•  |
  •  |
  • END

Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores

I
Está dicho y parece comprobarlo la experiencia, que la historia no gusta de ir en líneas rectas, su movimiento es más bien como el de un péndulo, pasa de un extremo al otro. Si se quedara quieta no retrocederíamos pero tampoco avanzaríamos.

Estadísticamente, cuando uno hace un pronóstico o una proyección y acierta, lo más probable es que en la siguiente proyección se equivoque. Así que es mejor no tomar pose de sabio y ser humilde con las consideraciones que se hacen. Ni los fenómenos son idénticos en el tiempo y circunstancias, ni uno heredó las cualidades de Calcas el griego.

II
No obstante este riesgo, nos aventuramos a pronosticar que la crisis económica de la cual hasta ahora no vislumbramos un final cierto, nos va a dejar un mundo diferente del que era antes de ella.

Un sistema financiero global distinto, un mercado que debe definirse nuevamente, ya que salió maltrecho de la global paliza y ojalá también se legislen sistemas de control más eficientes que logren detener en algo el consumismo y la taquicardia de la especulación de inmediatos beneficios.

III
Si en 2005 nos atrevimos “donde las águilas no se atreven” y dimos nuestra opinión pesimista para la economía mundial, señalando síntomas que parecían pasar desapercibidos y que para nosotros desembocaría necesariamente en el actual “tsunami mundial”, ahora volvemos con nuestro sexto sentido o quizás con un análisis multidisciplinario, o con esa herencia esotérica de antiguos oráculos, a expresar opiniones no muy de moda.

IV
Pero por mucho que cambien las cosas, la inercia pesa en favor de las relaciones anteriores. El péndulo vacilará entre estos dos solsticios, entre las cadenas del pasado y el vuelo al futuro.

Sin la crisis, Obama no hubiese llegado a presidente de los Estados Unidos. Afortunadamente su llegada ocurrió cuando el panorama político de nuestra América mestiza se había desplazado hacia la “izquierda”.

V
Una cosa es vislumbrar que a fines de año o en el primer trimestre de 2010, el ciclo económico tocará el fondo del barril y otra diagnosticar el como y cuándo de su recuperación. No es un secreto que esta recuperación será lenta y dolorosa, no será un rebote milagroso para salir del fondo hasta las más altas cifras financieras.

VI
Los efectos de la recesión seguirán golpeando durante todo el año 2010 a la mayoría de los países de nuestra América, claro que en diferentes intensidades de acuerdo con las respuestas y circunstancias de cada país.

Quienes nos hemos quedado en querellas políticas de poder por poder y no para poder, estaremos mucho más lejos de la recuperación.

VII
¿Qué diría Nostradamus al ver que en Argentina el gobierno de los Kirchener llegó a su fin y que en Panamá recién eligieron un gobierno de derecha gemelo del Uribe en Colombia?

VIII
Los síntomas de Honduras son alarmantes. El desarrollo de la crisis de Honduras puede ser el precursor de un fenómeno de dominó. Creemos que aún no se puede cantar victoria por los avances de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Paraguay.

Después de las vacas gordas vienen las vacas flacas y éstas pueden ceder ante un nuevo ciclo. Ya hemos dicho que la historia del mundo demuestra que los ciclos son pendulares desde que el mundo es mundo y se tiene historia.

IX
Si los gobiernos progresistas no le dan las respuestas económicas adecuadas a sus países, recordemos al Maestro Lenin, quien además de tener mucho de Calcas, era un estudioso y analista de la realidad basado en el método dialéctico, quien afirmó:
El campesino dirá: Tú eres una persona magnífica, has defendido nuestra patria y por eso te hemos obedecido, pero si no sabes administrar la hacienda pública, largo de aquí. Sí el campesino nos dirá eso” (Pág. 303 del Tomo XII Obras Escogidas en doce tomos).

X
Debemos estar conscientes y claros de que a veces elementos exógenos como este tsunami económico internacional, influye en los aspectos políticos para acelerar una oscilación pendular de la historia. En circunstancias económicas adversas es de esperarse que los gobiernos de derecha giren hacia la izquierda pero también los gobiernos de izquierda “pendularán” hacia la derecha.

Y no es casualidad que veamos estos síntomas en algunos de estos tan celebrados advenimientos de gobiernos tendientes a la izquierda pero nuestro optimismo irredento hace votos por las vacas gordas.

Managua, En las fiestas agostinas de 2009

elsavogl@gmeil.com
http://www.acuatromanos.com