•  |
  •  |
  • END

La corrupción en Nicaragua que practican las clases políticas que toman el poder en cada período presidencial, no es de hoy, ni de ayer, es ya para Nicaragua de siglos. Yo he logrado verlas en varios sistemas de gobiernos, vivirlas y sentirlas en mis casi diez décadas de vida.

Las consecuencias económicas y sociales del impacto de la corrupción las vemos proyectadas en el pueblo de obreros y campesinos. Un pueblo mal nutrido, hambriento, en pobreza extrema y en una alta descomposición social.

Condiciones paupérrimas quizás sin esperanza alguna, o si las hay serán para los próximos 50 años o más, y que ya no podré ver. Señalar la corrupción de uno o del otro lado político, sea de derecha o de izquierda el sistema que impere, al final son los mismos políticos corrupto que han saqueado el tesoro del Estado, el erario, el patrimonio del pueblo, para vivir como príncipes y tener en el destierro y en la desgracia a todo un pueblo.

Las palabras del creador en la Biblia son muy exactas: “Que tire la piedra aquel que esté libre de pecado”.

Los altos índices de corrupción económica del gobierno liberal del presidente anti-democrático, de Anastasio Somoza, fueron señalados constantemente por el siguiente gobierno de turno del FSLN cuando tomó el poder.

Un día de los 11 años de revolución, en la plaza de Managua, el Comandante de la Revolución Tomás Borge M. dijo en su forma propia de hacerlo, casi en puntilla y señalando toda una masa de miles de personas y a alta voz, como grito de algazara: “Esta revolución es irreversible, los funcionarios públicos podrán meter las patas, pero menos las manos”.

Pero los hechos hablan en la historia de Nicaragua, por cualquier causa la revolución no fue irreversible y terminaron metiendo las patas y las manos.

El sistema político y económico siguiente que sustituyó al gobierno revolucionario Sandinista fue la presidenta Violeta Barrios de Chamorro. Esta mandataria clasificó a la corrupción del gobierno sandinista de: “La piñata”. Y para evitar más conflictos en este pueblo dijo: “Borrón y Cuenta Nueva”.

La corrupción agresiva implementada por el gobierno Liberal del Doctor Arnoldo Alemán fue señalada por el siguiente gobierno presidido por el ingeniero Enrique Bolaño, como: “La guaca”, y la denunció ante la presencia previamente solicitada de casi todos los embajadores del mundo.

La corrupción del sistema de gobierno del Presidente Enrique Bolaños es señalada por el gobierno Sandinista actual como el robo del siglo, llamado: “El caso de los Cenis”. ¿El futuro gobierno cómo la llamará?
Nicaragua no se levanta de su postración económica, de los niveles de pobrezas, de la mendicidad, porque todo los sistemas político que hemos vivido, sus funcionarios públicos y políticos, sean de izquierda o de derecha, han saqueado el Estado, el erario, las reservas monetarias del país, el patrimonio del pueblo, dejando en desgracia y mendicidad a este país.

A los líderes políticos los vemos en grandes mansiones viviendo como príncipes, con lujosas casas de protocolo en las costas de los mares, con camionetones último modelo, con empresas, dueños de microfinancieras, fincas cafetaleras y ganaderas. Y nosotros los obreros y campesinos: No se necesita ponerlo en este escrito, lo estamos viviendo. ¿Y las promesas políticas qué?
En China, con más de un mil millones de habitantes, hace unos 5 años un funcionario de estado fue fusilado en plena plaza pública por orden del gobierno, por haberse robado 10 millones de dólares, y algo más, era uno de los grandes legisladores de China.

En las olimpiadas pasadas en la misma China, dos personas fueron fusilados por orden del gobierno y en cumplimiento de la ley, por haberlos encontrados en tráfico de droga.

Hace 14 años en un país árabe y en plena plaza pública, el gobierno de tendencia Islámica, ordenó se le cortara las manos a un alto funcionario de Estado, por haber robado el tesoro o erario.

Mientras aquí en Nicaragua el ex- presidente Dr. Arnoldo Alemán, hurtó cien millones de dólares y fue condenado a 20 años de prisión por el gobierno del ingeniero Enrique Bolaños. Y el gobierno actual para ganar espacio político lo pone libre de culpa. A pesar de que también fue enjuiciado en Estados Unidos y Panamá.

Ningún gobierno del mundo ha protestado por la ley del fusilamiento en China, que no permite el flagelo de la corrupción por funcionarios y políticos de Estado. Aquí en Nicaragua puede haber esa ley. ¿Por qué no?
Comandante Daniel Ortega S. usted que aboga por un gobierno socialista, proponga la ley del fusilamiento, para que desaparezca de una vez por toda el azote del robo y la podredumbre de la corrupción dentro del Estado, venga de donde venga, sean estos funcionarios políticos de derecha o de izquierda, que tienen a la mayoría del pueblo en miseria, desgracia, desvanecido y en la postración económica.

Plantee la ley y si los diputados de la Asamblea General se oponen a ésta, es porque son cómplices de la putrefacción de la corrupción.


*Marcial Rivera, de 93 años, es padre de hijos caídos en las guerrillas y en la ciudad de Rivas uno de los barrios lleva el nombre de uno de estos héroes: Juan Bautista Rivera