•  |
  •  |
  • END

No soy un articulista periodístico, pero realizaré un análisis narrativo a la estrategia que ha estado realizando el Gobierno sandinista. Las rotondas nunca habían sido escenarios de atracción noticiosa permanente, pero puedo señalar tres elementos.

Todo empezó con la famosa frase danielista y chayotista que “el amor es más fuerte que el odio”, y en cuestión de días aparecieron los famosos rezadores tomándose las rotondas, cubriéndose bajo una justificación religiosa de que había que orar contra el odio, pero su fin era controlar todas las rotondas de Managua.

El campo estaba preparado justamente para un período crucial de tensión política previo al proceso de los comicios municipales de noviembre pasado de 2008. No se sabía si eran católicos o evangélicos, pero sí había una “Oración contra el odio” que se avecinaba en el mayor golpe a los divididos liberales, que al robárseles las elecciones municipales quisieron protestar con Eduardo Montealegre en las calles, muy tarde, ya el campo de las rotondas estaba minado de rezadores que oraban contra el odio del ratón Montealegre.

Ésta fue una de las mayores sinvergüenzadas hechas como legítimamente legales por el Consejo Supremo Electoral, pero la comunidad internacional no se iba a tragar semejante “guayola”, y para bajarle el gas al montón de rencorosos aparecieron como por arte de magia las famosas estatuas de la virgen María por todas las rotondas, como para congraciar a ese 57% de católicos, y que se olvidaran de semejante gancho al hígado, que más bien terminó en un rechazo por parte de la misma Iglesia Católica que se opuso a que usaran su símbolo religioso para manipular políticamente a la población.

Llegó el momento de la noche buena, feliz navidad y los rezadores fueron reemplazados por los hoy árboles de navidad que tienen en la cima el número 30, que por un buen tiempo tal vez algunos se preguntaban qué significaba tal dígito, y porqué aún en el 2009 y hasta hoy después de haber celebrado los 30 años de la revolución sandinista los árboles artificiales siguen como si estuviéramos en víspera de navidad.

Los ex rezadores terminaron su labor y la última noticia que pude registrar en el mes de junio es que estaban en ayuno. Uno de ellos es Leopoldo Casiano Mendoza, de La Paz Centro, quien aseguraba que le pagarían 200 córdobas por día, en turnos de 24 horas. Al mes, el salario sería de 6 mil córdobas y por los ocho meses que estuvo “orando contra el odio” el Gobierno le debería entregar 48 mil córdobas.

No manejo el monto de cuánto fue el costo de las estatuas de la virgen María pero sí el precio de cada uno de los cubos con el número 30 que promedia los 700 dólares. Instalar los 13 árboles navideños y la armazón de cada uno costó más de 863 mil córdobas, sin meter el costo de la energía que consume cada uno.

Las rotondas en Managua son: “Rubén Darío”, Jardines de Veracruz, “Jean Paul Genie”, El Güegüense, Cristo Rey, La Virgen, Universitaria, Plaza Inter, El Periodista, Fuerza Aérea, Ticuantepe, Colonia Centroamérica y Bello Horizonte.

“A mi juicio, el mejor gobierno es el que deja a la gente más tiempo en paz, decía Walt Whitman. ¿Y de qué paz hablaba Whitman?, la que se percibe como la neblina porque aunque no hay guerra hay una crisis de empleo que quienes están trabajando será por conecte o porque pertenecen a la cúpula partidarias sandinista más allegada, porque muchos sandinistas están en desempleo y siguen viendo a Ortega como el redentor de los pobres.

No apruebo lo que dice Joseph De Maestre al referirse a que “cada nación tiene el gobierno que se merece”, porque todo el triunfo se basó en una estrategia sucia de los Orteguistas, muchos menos considero eficaz lo que dijo Jorge Luis Borges al destacar que “con el tiempo mereceremos no tener gobiernos”, porque sería un caos, estaríamos anhelando la era cavernaria en que cada ser humano vivía como bien le parecía, sin ley y gobierno.

Por otro lado, ningún gobierno es bueno, porque nunca podrá satisfacer la aprobación benefactoria de toda la población. Será bueno para una cúpula, pero siempre habrá una mayoría o una minoría que señale el lado malo del gobierno. Pero algo que es seguro es que el gobierno sandinista “no se ha hecho para la comodidad y el placer de los que gobiernan”, dijo Honoré-Gabriel Mirabeau.

Sin querer darme color inclinándome hacia un partido político, estaré a la espera de cuánto derroche de dinero irá a hacer más el gobierno orteguista que ejerce en nombre de las leyes de la tiranía y el despilfarro de nuestros impuestos, y que la supuesta y estúpida oposición aparenta defender nuestros derechos cuando liberales y sandinistas son la misma raza de víboras que muerden sin que nadie les vuele la cabeza.


*nivernet777@yahoo.com