•  |
  •  |
  • END

El Frente Sandinista de Liberación Nacional, desde su propia conformación y fundación, se nutrió de la cantera de cuadros y militantes que en su seno ha representado históricamente la Universidad, la cual, incluso, desde antes del nacimiento del FSLN, desarrolló una labor crítica ante la ausencia de formaciones políticas que no estuvieran comprometidas con la dictadura dinástica somocista. Es así cómo, las propias experiencias guerrilleras nacientes de Bocay y El Chaparral, siempre contaron con la integración entrega y sacrificio de estudiantes universitarios.

Muchas movilizaciones de la comunidad universitaria, congresos estudiantiles, estudios, foros generacionales, con mucha riqueza de reflexiones acumuladas en múltiples luchas, siempre ubicaron en el FSLN la alternativa histórica para Nicaragua, aún con las derrotas de Pancasán, Zinica y acciones posteriores, en las cuales cayeron también muchos cuadros universitarios, incluidos catedráticos como Danilo Rosales y Ricardo Morales Avilés.

Rectores como Mariano Fiallos Gil, Carlos Tünnerman, y posteriormente Fiallos Oyanguren, Arríen, Humberto López, César Jerez, Solís Piura, Serrano Caldera, Gorostiaga, Francisco Guzmán, Ricardo Pasos, Sergio Denis García, entre otros, fueron dirigentes institucionales que asumieron un claro compromiso desde los más diversos ámbitos: científicos, académicos, políticos, con el FSLN y su lucha.

Etapas en el involucramiento y aporte de la Universidad al cambio social en Nicaragua.

1. La UNAN de León fue cantera de los primeros cuadros forjadores del FSLN. Por las características de nuestra historia, la Universidad Nacional desempeñó un papel no sólo académico productor de profesionales, sino también asumió una doble responsabilidad incorporando estructuralmente lo político en pro del cambio social. Ello no significó tampoco una obediencia ciega, partidarista, dado el carácter universal de ella; por eso, siempre hizo y hace aportes a los proyectos que benefician al pueblo.

2. La UCA, atravesada por el pensamiento y práctica de la Teología de Liberación, con sus tomas de Catedral y las iglesias como símbolos de la acción social de los cristianos, conducidos por el Movimiento Cristiano Revolucionario, en conjunto con el trabajo de las Comunidades Cristianas de Base, a través de sacerdotes católicos comprometidos, como Uriel Molina y pastores bautistas como José Miguel Torres h., cuyos aportes teológicos con una gran carga profética radical, dieron frutos en el compromiso de estos sectores hasta las últimas consecuencias de muchos estudiantes cristianos, que después fueron destacados combatientes y jefes guerrilleros urbanos y rurales durante la insurrección y que, incluso, arrastraron a sus padres con gran incidencia y conexiones relacionales estratégicas en el mundo empresarial a este compromiso, al menos en las tareas de colaboración logística y política, hasta el derrocamiento de la dictadura.

3. El tercer gran momento del compromiso transformador de la Universidad es el que representa la UPOLI, que desde los noventas levanta y promueve a nivel nacional e internacional el nuevo Paradigma de la Cultura de Paz y la Reconciliación, en un tiempo de postguerra, de grandes divisiones, polarizaciones, ánimos de venganza y una cultura arraigada de la violencia. A este propósito recordamos que la UNESCO otorgó a la UPOLI, el año 1996, la Medalla de Plata Mahatma Gandhi a dos miembros distinguidos de su comunidad

Los años noventa
La Universidad nicaragüense, fundamentalmente agrupada en el CNU, asumió sobre sus hombros la denuncia, el estudio y desmitificación del modelo neoliberal impuesto a Nicaragua tras la derrota del FSLN en 1990, cuando los trabajadores y estudiantes conducidos por el FSLN se movilizaban para preservar su organicidad y las conquistas de la Revolución ante los embates y voluntad de la oligarquía de eliminar al sandinismo. Las luchas de la comunidad universitaria por el 6% constitucional que tuvo altos costos humanos y materiales, lógicamente fueron jornadas colosales que capitalizó el FSLN y que le insufló nuevas energías y mejores posiciones de negociación política.

En esta relación simbiótica del Frente Sandinista y la Universidad, el FSLN ha sido el principal y acaso su único aliado en la lucha por el 6% constitucional desde las estructuras de poder que ha mantenido o recuperado. Sin el respaldo del FSLN, talvez no existiera una educación cuasi gratuita para amplios sectores de nuestra juventud estudiantil, pues aun con un proceso inevitable de regímenes parciales privados, las universidades de servicio público del CNU han mantenido una educación democratizada, lo que obliga a ambas instancias a caminar juntas.

Ambas instancias están obligadas a trabajar de la mano

Es difícil imaginar un gobierno del FSLN desligado de un subsistema de educación superior de servicio público que atiende las aspiraciones de la juventud más pobre del país, y que da aportes valiosos en el ámbito de la producción y difusión de conocimiento científico técnico y de inoculación de valores que forjan la conciencia, mentalidades y comportamiento del estudiantado, pero también es difícil pensar a la Universidad de servicio público distanciada del gobierno, pues existe un ámbito de objetivos comunes, de trabajo compartido en proyectos y de propuestas para el desarrollo nacional, en coparticipación en políticas públicas de respuestas a factores claves de interés nacional, de contribución ante la crisis y a dar respuestas a los grandes problemas nacionales que tienen una dimensión mundial: agua, energía, calentamiento global, etcétera.

Con mucha preocupación hemos percibido que la universidad y gobierno han abandonado lo que debe ser una relación obligada desde el punto de vista de los intereses de la Nación, a un alto costo para el país, es por ello que el IMLK en el “Año Internacional de la Reconciliación” llama a estos dos actores fundamentales a la Reconciliación, a deponer actitudes, a recuperar el tiempo perdido, porque el pueblo y el país así lo requieren, porque el interés nacional está por encima de percepciones, discrepancias o malos entendidos.

*Director IMLK- UPOLI