•  |
  •  |
  • END

Mucha agua ha corrido bajo el puente de la autonomía universitaria en esta casi bicentenaria casa de estudios de la UNAN-León, pero últimamente no ha sido agua transparente y admirable, han sido riadas de lodo sucio y desperdicios que son abastecidos desde los pozos más oscuros de un pasado repudiable por la sociedad universitaria.

Todavía resuenan en la historia los ensordecedores disparos de los fusiles Enfields y Garands que disparaban en contra de una marcha pacífica de estudiantes, su único delito era pensar distinto al régimen y tener la inteligencia para protestar en contra del sistema, tras esa lucha se vino consolidando esa conciencia hasta tener el valor de retirar un medallón del sanguinario dictador del propio paraninfo universitario, ese fue el gesto que marcó el inicio de la defensa clara de las ideas y no permitir que nada ni nadie, mucho menos un partido en el gobierno tratara de intervenir en la vida universitaria imponiendo con la fuerza del poder desmesurado el culto a la imagen de su líder.

Nuestra universidad ha sufrido mucho en los últimos años, la despartidirización que habíamos logrado hace unos años ahora se ha venido destruyendo de una forma institucionalizada, la autonomía implica el respeto a las ideas de las personas, todos los miembros de nuestra comunidad tienen el sagrado derecho de militar o no en un partido político, pero de ahí a tratar de imponer a punta de chantaje y amenazas a que nuestros trabajadores y profesores se dejen imponer el carnet del partido en el gobierno es un crimen a la autonomía universitaria, y reitero que cada quien es libre de pensar en su opción política partidaria siempre y cuando no atente contra el derecho de quienes criticamos al sistema, nuestro Estatuto Universitario es claro en ese sentido, en las faltas muy graves se establece como un delito muy grave realizar y desarrollar dentro de la Universidad actividades político partidarias, entonces le corresponde a las autoridades universitarias hacer cumplir las normas que ellos mismos han promovido y promulgado.

Desde el año pasado ha repuntado la violación a la autonomía, la ilustre Casa de protocolo de la Universidad se ha convertido en un cuartel partidario, las propias autoridades se encargan de hacer las invitaciones formales para acudir a sendas reuniones con almuerzos incluidos y escuchar de forma casi obligada las orientaciones del señor Lenín Cerna, quien ahora se pasea por los pasillos universitarios casi al mismo nivel de un Rector partidario, ya son varias reuniones de ese tipo, en ellas , la última para ser específico realizada hace muy pocas semanas, se vino a bendecir partidariamente a los candidatos oficialistas a ocupar los puestos de coordinadores facultativos del Sindicato de los Profesionales de la Educación Superior SIPROES-ATD, como si de una campaña electoral nacional se tratara, ¿con qué descaro se trata de intervenir en nuestros asuntos internos y con qué complacencia han actuado las principales autoridades y actuales líderes sindicales, quienes también en una actitud servil se han prestado a semejante barbarie en contra de la memoria de los mártires del 23 de julio?
¿Quién les ha dicho a estos señores emisarios del odio y el terror que pueden convocar a los profesores universitarios y llamar “enemigos” a quienes presentamos otra opción sindical alejada del servilismo y la traición a sus propios agremiados?
¿Eso es defender la autonomía por la que murieron los estudiantes del 23 de julio? ¿esa es la universidad que queremos heredar a nuestros hijos?, es lamentable que los actuales dirigentes del CUUN que con una campaña bien financiada ya sabemos todos por quienes, vendieron la promesa de una plancha de tolerancia y unidad, se autollamaban “todos” sin aclarar que eran todos los que pensaban como ellos o sus jefes partidarios, toda una retórica de campaña que se fracturó irremediablemente cuando le “prohibieron” presentar su libro al escritor Sergio Ramírez en el paraninfo que es de todos nosotros, ¿esa es la dirigencia estudiantil que merece llamarse herederos de los mártires del 23 de julio?, les pregunto a mis colegas profesores: ¿si se sienten en estos momentos en la libertad de expresar sus ideas, criticar al sistema, al gobierno, a las autoridades universitarias sin temor a ser despedidos? ¿No sienten temor que todas las críticas en la actualidad se hacen de manera clandestina sabiendo que en estos momentos sus representantes gremiales ante los diferentes consejos facultativos y universitarios se pueden convertir en sus propios verdugos?, si estoy mintiendo entonces que me repudien mis estimados compañeros, pero esa cruel realidad que vive nuestra universidad debe terminar de una vez por todas, debemos acabar con el terror y el miedo sin importar que vengan cien ex jefes de la seguridad del Estado, ¿dónde han quedado nuestros valores, nuestros títulos, nuestra experiencia y prestigio académico?
¿Qué le vamos a heredar a nuestros hijos, el lamento de no haber movido un dedo para defender la autonomía si hace cincuenta, treinta y veinte años tuvieron el valor de ofrendar sus vidas por la libertad que ahora nos quieren robar a la fuerza?
Ha llegado el momento histórico de defender la autonomía universitaria con el voto docente, en las últimas elecciones facultativas la inmensa mayoría de profesores universitarios se ha decidido en votar contra los candidatos oficialistas, porque saben el fondo que ellos sólo obedecerán órdenes de quienes están fuera de la universidad y con ello pueden traicionar a sus propios afiliados, claro que hay sus excepciones en estos casos, la mayoría ha votado por el cambio, por los candidatos que verdaderamente defienden beligerantemente la autonomía que tanto ha costado a esta noble comunidad.

Estamos a punto de transformar el rumbo de la universidad, estamos ante una oportunidad histórica, las elecciones del ejecutivo del SIPROES en nuestra universidad nos permiten votar entre el continuismo y más de lo mismo o entre la opción de la autonomía universitaria, no nos debemos a ningún partido político, sólo a las ansias de justicia y de dignidad de nuestros profesores, como sus futuros representantes ante el Consejo universitario les garantizamos que no seguirán pisoteando la autonomía universitaria, no vamos a permitir más humillaciones y chantajes a nuestros colegas docentes, no vamos por la confrontación, pero sí por la firmeza de defender a nuestros agremiados y que nadie se sienta amenazado de ser despedido por el simple hecho de ejercer el sagrado derecho a expresarse y no aceptar un carnet partidario para mantener su puesto de trabajo.

El mejor homenaje que podemos rendirle a los mártires del 23 de julio es expresando nuestro rechazo a la violación de la autonomía y el atropello a la dignidad universitaria, nosotros les estamos ofreciendo esta opción cívica, sin violencia, sin amenazas, sin halagos, sin condiciones, sólo estamos ofreciendo la libertad de pensamiento sin el terror de ser descubiertos haciendo críticas a nuestra propia forma de gobernarnos, yo ya voté por la autonomía, está en sus manos cambiar las cosas, o lo hacemos votando por la autonomía, o sólo nos quedará el lamento de soportar el yugo que ustedes mismos se dejen imponer por los emisarios del terror y el revanchismo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus