•  |
  •  |
  • END

Profesor

El domingo pasado, el equipo de béisbol de Granada, Los Tiburones, se coronó de nuevo campeón, con una gran victoria en el último juego de la serie contra el equipo de Estelí. Sin embargo, entre toda la alegría en Granada, sucedió otra cosa que debería causar vergüenza y enojo a los granadinos.

Soy profesor y trabajo en cuatro secundarias en el municipio de Granada, dando un curso de negocios a alumnos de cuarto año. Después de tantos días de clase perdidos en este año escolar, por cualquiera razón burocrática, este lunes fue la última gota que derramó el vaso. Me siento obligado a informar a toda Nicaragua que el lunes en Granada todos los centros educativos estaban cerrados, por mandato de la Alcaldía, para celebrar el campeonato de Los Tiburones. Ya basta.

¿Qué tipo de mensaje estamos dando a los alumnos de Granada? ¿Qué es más importante: tener un día de descanso o tener clases? ¿Qué estamos diciendo a todos los alumnos que este lunes viajaron de lejos, que caminaron una hora, que gastaron en el pasaje de un bus, para llegar a sus centros educativos y recibir una educación; sólo para encontrar una Dirección diciéndoles que regresaran a casa, “que no hay clase”?
El niño de mis vecinos fue a su escuela el lunes y regresó a su casa cinco minutos después diciendo que “no hubo clases porque ellos andan de vagos”. Un padre de familia, que mantiene una venta cerca de una secundaria en la zona rural, me dijo que es una lástima que sus hijos no pudieran ir a clases el lunes.

Soy aficionado al béisbol y estuve presente  en la gran victoria, pero no necesitaba un día feriado. Me parece que la Alcaldía no pensó que nosotros los granadinos podíamos celebrar la victoria después del partido (que terminó a las 2:30pm) y el lunes en la noche.

Le relato exactamente lo que pasó en Granada durante el día lunes, feriado para celebrar al equipo: nada. Yo personalmente pasé por el parque central a las 6 de la tarde y todavía no habían empezado las fiestas. ¿Sabe a qué hora cierran la gran mayoría de los centros educativos? Seis de la tarde. Es decir que podríamos haber tenido clase el lunes sin perder ni un segundo de la celebración con Los Tiburones. ¡Qué vergüenza!
No estoy en contra de celebraciones o fiestas, ni estoy en contra de la Alcaldía. Estoy a favor de la educación para los niños y jóvenes de este bello país, y de que la educación sea lo principal para el futuro de cada niño o niña de Nicaragua. Estoy a favor de brindar mis conocimientos y aprovechar al máximo las horas que tengo disponibles para enseñar en mi aula. Francamente estoy muy preocupado por el sistema educativo en Granada, si se puede cancelar clases por cualquier razón trivial como la del lunes.

No sé quién exactamente fue la persona que tomó esta decisión, pero debió considerar no afectar el derecho  de los demás, como es la educación para niños y adolescentes; fomentándoles además la irresponsabilidad. De nuevo le pregunto: ¿qué es más importante, un día feriado para “celebrar” el éxito de un equipo u otra festividad innecesaria, o la educación de quienes son el futuro de Nicaragua? Decida usted. 
 
Granada, Nicaragua