•  |
  •  |
  • END

Se evidencia a nivel global un proceso de revalorización de las formas de organización de la producción, con la entrada en crisis del modelo “Fordista- Taylorista” de “producción en masa,” basado en la gran empresa por la construcción de un modelo de “especialización flexible” centrado en una estructura empresarial de redes formado por empresas más pequeñas.

La necesidad de resolver el problema del desempleo, la inefectividad de los programas de alivio y lucha contra la pobreza, y la tendencia hacia la depresión de las “tasas de ganancia” como consecuencia de cambios permanentes en la composición orgánica del capital, producto del crecimiento sin limites del capital constante (tecnología, edificios, equipos, etc.) a expensas del capital variable (fuerza de trabajo), revelan que en el largo plazo la gran empresa tradicional no logra crear los empleos necesarios por un lado, y por el otro, no logra satisfacer sus mismas “expectativas de ganancia”.

¿Cuáles son las razones que provocan la búsqueda de alternativas más eficientes de organización de la producción? En primer lugar, el crecimiento de la producción de servicios requiere de empresas de menor tamaño, más flexibles y con un sistema de cooperación en redes, en segundo lugar, se ha constatado que la pequeña empresa se adapta con mayor facilidad a los cambios impetuosos que propone el mercado y por último porque absorbe trabajo productivo con más facilidad que las grandes empresas.

A la luz del proceso de revalorización de los métodos de organización de la producción a favor de la micro, pequeña y mediana empresa (Mipyme), y tomando en consideración la experiencia internacional que revela que el desarrollo económico, se fundamenta en la actividad productiva de pequeñas empresas vinculadas con la gran empresa por medio encadenamientos hacia atrás, al aumentar la demanda de insumos o exigir mayores estándares de calidad las grandes empresas podrían estimular la eficiencia, calidad y productividad de las mipymes cuando éstas son proveedoras de insumos, otros materiales y productos intermedios (encadenamientos hacia atrás).

Luego la mipyme puede estimular la diversificación de las empresas grandes al proveerles insumos de mayor calidad y a precios más atractivos (Integración hacia delante) (2006)
Uno de los grandes problemas que presenta la mipyme en Nicaragua es su falta de integración dentro de la estructura empresarial y ello es resultado que el sector considerado de la “gran empresa” conserva una estructura de naturaleza deformada y desarticula.

En un extremo vemos grandes empresas tradicionales derivadas del modelo de la industria sustitutiva de importaciones de los años 50 en Centroamérica y otras empresas vinculadas al capital transnacional y por el otro, un universo de microempresas la mayoría informales, que a duras penas sobreviven y cuyos propietarios engrosan el desempleo y la pobreza.

En la parte media y a diferencia de la estructura empresarial observada en los países desarrollados, existen muy pocas pequeñas y medianas empresas (Pymes), que son las que dan consistencia y densidad a las relaciones interempresariales.

¿Pero, cuál es el problema fundamental de las Mipymes? ¿Por qué no crecen? ¿Qué les impide algún espacio de acumulación? ¿Por qué sobreviven en el margen de la extrema pobreza?
Los resultados de un pequeño estudio realizado por los estudiantes de economía de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) y dirigidos por su “servidor” ante la pregunta sobre las motivaciones que impulsan a algunas personas a emprender su propia empresa, más del 70% contestaron que su objetivo es la sobrevivencia, mientras que el resto fueron motivados por factores asociados a la obtención de ganancia, generación de empleo y creación de riqueza.

De la misma manera las microempresas en su mayoría pulperías, generalmente emprendidas por mujeres no tienen ninguna oportunidad de prosperar, de 200 propietarios de pulperías entrevistados el 95% son mujeres y alrededor del 98% de estas consideran que las tasas de interés que pagan a las microfinancieras son exorbitantes y que su actividad apenas les permite “medio comer”, en otras palabras las “microfinancieras” que nacieron con objetivos nobles hoy se “apropian del sudor y la sangre de centenares de mujeres” sobre todo madres solteras que no tienen más oportunidad que caer en manos de estos apocalípticas organizaciones “parasitarias”


*Investigador Upoli