•  |
  •  |
  • END

La iniciativa del Observatorio de Medios del Centro de Investigación de la Comunicación (CINCO), de invitar a la Asociación de Comunicadores Sociales Calandria (Perú) para que viniera a impartir un taller sobre Autorregulación Periodística y Medios de Comunicación, transcurre en un momento que la nota roja continúa su auge en Radio Ya, Nica FM, Acción 10 y Noticiero Independiente; las acusaciones de injurias y calumnias contra medios y periodistas han vuelto a ponerse en agenda; los llamados medios alternativos (La Primerísima) han venido hipotecando su agenda a favor del gobierno; y el gobierno comenzó a hablar de regulación, bajo el pretexto de normar la televisión digital en el anteproyecto de Ley de Telecomunicaciones.

El desencanto de los estudiantes: ¿Cuánto ha influido este escenario en el estado de ánimo de estudiantes de comunicación y periodismo? Al inicio del taller, los principales críticos de las prácticas éticas de los medios y periodistas fueron estudiantes de UCC, UCA, Uhispam y UCYT. Los futuros comunicadores sin temor alguno, señalaron que los noticieros televisivos han promovido la nota roja con el único ánimo de obtener rating “a costa de los pobres”, razón por la que en un inicio mostraron escepticismo sobre la efectividad de la autorregulación.

Una de las mayores preocupaciones de la nueva generación de estudiantes es que consideran que dentro de los medios existen pocos espacios para los jóvenes y que los jefes de prensa, editores y directores muestran resistencia a los cambios. Además que sienten ser vistos por los periodistas experimentados como un grupo de ilusos salidos de la universidad, ajenos a la realidad del país.

¿Será que los estudiantes exageraron? Un diagnostico rápido sobre la autorregulación periodística en los principales medios en Nicaragua nos permite corroborar que ésta ha sido utilizada por los noticieros de sucesos como escudo de la nota roja. A pesar que diferentes sectores y actores, han insistido en la necesidad de la eliminación de la sangre, los cadáveres, los cuerpos mutilados y los pleitos en los barrios continúan afectando la ética de manera drástica. Las prácticas informativas de estos noticieros lejos de construir una verdadera agenda sobre la inseguridad ciudadana y violencia intrafamiliar tiene como gran preocupación el rating.

Noticias 24/7, ¿gato por liebre?-En febrero de este año el periodista y empresario Carlos Briceño, (Telenica Canal 8) en el programa Esta Noche, anunció una nueva programación. El anuncio fue ambicioso al decir que sería un canal meramente de noticias. Muchos nos ilusionamos con esta propuesta. Se creía que esta nueva programación vendría a desaparecer o atemperar la nota roja, transcurridos nueve meses, su propuesta y su equipo periodístico están en su etapa más débil tras la salida de Erving Vega. Noticiero Independiente, fue dejado intacto. El plato fuerte continúa siendo la exposición de cadáveres, rostros ensangrentados, etc.

A pesar de que el presidente de Telenica, en entrevista a Carlos Fernando Chamorro, se comprometió de forma voluntaria en cambiar esta práctica informativa, los hechos sangrientos continúan salpicando las pantallas de los nicaragüenses. ¿Qué estará esperando para cumplir su palabra empeñada ante la ciudadanía?

Los peligros de la nota roja --los señalamientos del presidente Daniel Ortega, sobre lo nocivo de la nota roja, (marzo 2008) ¿fue un llamado para que los medios se autorregulen o se trató de un pretexto para regular a los medios? Hasta el momento han sido pocas las voces que han hecho eco a esta crítica. Ni siquiera sus propios medios (Radio Ya). No se debe olvidar que una de las intenciones de esta administración ha sido encontrar la forma de “quemarse las neuronas” para regular a los medios. Aunque hasta el momento, los noticieros de sucesos han sido los principales aliados del gobierno. Acción 10, Noticiero Independiente, Nueva Radio Ya y Nica FM, con sus prácticas informativas, lo que han hecho hasta ahora es mantener “entretenida a las masas” con nota roja sin criticar a los grupos de poder.

Un código de ética vinculante- Ante el poco eco que ha tenido la autorregulación periodística, uno de los escenarios que ha planteado Calandria ha sido la elaboración de un Código de Ética vinculante. En Perú su puesta en marcha ha logrado que los medios incluyan programación educativa y que la ciudadanía tenga más incidencia en la agenda de los noticieros. ¿Podría replicarse esta experiencia en Nicaragua? Hasta el momento los dos intentos (1995 y 2009) por aprobarse un Código de Ética Periodística, no ha tenido consenso dentro el gremio. ¿Qué hacer? Como señalaron los conferencistas del taller Virna Valdivia (Calandria) y Guillermo Rothschuh Villanueva (Observatorio de Medios-CINCO) el desafío está en centrar la discusión sobre la importancia de la ética y la autorregulación antes que personas ajenas a la profesión vengan a regular los medios.

Apostar por la incidencia. Esta breve mirada sobre la autorregulación en Nicaragua confirma las críticas hechas por los estudiantes en este taller. ¡Los estudiantes no exageraron! Sus planteamientos merecen ser escuchadas por los medios y periodistas. Es lamentable que la autorregulación no esté funcionando en su justa dimensión. La ciudadanía merece una oferta informativa con una agenda de país de parte de los medios. El Observatorio de Medios, bajo la dirección de Guillermo Rothschuh Villanueva y su Consejo Asesor -integrado por María Gabriela Vega, Svetlana Contreras, Alfonso Malespín Jirón y Eduardo Marenco-, ha venido sosteniendo que la mejor forma de fortalecer las prácticas éticas es por medio de la autorregulación.

El Observatorio, desde su creación hace un año, viene realizando una serie de propuestas para fortalecer las prácticas éticas, a través de su columna Medios y Agenda Pública, -que se publica todos los jueves en EL NUEVO DIARIO-, mediante la realización de talleres y la elaboración de estudios temáticos. Estamos conscientes que la tarea que apenas inicia.