•  |
  •  |
  • END

Los 30 años desde el derrocamiento de la familia Somoza del poder en Nicaragua y el ascenso del sandinismo al poder, el 19 de julio de 1979, fue una celebración que se destacó por los siguientes asteriscos:

1.- El gobierno sandinista celebró solo. No llegaron los presidentes Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Hugo Chávez (Venezuela) ni Raúl Castro (Cuba). Ni Mel Zelaya, que ahora pernocta en Managua estuvo para la ocasión. Llegaron delegaciones de bajo nivel y coincidieron en condenar el golpe de Estado sufrido por Zelaya hace un mes.

2.- Se pasó lista, como en aquellos tiempones. Los toldos por donde tenían que pasar los trabajadores de la Dirección General de Ingresos, DGI, y Empresa Portuaria Nicaragüense, EPN, para registrar su asistencia al acto celebrado en la Plaza de la Fe (donde Juan Pablo II machacó su crítica a la “larga noche oscura” (el primer gobierno sandinista, 1979-1990) recordaron épocas idas y que parece han cobrado nueva y fuerte vida en los últimos años.

3.- Daniel también canta. Durante la campaña electoral el comandante Daniel Ortega fue puesto a bailar en 2006, durante un acto que incluyó limpias y danzas litúrgicas de pueblos originarios. En una de ellas, el ahora Presidente intentó hacer la danza... pero, qué va! Esa no es una de sus gracias. Ahora, este 19 de julio de 2009, Rosario Murillo lo contagió y nos ofreció su versión de algunas canciones populares de los revolucionarios años ochenta... pero, qué va! el canto no es -- tampoco -- una de sus gracias.

4.- Un acto de Daniel al mediodía!!! Desde hace buen rato, Daniel Ortega sólo aparecía por las noches. Lo que dio pie a rumores de que está afectado por una condición de salud que le impide exponerse a los rayos solares y al calor de Managua. Pero este 19 de julio, Daniel apareció con las mangas de la camisa blanca de cuello chino a medio camino, sin su usual chamarra con el zipper subido hasta el cuello. ¿Por qué? Austeridad, anunció Rosario Murillo, la mujer que controla tanto en el gobierno. Pero en un país donde la desconfianza y la teoría de la conspiración están a la vuelta de la esquina, mucha gente se pregunta la razón verdadera para celebrar tan temprano el asunto. No creen la explicación de “la Compañera”.

5.- Una oportunidad discursiva desperdiciada. Tal vez uno esperaba demasiado. Por lo menos yo, quería oír cuál era el balance que “la evolución de la revolución” hacía de 30 años de sandinismo en la legalidad. ¿En qué se ha avanzado? ¿En qué no? ¿Cuáles son las debilidades a vencer y los retos a enfrentar? ¿Cómo están la nación, la sociedad, el país nicaragüense? ¿Treinta años después, que ha pasado con el FSLN? ¿Seguirá siendo verdaderamente revolucionario o se ha convertido en un partido electoral tradicional? ¿Cuál es la estrategia para frenar y revertir la profunda crisis? ¿Habrá más confianza y bienestar con un FSLN fortalecido desde el gobierno y un PLC cada vez más zancudo? ¿Hay chance para un nuevo pacto social en una Nicaragua donde casi todo está desfondado? Nada de eso. Daniel habló de Honduras -- otra vez --, de la nefasta influencia yankee en la zona -- otra vez -- y luego, la gran novedad que no lo era: vamos a un referendo (concepto que ya está incluido en la Constitución), pero antes a una reforma de la Constitución Política. Y la oposición ya le respondió: ¡Esta, dijo Mena!

6.- ¿Nicaragua es o no país libre de analfabetismo?- Dicen que lo dijo -- aunque quien habló algo de ello fue Rosario Murillo -- y otros alegan que no. Lo cierto es que un anuncio publicitado por meses y meses en medios oficiales y oficiosos, y a través de los voceros gubernamentales, no se dio. Días antes, el Ministro de Educación dijo que se había superado la meta. Las radios del gobierno anunciaban el avance imparable de la guerra contra el analfabetismo. Pero el presidente Ortega no dedicó tiempo a un tema que es insignia para este gobierno. Ahora algunos en el gobierno dicen que Daniel sí habló del tema. Pero otros, también del gobierno, dicen que están alegres que no lo haya hecho para que sí lo haga en otra fecha propicia. ¿Tal vez el 23-24 de agosto?

7.- Hay oligarcas que no son enemigos.- Luego de recordar a Camilo Zapata (inventor del Son Nica), Rafael Córdoba Rivas (viejo roble del Conservadurismo realmente anti- somocista) y Alexis Argüello (Tri-campeón mundial de boxeo), el presidente Ortega se mostró muy elogioso hacia Carlos Pellas (Grupo Pellas y American Nicaraguan Foundation), Ramiro Ortiz (Hotel Convento San Francisco, León, y Fundación Ortiz Gurdián) y Juan Bautista Sacasa (del Clan Sacasa, León, y banquero privado), quienes acompañaron a la delegación gubernamental a la cita con el Fondo Monetario Internacional, FMI. “Fue algo kafkiano”, atinó a decir Daniel. ¿Qué dirá el doctor Gustavo Porras -- diputado FSLN, Coordinador del Conpes, Secretario General del FNT y Secretario General de Fetsalud --, quién se desgañita por la radio, cada mañana, clamando que “¡nuestro enemigo es la oligarquía!”.

Tal vez las cosas sean diferentes -- como lo quería Edwin Castro, padre -- en el 2019, cuando se recuerden 40 años desde aquel inolvidable 19 de julio de 1979.