•  |
  •  |
  • END

Durante el primer semestre de mandato del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, la política exterior norteamericana ha sido exitosa. El conflicto palestino-israelí y la posición de la casa blanca, la retirada de las derrotadas fuerzas de ocupación yanqui en Irak, el impulso diplomático brindado a la OEA y la ONU, así como las negociaciones con el presidente y el primer ministro de Rusia para la reducción de los arsenales nucleares constituyen, entre otros, los elementos exitosos de esta política internacional y por ende de relaciones exteriores de USA. Nadie puede negar la experiencia política de la ex senadora Hillary Clinton, quien cuenta con asesoramiento del “buenazo”, aunque asesino del pueblo yugoslavo Bill Clinton.

Sin embargo, toda esta política exterior exitosa ha quedado manchada, está en tela de duda por la posición adoptada ante los gorilas militares y los empresarios reaccionarios y fascistoides de Honduras quienes, cínica, y descaradamente, arremeten brutalmente contra el presidente constitucional de esa “banana republic” y lo envían al exilio. Tomar la decisión de sentar en una mesa de negociaciones al presidente Mel Zelaya y a Goriletti Micheletti es, simple y sencillamente, avalar el golpe de Estado al reconocer facultades del presidente de facto, las cuales no tiene.

No obstante, lo que llama poderosamente la atención es la decisión del presidente Arias de aceptar ser mediador por mandato expreso del Departamento de Estado. Obviamente que Costa Rica es ajena al conflicto por no pertenecer al ALBA y, por lo tanto, es un buen interlocutor, pero su papel no es avalar como lo está haciendo el golpe de Estado al recibir a Micheletti como “jefe de Estado”. ¿Constituye el presidente Arias la dama que necesita USA (El Rey) para presionar y desmantelar el ALBA en Centro América argumentando la injerencia y dominación Chavista en la subregión? ¿Por qué Arias no pertenece al SICA, mucho menos al ALBA aunque es observador de este último? Inclusive, mantiene una posición de menosprecio ante las sesiones de trabajo del Sistema de Integración Centroamericano, expresando que son reuniones huecas, aburridas, sin sentido y con acuerdos nada objetivos. ¿Constituye esta mediación su primera tarea encomendada por USA como actual presidente pro témpore del SICA?.

El papel protagónico con el plan de Esquipulas I y II fue para golpear a la Revolución Popular Sandinista por encargo del inefable Reagan. ¿Piensa don Oscar que su tiempo ha llegado para protagonizar el desmantelamiento del ALBA mediante, aunque no lo exprese, su alianza ideológica con los golpistas hondureños?
Para nadie es un secreto el alineamiento de Arias y Costa Rica al amo imperial. Dentro del tablero del ajedrez político Arias está desempeñando el papel de dama teniendo como torres al congreso y corte suprema catracha, y como alfiles, a los grupos empresariales y latifundistas, siendo los peones, la soldadesca represiva, asesina y criminal del pueblo hondureño, subordinados a los movimientos del rey USA.

El departamento de Estado debe tener una posición más enérgica congelando las cuentas bancarias, residencias y empresas que los gorilas tienen en USA y retirando a su embajador. Contrario a esta enérgica decisión han optado por jugar con el tiempo, que poco a poco vayan disminuyendo las movilizaciones y manifestaciones del pueblo hondureño, que poco a poco disminuya la presión y apoyo internacional. Todo parece indicar que estas orientaciones se han trasladado a la OEA porque las presiones diplomáticas que deben hacerse para reinstalar al presidente Zelaya una vez suspendida Honduras, según la carta democrática de este organismo, no se han realizado. Es más. El papel beligerante, decidido y categórico del secretario general José Miguel Insulza, mostrado en los primeros días del golpe se ha apagado, desapareció del panorama después de su llegada a El Salvador.

Nuevamente insisto en que el golpe de Estado en Honduras es una señal directa y alarmante para los países del ALBA. La cadena se rompe por el eslabón más débil: Honduras. Deben ser los países de la Alianza Bolivariana, quienes deben retirar al personal diplomático acreditado en el hermano país catracho, romper relaciones diplomáticas con Goriletti no sólo el ALBA, sino los países aglutinados en Unasur, Caricom porque aunque parezca insensato decirlo, en Honduras se juega el futuro del ALBA y las transformaciones económico-sociales, culturales y espirituales de las cuales, hoy gozan y se benefician nuestros pueblos pobres y explotados por la bota yanki.

El reto está planteado. Sobrevive el ALBA o Estados Unidos impone su agenda de dominación en el Continente como lo ha hecho por siglos desde la promulgación de la Doctrina Monroe .

Los pensadores gringos lo han expresado. “Nosotros no tenemos amigos, sólo tenemos intereses”. Además, no debemos olvidar la doble moral que históricamente ha tenido la élite política gringa en las negociaciones sobre determinados temas o situaciones presentadas. Honduras no escapa a esta doble moral porque es parte de la conducta y comportamiento político de USA en las relaciones internacionales.


*Periodista, docente UPF San Carlos, graduado en Ciencias Sociales en la ex – RDA.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus