•  |
  •  |
  • END

“Quien tiene éxitos no es siempre el mejor sino
quien lo hace primero”

Mercader.


Con mucha preocupación observamos el fenómeno de la deshumanización de nuestra especie en tiempos de crisis. En el campo supuesto de humanismo que debe caracterizar al gremio dedicado a la salud se vienen evidenciando alteraciones de tipo ético que son incompatibles con la esencia del ejercicio de nuestra profesión. ¿Será acaso que la crisis económica justifique actuar de manera inescrupulosa con el objetivo de ser “exitosos”, según lo conciben los comerciantes o mercaderes? ¿Es acaso el “éxito” una variable que adquiere el valor de quien lo mide? ¿Podemos llamarnos exitosos al acumular capital exprimiendo sin justificación o validez alguna a quien no tiene, o también al que tiene?
Cada uno tendremos nuestra propia respuesta, según lo que somos o queremos ser. Recordemos,sí que la historia nos enseña que casi nunca, por no decir nunca, el fin ha justificado los medios. Compartamos algunos casos a manera de ejercicios: paciente afectado por cuadro renal crónico, aparentemente, sin respuesta en nuestro medio, cuya solución posiblemente sea un trasplante; que es atendido dos veces al mes en el centro donde le venden medicamentos “únicos en el país”; realizan exámenes de imagen y laboratorio y además debe pagar consulta. Pacientes que reciben vacunas para proteger de cuadros gripales comunes, con el pretexto de la epidemia del momento; pacientes a quienes se realizan procedimientos para los cuales no se está capacitado, o se está muy poco entrenado, poniendo en riesgo la salud y hasta la vida de los mismos; lo anterior, a nivel de ejemplos individuales.

A niveles mayores (millone$): crecer en infraestructura y capital, absorbiendo presupuestos gubernamentales y fortalecerlos con capital de la seguridad social, en los cuales la inversión es la mínima posible cuando se refiere a calidad humana de atención; usufructuar recursos humanos para los cuales no se ha invertido nada en su formación vendiéndoles la idea de la apariencia como marketing para el éxito; acumular riquezas a costa de enfermar a miles por muchos años con los productos (alcohol ) y con las formas de generar esos productos (contaminados por Nemagón), amparándose luego en la participación de propuestas beneficiosas (hospitales ) bajo la premisa de la alternancia de mercado, ofreciendo luego atención a problemas generados por ellos mismos( cirrosis, cáncer, etcétera, etcétera) conocido en el mundo político como “táctica maoísta” de crear conflictos y luego aparentar solucionarlos.

Lo anterior, y tantas cosas más, ¿podrían acaso denominarse estrategias exitosas? ¿Es exitoso quien acumula capital inoculando el consumismo en poblaciones tan paupérrimas como los vendedores de periódicos, agua helada o golosinas en los semáforos? Quienes se comunican por celular, ¿con quién?, ¿para qué? No subestimamos a nadie, pero en estos tiempos de crisis, parece absurdo e injusto lo último mencionado.

Eduardo Galeano ha hecho mención en uno de sus últimos libros del fenómeno que tratamos de explicar y lo sintetiza en el título: “Un mundo patas arriba, o de locos”. Pero, ¿quién es aquel o aquella que puede tirar la primera piedra contra todo este desorden excelentemente ordenado o establecido? Como dicen en el campo: saberrr.

Estimados especialistas en materia de Bioética: urge la colaboración de ustedes para cambiar esta triste realidad que lacera a los más necesitados y desprotegidos, a los que no tienen voz ni voto. Desde el departamento de Regulación del Minsa, contando con el asidero legal de La Ley General de Salud, y desde las universidades donde se forman los recursos, se puede incidir desde la base del problema. No solamente la ausencia de enfermedad define la salud, sino también el adecuado equilibrio entre lo biológico-psicológico y social y, en este último aspecto, se enfoca el presente llamado.


Aprovecho para invitar a Encuentro/Asamblea de Familiares y Cuidadores de Enferm@s de Alzheimer el día 3 de julio, a las 6:00 P.M. en Pizza Hut, contiguo a Catedral Metropolitana.


*Código MINSA 6950
Graduado de UNAN –Managua.