•  |
  •  |
  • END

Al principio de este año las universidades públicas y con ellas los estudiantes, trabajadores y administradores han quedado sin el 6% constitucional, que durante años ha sido el frente de luchas de los universitarios, por el que muchos han tenido que derramar sangre ante un derecho justo y necesario para el desarrollo del país. Estamos sabidos de la crisis mundial que se vive, asimismo de la crisis que Nicaragua enfrenta, pero no es lógico que a sectores como la Educación, y en este caso a la educación superior, se tenga que reducir la partida presupuestaria tan necesaria para la formación de los presentes y futuros profesionales.

A pesar de este hecho, las universidades y los estudiantes, por su sello histórico, se adecuaron a la reducida partida presupuestaria que oscila al 4%, sin embargo, en este nuevo semestre se ha reducido más esta partida asignada a las universidades públicas, o por lo menos a la UNAN-Managua, afectando gravemente las inversiones en infraestructura, el desarrollo de investigaciones, mecanismos de ayudas a los estudiantes, y el futuro de los profesionales.

Sabemos que en nuestro gobierno hay dificultades y que las universidades públicas han tenido muchos adversarios que de alguna forma han mermado en el pensamiento de los revolucionarios. Pero necesitamos que nuestro gobierno no solamente se dé cuenta de la importancia de las Universidades Públicas, sino también que contribuya al mejoramiento y desarrollo de las mismas. Cabe recordar que muchos de los funcionarios y diputados actuales que rigen y norman el país han salido graduados y han luchado en estas prestigiosas entidades universitarias.

El Consejo Nacional de Universidades debe actuar e incidir de manera consistente y consciente, para recuperar la partida presupuestaria que constitucionalmente le pertenece. Nuestros dirigentes universitarios de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) y en este caso UNEN-Nacional, en vez de estar en desgastantes conflictos internos, deben acompañar y empezar una lucha pacífica para la reincorporación de nuestro 6% constitucional, lo más ante posible, UNEN es el único gremio que UNIDO es capaz de incidir de manera eficiente en esta lucha. Asimismo, los otros gremios y universidades deben acompañar este proceso.

Ahora que eventualmente se mejore el presupuesto de Nicaragua, esperamos que se complete el 6% constitucional a las Universidades, y que la partida presupuestaria al sector educación y el 6% no sea asunto de discusión a la hora de reducir los gastos presupuestarios y que ni la crisis debe ser argumento para reducirlo. Cabe mencionar que también este tema fue mencionado en el congreso de Educación Superior celebrado en España, y donde estuvieron presentes los más altos dirigentes de nuestras Universidades Públicas. Con esto nuestro gobierno debe lo más ante posible, reincorporar el total del 6% constitucional a las universidades públicas, sólo así ayudará al desarrollo científico y profesional de nuestra Nicaragua.


*Estudiante biología
UNAN-Managua
amaruiz18@yahoo.es