•  |
  •  |
  • END

Tomamos nota de la carta del Señor Orlando Morales Navarrete, publicada el 25 de septiembre en EL NUEVO DIARIO, y le agradecemos el interés sincero que sostiene, como nosotros, por el futuro de la Alianza Francesa de León.

Como él lo observa, la Alianza Francesa de León, fundada hace 40 años, ha sido siempre un vector de difusión y de enseñanza de la cultura y de la lengua francesas en esta gran ciudad universitaria, cuna de generaciones de intelectuales que han marcado la historia de Nicaragua. Está absolutamente fuera de lugar, como algunos quisieran dar a entender, el cerrar este establecimiento, sitio de encuentro y de cooperación entre Nicaragua y Francia.

Sin embargo, no podemos quedarnos en la simple continuidad. Se debe en efecto renovar y revalorar nuestro dispositivo para una mejor eficacia de nuestras acciones sin olvidar el factor económico que el Señor Morales menciona y que actualmente no puede ser descartado. Es exactamente lo que la Delegación General de la Alianza Francesa, con el apoyo de la Embajada de Francia está haciendo, con el fin de reforzar la Alianza de León.

La Fundación Alianza Francesa, que impulsa la red de alianzas en todo el mundo, dispone en mi persona de un Delegado General para Nicaragua, quien tiene por misión:

* Desarrollar una red nacional o regional, o favorecer la creación de una nueva red en el país en el cual funge.

* Coordinar y evaluar la acción de comunicación de las Alianzas Francesas así como la expresión de sus necesidades en cuanto a personal y a subvenciones.

* Brindar pericia y propuestas a las Alianzas en materia de enseñanza, de gestión y de acción cultural.

* Controlar la ética asociativa y la conformidad de los estatutos de las asociaciones, su respeto de la legislación local y los informes de uso de las subvenciones públicas francesas.

Ahora bien, parece ser que la Alianza Francesa de León vivía desde hace largos años en su pasado, ningún elemento revelador de un crecimiento y de un dinamismo significativos fue desde hace mucho observado tanto por la Fundación como por la Delegación General de Nicaragua.

Mientras que más de 8000 estudiantes frecuentan las universidades y los liceos de León, el número de frecuentación de estudiantes de la Alianza se ha estancado en el transcurso de los últimos años por no decir disminuido. Los apoyos financieros que el Señor Morales menciona no deben ser considerados como un derecho adquirido. Son en efecto atribuidos en función de acciones y de proyectos claramente definidos y que se inscriben en el marco de las orientaciones de una política cultural, elaborada en concertación con la Delegación General. De esta manera, la prioridad es en particular dada al desarrollo de los cursos de francés y a la capacitación pedagógica continua de los profesores.

Insistimos en no solamente mantener esta institución histórica en León, sino también permitirle desarrollarse y expandirse en esta ciudad y sus alrededores. Recuerdo en esta ocasión que las Alianzas Francesas son asociaciones de derecho local y que no pueden por ello florecer de manera sostenible sin el apoyo de las autoridades, de la sociedad civil, y la implicación cotidiana de un comité dinámico, desinteresado, elegido en condiciones de perfecta transparencia y que rinda regularmente cuentas del uso de los fondos que le son confiados.

La Alianza Francesa permanecerá presente en León pero sin duda bajo una nueva forma. Así, por qué no florecería la Alianza Francesa de León con el apoyo de la Alianza Francesa de Managua, que celebrará sus 60 años en 2011, aprovechando su experiencia y su savoir-faire profesional como es el caso actualmente con nuestra nueva antena de Granada que crece día a día sin ninguna dificultad, y cuyo rápido auge demuestra si cabe que las Alianzas Francesas tienen un futuro en Nicaragua dónde la demanda de lengua y de cultura francesas está más fuerte que nunca.

*Delegado General
Fundación Alianza Francesa en Nicaragua