analizar las cuentas de activo en moneda extranjera, o pactadas con mantenimiento de valor, y el diferencial cambiario de los préstamos u otros pasivos imputarlo al activo si existe; caso contrario, registrarlo como pérdida cambiaria.

* Justificar y respaldar las pérdidas provenientes de malos créditos, o ajustar la provisión de cuentas incobrables.

* Practicar inventario físico de las mercaderías en el caso de las empresas dedicadas a producirlas o comercializarlas, elemento básico para establecer la renta neta.

* Notificar a la DGI los activos sujetos a depreciación acelerada incluidos en la declaración, y constatar la actualización del registro autorizado por el fisco.

* Cuantificar los anticipos mensuales del IR para restarlos del IR anual a pagar, y al incorporarlo en el renglón 44 del formulario debe corresponder con lo registrado por las Administraciones de Rentas.

* Crear o ajustar, según el caso, la reserva por indemnización laboral de los artículos 45 y 47 del Código del Trabajo. Este beneficio fiscal de singular importancia, en ocasiones resulta descuidado o poco aprovechado en el quehacer impositivo de las empresas.

* Recordar que en el caso de retenciones a no residentes cuyo entero se omita realizar ante la DGI, automáticamente se convierten en gastos no deducibles.

* Respaldar los honorarios por servicios profesionales mediante la constancia de retención y, según el caso, con el respectivo contrato o factura y/o el producto final del trabajo (documento, planos, etc.).

* Registrar y documentar los costos y gastos ocasionados durante el año fiscal, aunque vayan a ser pagados en el siguiente período.

2. Deducciones de la renta bruta. Tomadas las anteriores previsiones, el contribuyente se encontrará en mejores condiciones técnicas para aplicar las deducciones de ley, entre otras:
* Las indicadas en los artículos 12 al 14 de la Ley de Equidad Fiscal y artículos 23 al 33 del Reglamento.

* El traspaso de las pérdidas de períodos anteriores, que puede efectuarse hasta tres años después de haber sido originadas.

* Las cuotas de amortización o depreciación, según el artículo 19 de la Ley de Equidad Fiscal y artículos 57 al 59 del Reglamento.

* Los montos pagados en concepto de Impuesto Municipal sobre Ingresos e Impuesto sobre Bienes Inmuebles, ya que también son deducibles de la renta bruta.

* Las ganancias o pérdidas monetarias resultantes del diferencial cambiario, conforme el procedimiento establecido en el artículo 9 del Reglamento de la Ley de Equidad Fiscal.

* Recuérdese que también aplican las deducciones existentes en leyes particulares relacionadas con la actividad de la empresa (forestal, turismo, minería, etc.).

* La exploración del total de deducciones debe rematar con el repaso de los gastos no deducibles indicados en el artículo 17 de la Ley de Equidad Fiscal, los cuales deben integrarse en el renglón 33 del formulario e incluirse en la respectiva conciliación fiscal.

3. Mucha atención. Aconsejamos afinar el lápiz en la defensa de derechos tributarios específicos contenidos en la Ley de Equidad Fiscal. Veamos algunos:
* Las personas jurídicas sin fines de lucro (ONG) deben presentar Declaración Anual del IR, aunque por ministerio de ley no les corresponde pagar dicho impuesto.

* Únicamente los trabajadores que laboraron durante el período fiscal para más de un empleador están obligados a presentar la Declaración Anual del IR.

* En el caso de asalariados con ingresos variables (sueldos pactados con mantenimiento de valor o vendedores que ganan por comisión, entre otros), la sumatoria anual de las retenciones efectuadas por el empleador debe coincidir exactamente con el cálculo anual del IR a pagar; de no ser así, cabe la devolución de lo retenido en exceso conforme al artículo 69 del Reglamento de la Ley de Equidad Fiscal.

* Del saldo a favor del contribuyente que resulte de la Declaración Anual del IR, puede solicitarse a la DGI su compensación o devolución.

* En nuestros seminarios del IR ofrecemos aportes de funcionarios del Despacho Báez Cortés & Asociados y del Instituto Nicaragüense de Investigaciones y Estudios Tributarios (INIET). Tres de ellos hoy compartimos: a) “Evite reparos del fisco a los préstamos e intereses”, Msc. Benjamín Hernández: www.ccpn.org.ni/inf.htm. b) “La cotización obligatoria del INSS no abarca al trabajador independiente”, Msc. Ivania Cantillano: www.elnuevodiario.com.ni/opinion/30594. c) “Urgen propuestas tributarias de impacto social”, J.F.Báez: www.elnuevodiario.com.ni/opinion/11983.

Rompiendo mitos. Precisamente en razón de la crisis global de la economía que impacta en instituciones y empresas, es imperativo apoyarse en cuanta base técnica y jurídica sea posible con vistas a garantizar el máximo ahorro impositivo del IR. Estas medidas de seguridad tributaria no son patrimonio de expertos ni de la DGI. Cada gerente, director financiero, joven emprendedor, contador o asistente de contabilidad, es capaz de resolver estos desafíos si se lo propone.