• |
  • |
  • END

Recién descubrí que el famosísimo Trío Los Panchos grabó dos temas nicaragüenses, cuyas versiones jamás escuchamos o popularizamos. Ambos fueron registrados en 1955, año mismo del bolero Sinceridad, de Gastón Pérez, ofrecido por Lucho Gatica y por Los Tres Diamantes. Insólito, pero verdad, a pesar de que Los Panchos en esos años gozaban de fama mundial. Quizás algún día entienda el por qué de ese desamor por lo nuestro, por lo propio.

No fue culpa del trío y como agradecimiento por difundirnos redacto estos párrafos sobre su vida artística. Como estipulo en mis dos últimos libros titulados A Justo Santos, la Mora Limpia, y 165 boleros famosos y sus historias, 37 nicaragüenses, Los Panchos surgieron conformados por los vocalistas y guitarristas Alfredo “El güero” Gil, Jesús “Chucho” Navarro y Hernando Avilés Negrón como primera voz, en Nueva York en mayo de 1944. Un año después fueron dados de baja del ejército gringo por terminación de la guerra mundial y Gil, junto a un luthier español llamado Tatay, desarrolló en Nueva York el “tata”, llamado por nosotros requinto, cambiando así para siempre la manera de interpretar el boleros más otros sonares.

Después de girar por nuestro Continente, el Caribe y lograr merecidos reconocimientos llegaron a México en diciembre de 1948 para terminar de escribir su historia. Tenían discos famosos, películas hechas, shows en diversos medios, hasta dinero en abundancia, pero el mal carácter del güero hizo que el trío tuviera su primer escollo en 1951, cuando en una tournée por Bolivia, Hernando renunció, poniendo fin a lo que se denomina “Época de Oro del Trío Los Panchos”, de hecho, la mejor.

El puertorriqueño Hernando Avilés, “Voz de ángel”, a como lo llaman los guitarristas nacionales por su melódica pasta (voz), timbre fino atiplado, un tanto ñajito, pero con un fraseo que emana sentimiento, nos dejó 163 pistas grabadas hasta 1951, año en que fue sustituido por el boliviano Raúl Shaw Moreno, que por su voz un tanto gruesa no resultó muy aceptado pero tuvo tiempo para legarnos 32 grabaciones discográficas. En 1952 entró otro puertorriqueño de voz similar a la de Avilés, pero más clara, como de tenorino, sin el toque nasal, llamado Julito Rodríguez Reyes, que corrió con mayor suerte.

Con Julio de voz primera, Los Panchos imprimieron 122 surcos incluyendo los dos nacionales: Infiel, de Gasón Pérez, que por primera vez debuté a través de las ondas de Radio 580 el domingo 19 de abril 2009 en programa matinal conducido por el Ing. Bayardo Cuadra, y otro número que es un bolero chachachá de Edmundo Guerrero titulado, Otro desdén. Éste, aunque no lo conozco, comprobada está su existencia. Dice Chuno Blandón que una vez Mundo se lo dejó oír mas no recordaba el título, sólo el hecho. Me queda un reto difícil: encontrarlo para poder disfrutar juntos.

En 1956 regresó Avilés y estuvo hasta 1958 y por las mismas discordias no grabó pieza alguna, sólo se dedicaron a retocar en vivo la época dorada. Otro boricua, Johnny Albino, entró en el año 58 para establecer un récord de permanencia hasta 1966 y de grabación con 428 surcos, lo que suma unos 5.3 LP por año. Albino, de voz fina, sopranada también, pero con agradable vibrato dejó remembranzas, sobre todo cuando acompañó junto al Trío a la estadounidense Eydie Gorme y sus 35 números registrados.

Luego de que Albino hiciera su propio trío, a como hizo julito, apareció por fin un mexicano manejando la primera voz, Enrique Cáceres, que grabó 189 temas hasta 1971, año de su salida para integrar otro terceto con mayores intereses. La voz del mexicano, más de tenor, sobresale en los empastes arrastrando a Chucho y al güero. Ovidio Hernández, también de México, tomó la voz líder desde 1971 al 76, año de su fallecimiento. Su pasta, similar a la de Cáceres, dejó herencia de 89 números. Ya con unos Panchos mayores entró una primera voz joven reconfortante, fuerte, dominante, la del mexicano Rafael Basurto, fiel hasta el retiro del güero en 1981 y la muerte de Chucho en 1993.

Actualmente Basurto Lara continúa con un trío interpretando el famoso repertorio y con el nombre de Los Panchos, sin el Trío, por razones de registro legal y lógico respeto. Para finalizar, a mi parecer el Trío Los Panchos con los puertorriqueños es uno y con los aztecas otro, más todos formidables. Gracias Alfredo, Jesús y Julito por habernos tomado en cuenta y perdón por no haberles correspondido.