• |
  • |
  • END

Durante siglos el catolicismo ha sido perseguido y cuestionado por diferentes movimientos religiosos, sin lograr socavar sus fundamentos ni mermar su propagación filosófica tan efectiva y prolongada como, hasta ahora, lo ha sido. Su filosofía, completamente ritualista, nos hace revivir y recordar la vida de Cristo y las promesas de salvación y fe. Empero, su filosofía consigue una intervención escasa o casi nula en la satisfacción de las “necesidades” de sus feligreses, que más bien, les anima a buscar alternativas religiosas que sí cubran dichas necesidades. De allí que el catolicismo se encuentra en un hannibal ad portas (expresión en latín que indica peligro) ya que son más las personas que dejan esta filosofía por otros movimientos religiosos que sí logren satisfacer o solucionar sus necesidades.

Cada vez más, los movimientos religiosos, llámese bautista, evangélico, protestantes, etc., ofrecen alternativas o soluciones a las múltiples y diversas necesidades de sus
“asistentes”, como la carencia de salud y prosperidad. Y no únicamente salud y prosperidad, si no que, van un paso más allá de lo que se desean o necesitan solucionar como la depresión, crisis de identidad, apoyo moral y hasta el mal de ojo; gracias a la interacción dinámica del movimiento para con el público, del conocimiento de los intereses o las necesidades de las personas y la aplicación directa de lecturas de La Biblia.

Una implicación más dinámica de los feligreses lograría un clima de integración, que se sintiesen ‘parte de’ un grupo, de una comunidad que refleja algo en común con los intereses de la persona. Una asociación y sentido de pertenencia grupal que invita a la persona a sentirse aceptada y apreciada. Todo ello implicaría en un estudio-investigación, por parte de la iglesia, para conocer los deseos actuales de sus feligreses y dirigir su mensaje de tal forma que merme las preocupaciones o necesidades que las personas intentan solucionar. Comprendiendo cuáles son las necesidades e implicando a su público a interactuar de forma dinámica, se logrará captar mayores feligreses, retener los actuales y contraer la competencia (e.i. la participación u ofertas de otros movimientos).

El éxito de lograr mayores feligreses y retener los actuales tras el conocimiento de sus necesidades y la participación dinámica se complementa indiscutiblemente con el uso continuo de La Biblia. No únicamente una lectura o la interpretación de ella, sino la aplicación directa hacia las necesidades de su público. La aplicación directa de La Biblia se da únicamente cuando se conoce cuáles son las necesidades o dificultades que las personas intentan solucionar y estas ser transmitidas de forma general a través de la interacción dinámica con el público. Así pues, si se lograra conocer que las personas desean protección recomendar, por ejemplo, la lectura del Salmo 91 y así para cada necesidad.

El hannibal ad portas que enfrenta el catolicismo es que muchos feligreses se suman a otros movimientos religiosos buscando alternativas que satisfagan sus necesidades con un fuerte sentido de pertenencia comunal. Explorando soluciones o propuestas para lograr una reversión y retención de su feligresía implicaría conocer las necesidades de su público, interactuar dinámicamente con ellos y prescribir la aplicación directa de La Biblia como fuente de solución a las necesidades de las personas.


*Experto en comunicación y publicidad