•  |
  •  |
  • END

Ideuca

Los países latinoamericanos han emprendido reformas educativas en las últimas décadas, a tenor de los cambios que están sufriendo sus sociedades. Sin embargo, es interesante que tales reformas se dirigen a modificar el currículum, métodos de enseñanza y gestión, pero muy poco a la formación de los recursos humanos.

Desde su visión eficientista dan por supuesto que los cambios se concretarán de forma automática una vez decididos, sin dedicar el tiempo y los recursos correspondientes para preparar al personal humano. Ello explica el bajo nivel de éxito de tales reformas. En el mejor de los casos, muestran interés en una preparación instrumental de maestros y maestras, sin tomar en cuenta que los cambios docentes no se operan con este modelo de preparación instrumental. Se pierde de vista que los recursos humanos poseen visiones, creencias, teorías y prácticas en su desempeño educativo, profundamente arraigadas y difíciles de cambiar.

La persistencia de una perspectiva conductista y asociacionista de la persona se contrapone a los descubrimientos de las ciencias cognitivas y pedagógicas. Desde una visión cognitiva y constructivista, la persona es procesadora de información, no simple receptora y multiplicadora efectiva de la misma. La formación tradicional recibida ha calado profundamente en las maneras de formar al personal docente y técnico, desarrollando en ellos concepciones y actuaciones fuertemente resistentes al cambio, que compiten con las nuevas propuestas de contenido de la formación. Por tanto, si la mediación pedagógica y didáctica en los nuevos procesos de formación no conecta con estas visiones fuertemente arraigadas, provocando conflictos sociocognitivos, los eventos de formación y de capacitación no tendrán efecto alguno.

Nuestra historia educativa está llena de estas lecciones aún no aprendidas. El país ha empleado en ello muchos recursos sin fruto alguno. Esta concepción eficientista e instrumentalista ha persistido en el tiempo, impulsada por la prisa de lograr resultados e imponer cambios, sin lugar al debate, la reflexión crítica y autocrítica. Investigaciones realizadas en los países y en Nicaragua muestran que todo proceso de formación que no esté presidido por el debate del conocimiento y la reflexión crítica y propositiva sobre la práctica, no logra cambios en concepciones y prácticas.

El Ministerio de Educación, por primera vez en muchos años, está instaurando un Sistema Nacional de Formación que proporciona un referente filosófico, pedagógico, ético y organizativo a la formación de sus recursos humanos. Esta articulación y coordinación entre quienes proporcionan formación era necesaria. En este mismo sentido, está emprendiendo procesos relevantes de formación permanente de su personal, lo que implica grandes esfuerzos de planificación, organización y gestión a nivel nacional. El cambio de enfoque de esta formación está en camino y cada uno de los cursos está presidido por una perspectiva reflexiva, crítica, constructiva y propositiva, exigiendo romper múltiples obstáculos y fronteras al conocimiento y al cambio de actitudes. Veamos algunos ejemplos:
* Formadores de Escuelas Normales reciben un curso de Maestría destinada a la preparación de formadores, preparando los nuevos caminos que deben transitar los centros de formación en este nuevo contexto educativo.

* Los Directores de todo el país se están preparando con un Curso de Diplomado, a partir de la preparación especializada de un núcleo de 80 facilitadores provenientes de todo el país. En la actualidad están replicando en cada Departamento el mismo curso con igual tiempo y recursos, apoyados por el monitoreo de asesores expertos. Se espera avanzar este año en la formación de 800 directores. El apoyo de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo, Aecid, es invaluable en este proceso.

* La negociación realizada por el Ministro de Educación, Miguel de Castilla, con el Banco Mundial ha posibilitado reconvertir fondos destinados originalmente a apoyar la Autonomía Escolar, para la formación de recursos humanos. Los Asesores Pedagógicos que acompañan a los centros educativos en los cambios, están recibiendo un Curso Nuclear de Gestión Educativa, que también multiplicarán en cursos similares en cada Departamento del país, hasta preparar a más de 800 asesores técnicos.

* En el mismo marco, más de cien profesores seleccionados de Español y Matemáticas de cuartos y quintos años se secundaria, están recibiendo un curso destinado a fortalecer sus conocimientos científicos y didácticos, para mejorar la preparación de sus estudiantes. Este núcleo de facilitadores, también reproducen en cursos similares su experiencia hasta preparar a más de mil maestros en todo el país.

* Finalmente, en este mismo contexto, ciento veinte maestros de Multigrado de las zonas más pobres y con peores resultados en la Pruebas Nacionales, están recibiendo un Curso Nuclear. Combinan con los encuentros de cada Módulo su réplica en todo el país a colegas también de multigrado en más de cuarenta municipios. Por primera vez, en muchos años, estos maestros rurales están recibiendo la atención que requiere la complejidad de su trabajo en multigrado.

Ojalá que este proceso generalizado de formación nacional logre sostener y afianzar su calidad, con la concepción pedagógica que los preside, de manera que los cambios educativos cobren auténtica vida en los complejos contextos locales del país.